469785 PGUCYI 473

Black Friday, no compres a lo loco

El Black Friday cumple su séptima edición en España. El año pasado se vendió un 30% más que el año anterior.

El Black Friday es una plaga. Todos estamos esperando ese día –23 de noviembre– para lanzarnos con desenfreno a comprar. ¡Comprar, comprar, comprar! Que nos volvemos locos con tanto descuento. ¿O no hay tanto descuento y nos creemos lo que nos dicen? Tranquilízate, que no se lo van a llevar todo. Apuesta por lo que realmente necesitas y no te des a la orgía del Black Friday.

Black friday

¿Te vas a lanzar a la calle como una “pretty woman” para comprar todo lo que se te pasa por la cabeza? El consumismo navideño se ha adelantado en los últimos años. Las ofertas y promociones nos invaden, las tarjetas de crédito echan humo y sentimos un afán incontrolable por comprar y, más de comprar chollos. Pero, ¿hasta qué punto puede convertirse en una adicción?

Raquel Fernández y Noelia Luna, psicólogas y sexólogas de Ishtar Psicólogos, nos desvelan las claves del síndrome del shopping y comparten consejos para evitar las compulsivas en estas fechas.

Ahora más acentuado por la sociedad consumista en la que vivimos, el síndrome de compra compulsiva -denominado oniomanía o shoppingmanía– es un tipo específico de alteración del comportamiento, semejante a la adicción, por el cual una persona es incapaz de controlar sus tendencias e impulsos que le llevan a comprar.

Padeces este trastorno si tiendes a comprar objetos inútiles, adquieres objetos que no se relacionan con tus gustos o compras que superan tu poder adquisitivo.

Una de las diferencias esenciales entre la adquisición normal y la patológica son las sensaciones que experimentan los compradores. En el momento de la compra las personas experimentan sentimientos contradictorios muy fuertes que pasan por varias fases:

  • Se experimenta algo parecido a un estado hipnótico provocado por el producto. Es una etapa de dudas, excitación y pérdida de control.
  • La persona decide comprar el producto y se regodea en esta idea. Experimenta sentimientos de bienestar y felicidad.
  • Y luego se arrepiente de haber comprado y se percata que cedió una vez más a sus impulsos. En esta fase toma protagonismo el sentimiento de culpa y vergüenza.

Si notas que tus compras están fuera de control, pide ayuda, que no pasa nada y saldrás beneficiada.

Para evitar las compras compulsivas procura:

  • Planea tus compras. No dejes nada a la improvisación. Piensa, reflexiona y toma conciencia de lo que realmente necesitas comprar. 
  • Sé realista. Compra “con cabeza”. Prepara un presupuesto adaptado a tus posibilidades para evitar futuros agobios. Tómate tu tiempo, compara precios, ofertas y promociones para escoger lo más beneficioso.
  • Evita las compras cuando estés triste. No es bueno sustituir una emoción por la compra de objetos. En cuanto hayas pagado descubrirás que no te ha reconfortado y que el problema no se ha esfumado. Al contrario, aumentará tu sentimiento de culpa y te sentirás peor.
  • Compra en compañía. Un amigo o un familiar pueden ser tus mejores aliados, te ayudarán a controlar y te aconsejarán en cada compra. Además, disfrutaréis de un agradable paseo.
  • No compres lo primero que caiga en tus manos. Medita la decisión, no te dejes llevar por la insistencia de los vendedores. Consúltalo con la almohada y pregúntate si realmente lo necesitas o es lo que estabas buscando.

Estas fechas se han hecho para comprar; después del Black Friday viene el Ciber Monday, después Papá Noel, después Reyes y después las rebajas. ¿Vas a poder con todo este desenfreno? ¡Uf, ya estoy agotada de pensarlo!

¿Compras por comprar o lo haces con cabeza?

 

Eulalia Sacristán: Soy periodista desde hace muchos años, quizás más de los que me gustaría. Desde siempre me ha gustado la ciencia y todo lo que se deriva de ella: la belleza, la nutrición, la salud, el bienestar, la psicología. Porque esto también es ciencia, al igual que la física o las matemáticas; con otro tinte, pero ciencia al fin y al cabo. Y también me gusta mirar las noticias desde un punto de vista cercano y contarlo para que lo entienda todo el mundo. De eso trata comunicar, ¿no?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 comentarios

  1. Angeles Torres Horcajuelo

    Yo lo hago con cabeza, a veces pienso que con demasiada cabeza.
    Pero lo prefiero. Me agobia el que me digan cuándo y cómo debo comprar.

  2. angeles

    Generalmente lo hago con cabeza pero también alguna vez peco y compro cosas que no necesito. ahora creo, que no voy a comprar nada.

    • Beatriz Peña

      Jajajajajaja….eso nos pasa a todos.

Deja un comentarioFlequillos a la cabeza de la tendencia