Scandal, de Jean Paul Gaultier, estrena campaña y frasco

¡Scandal, es un Scandal!

Hablar de perfumes es un arte complicado. Uno puede recrear el perfil olfativo que arrojan las notas en un ejercicio de imaginación y rara vez se acercará al resultado que realmente ofrece la fragancia. Por ello, se recurre a otras estrategias de comunicación para dar una idea de lo que sugiere el aroma. Llámalo marketingo llámalo ‘creatividad’, que siempre suena así como mejor.

Todavía no hemos tenido el placer de oler Scandal de Jean Paul Gaultier, pero sí sabemos qué pinta tendrá el PLV (Publicidad en el Lugar de Venta) que ha diseñado Aedequo para la ocasión. Y, por tanto, cuáles son los ‘valores’ que quiere transmitir esta fragancia. Es decir, qué abstracciones compramos junto con ese líquido perfumado.

scandal-1

En este caso, exclusividad, elegancia, distinción, el sempiterno toque canallita de las fragancias … Todo ello, desplegado a lo largo y ancho de tres escaparates VIP de Barcelona, Granollers y Andorra, además de cinco muebles para publicidad in-store (dentro de la tienda, vamos).

Aedequo ha usado una combinación de distintos materiales y técnicas enfocados a la funcionalidad de la presentación del perfume en las tiendas. El marco es madera acabada en oro (¡como el de los retablos!), los visuales se han impreso en digital sobre plástico y la peana es de cartón y madera. La idea era que la firma pudiera alojar en el centro del escaparate una reproducción a gran escala del tapón del perfume, colocado en una postura que recuerda a la de las bailarinas de los cabarés parisinos. Rodeando esta singular estructura, se encuentran los paneles de plástico, impresos con una portada de diario que, literalmente, se ve atravesada por el ‘Scandal’ de la fragancia.

Un mensaje rompedor con una diferencia notable: el cambio del clásico torso de los frascos de Jean Paul Gaultier a un par de piernas en actitud de baile. Dinamismo para una era de grandes movilizaciones.

¿En cuanto a la retahila de notas del perfume? Lo más novedoso es que se ha concebido como una fragancia multiusos para el día y la noche. Contiene la ligereza golosa de la miel, gardenias, naranjas y la elegancia de la faceta Chypre sumada a un pasional acorde de pachulí.

Precio: 95,50 euros / 80ml.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Deja un comentario¿Es el desayuno la comida más importante del día?