Uñas sin hongos, ni estrías ni grietas

Las maquilladas están de moda y el subidón de colores que se nos ofrecen para pintarlas y realzarlas con miles de dibujos, piedras incrustadas es espectacular. Sin embargo, antes de esta sesión de manicura a la última hay que tener las uñas sanas y cuidadas, no sólo las de las manos sino también las de los pies, que se va acercando el tiempo de sacarlos a pasear y quitarnos medias y calcetines y hay que empezar a cuidarlos. A eso vamos.

uñas

Tener unas uñas como las de la imagen no suele ser cosa de un día. Tras ellas hay cuidados, buena alimentación y productos que las protejan.

Las uñas tienen sus enemigos que son el agua, el frío, los golpes, morderse las uñas, uso de productos químicos -detergentes y disolventes-, manicuras agresivas (cuidado dónde vais a haceros la manicura y pedicura) y malos cosméticos.

Además de estos enemigos, las uñas tienen sus propias : pueden volverse quebradizas, se ablandan, aparecen surcos, estrías, grietas y manchas, se rompen, se abren en capas y se parten con facilidad. Pueden también sufrir fácilmente infecciones por hongos (dermatofitos) bacterias o reflejar enfermedades sistémicas (que afectan a otras partes del cuerpo), por lo que son un indicador de otros problemas en el organismo. Y están tan expuestas, sobre todo las de las manos durante toda nuestra vida, que sucumben a muchos problemas.

Una uña está compuesta por queratina, azufre (10%), lípidos (5% de sulfato de colesterol), agua (18%), calcio (0,2%) y trazas de magnesio, aluminio, cobre, zinc y hierro. Los primeros son muy importantes para mejorar las alteraciones debido a la fragilidad por falta de nutrientes en el aparato ungueal. Si los componentes están en desequilibrio, las uñas dejan de tener dureza y flexibilidad, con lo cual se vuelven quebradizas y faltas de brillo.

Las uñas sanas son lisas, fuertes, flexibles, sin manchas ni punteado y muestran una pequeña lúnula blanca. Y para que estén así hay que tener una alimentación variada que aporte la cantidad necesaria de dichos nutrientes, pero en los casos en que haya déficit nutricionales existen en el mercado productos que pueden ayudar a aportar las cantidades necesarias.

uñas

Uno de los problemas más comunes en las uñas es la onimicosis u hongos, que afecta a aquellas uñas que están lesionadas o expuestas con frecuencia a ambientes húmedos. Uno de los más comunes es la Candida, que prolifera entre las capas haciendo que el grosor de la uña aumente, causando alteraciones de color, que van desde negro al verde pasando por el tono amarillento. Los hongos prosperan en ambientes húmedos y cálidos y se alimentan de la queratina, que es la proteína principal de las uñas, el cabello y la piel. Los hongos en las uñas son una causa de sobreproducción de queratina en las uñas, haciendo que sean más gruesas y que se separen de su lecho.

¿Qué hacer? Hay varios remedios caseros que a veces funcionan, como es aplicarte yogur en las uñas afectadas y esperar a que se seque para retirarlo con agua tibia. Otro que puede ir bien es mezclar una cucharadita de aceite de oliva con tres gotas de aceite del árbol del té y aplicar directamente sobre la uña durante 20 días alternos. Y, por supuesto, ir al dermatólogo que te recetará algún preparado farmacéutico.

uñas

Usa guantes.

Y para evitar la propagación de los hongos en las uñas de los pies: no utilices un calzado demasiado apretado ni de materiales sintéticos, evitar caminar descalzo en lugares públicos como los baños de gimnasios, vestuarios, duchas o piscinas, no utilices el cortaúñas o alicate de otras personas, usa calcetines que sean 100% de algodón, que absorben la humedad de los pies. Y si son en las manos: utiliza guantes impermeables para lavar los platos, la ropa… es decir, para todo lo que requiera contacto con el agua, no uses la lima de otras personas ni tampoco el cortaúñas, llevar siempre tu propia lima para esa uña afectada para no contaminar a las sanas y no compartas toallas o paños con otras personas, para evitar el contagio y, por supuesto, no te comas las uñas.

Aquí van unos consejos que nos han ofrecido desde dos laboratorios con solvencia:  e para tener las uñas cuidadas.

  • Sigue unos hábitos saludables. Estos deben incluir no sólo la higiene y el corte de uñas con instrumentos adecuados (lima, cortaúñas, tijeras) sino también una hidratación adecuada, aplicando productos específicos que las protejan, hidraten y nutran.
  • Limita el uso de calzados apretados (punteras estrechas, zapatos de tacón alto).
  • No a las manicuras agresivas que recortan o traumatizan la cutícula, o el empleo repetido de esmaltes de uñas (y de quitaesmaltes).
  • Lávate las manos con productos sin alcohol ni perfumes agresivos para la piel.
  • Aplica una crema específica para manos como mínimo un par de veces al día. Para las pieles más secas lo recomendable es usar la crema cada vez que se laven las manos.
  • El cloro de las piscinas y las largas horas bajo el agua también agreden la capa protectora de la piel de las manos por lo que es recomendable un uso continuado de una loción de manos en todo momento.
  • Cuidado con el sol: adquirir un bronceado puede dar un aspecto más atractivo a las manos,  pero los rayos solares puede producir pequeñas quemaduras que provocan manchas. La piel de las manos también tiene memoria, así que aunque pienses que no te afectará, a la larga pueden aparecer. Por lo tanto, lo ideal es aplicar protección solar al igual que en la cara o el resto del cuerpo.

uñas

 

 

Crema de manos Urea Repair plus: regenera la protección natural de la piel. El dexpantenol, un ingrediente clave de Eucerin pH5 Skin-Protection Crema de manos, ha demostrado su eficacia a la hora de regenerar la barrera protectora natural de la piel, fortaleciendo los niveles de hidratación, reduciendo las pérdidas transdérmicas y manteniendo la barrera protectora de la piel.

Precio: 6,80 euros

uñas

Betalfatrus, de Isdín: una laca de uñas invisible, fácil de usar y de secado rápido, y una formulación especifica que permite fortalecer, remineralizar, reestructurar, hidratar y proteger las uñas. Es eficaz en todo tipo de uñas tanto en las más dañadas como en las que sólo necesitan protección e hidratación para mantenerse sanas y fuertes. Además, fortalece las uñas frágiles, favorece el crecimiento normal de la uña, mejora su apariencia y reduce las grietas. Se puede utilizar como base para la manicura de color protegiendo las uñas de manchas y a la vez de la acción dañina de los quitaesmaltes y funciona hasta en los casos más difíciles tanto en uñas de las manos como de los pies. Estudios clínicos han demostrado que el uso de Betalfatrus una vez al día reduce la fragilidad y la descamación de las uñas. Para eliminarla sólo se precisa agua.

Precio: 23,31 euros

Eulalia Sacristán: Soy periodista desde hace muchos años, quizás más de los que me gustaría. Desde siempre me ha gustado la ciencia y todo lo que se deriva de ella: la belleza, la nutrición, la salud, el bienestar, la psicología. Porque esto también es ciencia, al igual que la física o las matemáticas; con otro tinte, pero ciencia al fin y al cabo. Y también me gusta mirar las noticias desde un punto de vista cercano y contarlo para que lo entienda todo el mundo. De eso trata comunicar, ¿no?

Deja un comentario

2 comentarios

  1. angeles

    Me encantaría tener las uñas de las manos y de los pies como las de la segunda foto, perfectas. Afortunadamente no tengo ningún problema con ellas pero no son tan bonitas.

  2. Rmaria Camacho

    Tendré en cuenta ese producto de isdin, las tengo últimamente fatal-

Deja un comentario5 estrategias para sacar partido a tu perfume