Yasin Hosgor 459747 Unsplash

Pasear en primavera hace que tu melena crezca más fuerte

Pasear en no sólo es un gustazo… ¡también ayuda a que te crezca el pelo!

Como lo lees, amiga nuestra. A los evidentes beneficios musculares y psicológicos de deambular con los primeros brotes, se suma una interesante ventaja sobre el ciclo capilar ligada a la fotoexposición.

En primavera, los días son más largos y recibimos más horas de luz. Nuestro primitivo organismo percibe que se avecina una radiación solar más intensa y se prepara de manera natural para defender nuestro . Como nos explica Adolfo Remartínez, director de Nuggela & Sulé, “Esa es precisamente una de las funciones fisiológicas más importantes de nuestro cabello: la defensa frente a la radiación solar”. No es que nuestro pelo traiga factores de fotoprotección incorporados, sino que el ciclo capilar cambia en aras de regenerar la , haciéndola más gruesa y con más volumen, con el fin de tapar una superficie mayor de cuero cabelludo.

primavera-cabello-fuerte-1

A esto, se suma el empujón hormonal que propicia el cambio de luz. Los niveles de estrógenos aumentan, lo que favorece especialmente a las mujeres, y el pico hormonal beneficia a la melena (de paso que llama, también, a la reproducción).

Una coyuntura singular, que podemos aprovechar al máximo paseando sin rumbo ¡y sin gorra! para que la fina luz de gasa de la primavera despierte al animalito cansado de hibernar que llevamos dentro.

Si quieres potenciar aún más esta ventaja que te brinda la naturaleza, te recomendamos el Regenerador Capilar de Nuggela & Sulé en ampollas, un producto que estimula el crecimiento del cabello, mejorando su cantidad, densidad y volumen gracias a su fórmula a base de vitaminas, oligoelementos y maca andina.

Se aplica una dosis cada 2 días, por la noche, durante dos meses, sobre el cuero cabelludo. La firma promete un aumento un aumento del volumen del cabello en un 27%, y si además paseas al solete… ¡mejor!

Precio: 5,50 euros.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deja un comentarioAceites en cosmética, ¿qué hay de nuevo?