Greenwashing, cosmética natural de pacotilla

El greenwashing es un concepto relativamente nuevo, pero tan viejo como el arte de la publicidad. Consiste en dar la impresión de que un producto es natural cuando realmente está formulado con elementos químicos sintéticos. Por ejemplo, un champú que proclama que basa su fuerza en activos naturales y el aceite de argán, cuando en realidad lleva una buena dosis de sulfatos y cuatro gotas del susodicho oro líquido de Marruecos.

Handmade Beauty, un ejemplo de una marca de que no utiliza calificativos engañosos.

La cosa se quedaría en mera picaresca publicitaria si no se estuviera extendiendo como la pólvora. Puesto que las nuevas generaciones apuestan por una vuelta a los cuidados naturales, muchas marcas se han subido al carro del greenwashing usando y abusando de la palabra “natural” para hacernos creer que sus productos casi han salido tal cual de la tierra. El peligro es que ciertas personas prefieren utilizar cosmética verdaderamente natural por problemas de salud o por convicción personal, y no es justo que acaben comprando cosmética natural de pacotilla bajo premisas engañosas.

¿Y cómo puede detectar un consumidor si lo que está adquiriendo es un producto verdaderamente natural? Ashley Prange, CEO y fundadora de Au Naturale Cosmetics, nos comenta que “los consumidores tienen que entender primero que la palabra “natural” no quiere decir nada en Estados Unidos.” Como en Europa la regulación tampoco acaba de definir el calificativo de natural en cosmética, es el propio consumidor quien tiene que autoeducarse. “En el fondo, se reduce a tomarse el tiempo necesario para leer la lista de ingredientes de los productos, y preguntarse si esos argumentos publicitarios vienen respaldados por alguna certificación reconocida, si la lista de ingredientes está plagada de palabras impronunciables , o cuál es la nota que recibe el producto en una base de datos como Skin Deep y el porqué”, nos confirma Prange.

Au Naturale Powder Sprayer

Powder Sprayer de Au Naturale Cosmetics, pigmentado con ingredientes naturales.

Aunque existen muchos métodos para colar como natural algo que no lo es, mi favorito es sin duda las matemáticas tramporras.  Es muy habitual encontrar la frase de que “el tanto por ciento de los ingredientes son naturales”, lo cual no deja de ser una forma muy sutil de confundir al consumidor de letras. Hagamos las cuentas: un champú formulado con un parabeno y un sulfato puede tener un 60% de ingredientes naturales con incluir tres gotas de aceite de oliva, una de aceite esencial de romero, y otra gota de manteca de karité por eso de hidratar. Aunque tres de los cinco ingredientes son naturales, del total de la formula quizás menos de un 1% sea verdaderamente natural.

Otro método muy utilizado en el arte del greenwashing es emplear elementos químicos sintéticos “derivados de fuentes naturales” por eso de dar paz mental al consumidor.  Uno de mis favoritos es el sulfato de coco, que parece ser una panacea natural cuando realmente para extraer ese ingrediente hay que utilizar tantos productos químicos que acaban dejando al pobre coco con una melena rubia. Total, que sigue el mismo proceso de fabricación que los tan denostados sulfatos y de coco acaba teniendo sólo el nombre. Vanessa Delli, experta en cosmética natural y fundadora del centro Dellicare en Madrid, lo explica muy bien: “Existe el marketing engañoso. Todo lo que de alguna viene de la naturaleza se considera natural, pero no significa que sea beneficioso para nuestra piel y salud. Hay que aprender a leer las etiquetas”.

Dellicare es un centro especializado en belleza orgánica en pleno corazón de Madrid.

Como en todo, existen trucos para haceros la vida más sencilla. Vanessa Delli aconseja buscar los sellos verdes de cosmética orgánica. “Yo confío especialmente en The Soil Association del Reino Unido y el sello orgánico USDA de Estados Unidos“, ya que son dos de las certificaciones más exigentes para garantizar el contenido natural de las fórmulas. Por su parte, Ashley Prange aconseja identificar los ingredientes a evitar y buscar en Google o en la base de datos de la EWG todos los ingredientes impronunciables. “También sugeriría tener especial cuidado con el maquillaje, porque algunos de los peores ingredientes se ocultan como pigmentos u otro tipo de colorantes”.

Bellezas Puras, con todo esto no queremos asustaros pero sí advertiros: el greenwashing existe, y es más común de lo que parece. Si lo que buscáis es pasaros a la cosmética totalmente natural, estad atentas a lo que compráis y empezad a leer las listas de ingredientes.

Periodista de profesión y trotamundos aficionada, empecé mi carrera profesional en el mundo de las finanzas. Mi pasión por los perfumes nicho me introdujo en el mundo de la belleza, del que no me he movido en ocho años. Afincada en Nueva York, mi misión es traer las noticias beauty más frescas desde el otro lado del charco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

5 comentarios

  1. Justine wrap

    Gracias para este articulo, me gusto mucho, asta luego 🙂

    • Beatriz Peña

      Gracias a ti, Justine.

      Vuestros comentarios nos animan a seguir informando sobre todo lo que os preocupa alrededor de la belleza y la salud.

  2. angeles

    Me gusta mucho ese tipo de cosmética así que de ahora en adelante tendré en cuenta todo lo que indicas.

  3. natalia

    En vez de leer la parte de delante hay que mirar la de atrás, que sí es la informativa

Deja un comentarioNo Madres, entrevista a María Fernández Miranda