Toallas para secar el pelo más rápido

Líate la toalla de secado mágico a la cabeza.

Son tiempos de gran encrespamiento. Quienes padecemos a diario y en silencio el tormento del pelo encrespado lo sabemos. Nada, o casi nada que no incluya nigromancia o un exorcismo, parece capaz de acabar con él.

¿Una de las claves? Extirpar la humedad de nuestro cabello como quien arranca un tumor. El pelo húmedo es frágil, y cuanto más tiempo permanezca en este estado más se encrespará y más se levantarán las cutículas, causando fricción y generando el característico aspecto electrizado del frizz.

Como poseedora de una cabellera permanentemente encrespada, contemplo con escepticismo preñado de anhelo las toallas de secado ‘mágico’ que nos llegan desde el frente del lujo tecnológico y que prometen quitar la humedad mejor que secadores y aires libres, sellando la fibra capilar rizada e indómita de una vez por todas.

pelo-encrespado-1

Aquis representa adecuadamente este lujo, que sólo puede tener como límite la propia tolerancia al dichoso . La firma ofrece una colección de toallas y turbantes para diversas casuísticas y cuenta con una tecnología exclusiva que, aseguran, elimina el frizz y la humedad, evitando los daños que ésta causa en el cabello. Los deseables trapitos combinan los últimos avances científicos sobre los efectos de la humedad en el cabello y se han elaborado en un laboratorio japonés con fibras ultra-absorbentes de poliéster y nylon tejidas de una manera única. De este modo, la melena se seca más rápido y se maltrata menos que con una toalla de baño normal, lo que redunda en el alisado de las cutículas del cabello y en que se vea más sano, brillante, manejable…

Aguanta hasta 36 meses y se recomienda un lavado semanal siguiendo las instrucciones del fabricante.

Precio: en torno a 30-35 euros (en función del modelo). La encuentras en Laconicum, Tacha o Perfumerías Nadia.

pelo-encrespado-2

En cuanto a las versiones low-cost, Amazon ofrece toda una serie de toallas de diverso pelaje y en una horquilla de precios que podría competir con unos kleenex o una gamuza de limpiar zapatos. La mejor sobre el papel (tema aparte la traducción a español ciertamente macarrónica) es la de la marca DuraComfort, en tejido de microfibra súper absorbente y para todos los largos de cabello.

Precio: 8,99 euros.

¿Crees que pueden sustituir a un o son para un slow secado al aire libre?

Bueno, yo es que soy de la liga anti-secador.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

5 comentarios

  1. angeles

    Yo que siempre me seco el pelo al aire me vienen genial.

    • admin

      Justo igual que yo, siempre secado con toalla y al aire libre.

  2. Ana Lorenzo

    La verdad es que me dan mucha curiosidad esta toallas. Yo tb soy de la liga antisecador, y en cuanto a rapidez de secado hace años que uso los turbantes del mercadona, secan muuucho más que una toalla normal, aparte de ser muy prácticos, pero la verdad jamás he notado efecto alguno sobre el encrespamiento, tal vez por vivir al lado del mar, que da igual lo rápido que lo seques ya lo absorbe el después, jajaja

    • admin

      Querida Ana,

      Dependiendo de la calidad y el trenzado del algodón, las toallas normales pueden encrespar el pelo, pero estas son especiales y están fabricadas para no electrizar el cabello. Junto al mar, también lo notarás un poco, aunque imagino que aplicarás algún anti-frizz.

Deja un comentarioLa Basílica Galería, la perfumería nicho más grande del mundo llega a Madrid