Reciclar joyas es de listas

Reciclar joyas es de listas y de prácticas. ¿Por qué tener en el cajón algo que no te pones si lo puedes renovar?

En la era del reciclaje, reciclamos hasta las joyas. ¿Quién no tiene un anillo de su abuela, unos pendientes de su madre, un alfiler del año de la tana que ya no te pones, una pulserita de tu comunión o el brillante con el que te pidió en matrimonio tu exmarido y que, evidentemente, está olvidadísimo (tanto como él)? Pero como aquí no se tira nada, vamos a darle una segunda vida a lo que tenemos y disfrutar de ello. Utilizando las piedras preciosas y oro, María del Pino Megías y Beatriz Milleiro pueden hacerte diseños maravillosos. ¡Verás!

reciclar joyas

De esta botonadura han salido estos pendientes. Foto: María del Pino Megías

No se te había ocurrido antes y, sin embargo, se te está abriendo un mundo de posibilidades. Deshazte de las antiguallas y abre la puerta a los diseños modernos sin que pierda un ápice de valor tu joya.

Dos diseñadoras que llevan años en el oficio, una canaria y otra alicantina, nos muestran sus creaciones y nos invitan a que modernicemos nuestras alhajas. Ambas llevan años entre piedras preciosas y oros; una, Beatriz Milleirio, desde la costa valenciana, aunque creo que está más tiempo en Madrid que en su tierra y la otra, María del Pino Megías, canaria y afincada en Madrid desde hace años.

reciclar joyas

“De esta sortija, que he recortado, he hecho un colgante. El día que quiera recuperarla con unir las piezas y poner el aro otra vez ya tiene de nuevo la sortija”, dice Beatriz Milleiro.

Beatriz Milleiro es la tercera generación de joyeros. Dice que se crió en un taller y que ha mamado el diseño. Estudió gemología en Alicante y luego se especializó en diamantes en Valencia. Además de diseñar joyas, desde hace tiempo ayuda a sus clientas a dar una segunda vida a las que ya tienen y que no se ponen. “Me gusta readaptar las joyas al estilo de la persona que las va a llevar; hay joyas maravillosas que da pena deshacer porque llevan un trabajo de orfebrería que hoy en día ya no existe y lo que hago es mantenerlas como eran pero adaptándolas al estilo del cliente, y si un día se cansa, puede volver a tenerla como antes”, me cuenta Beatriz Milleiro. Una de las ideas que ha salido de su taller son los “abrigos” de ébano, unas piezas hechas con esta madera que encajan a la perfección en las joyas que desees para que resalten mucho más.

  • IMG 20181111 WA0022

De esta manera, tienes dos joyas en una: con “abrigo” y otra sin él y puedes lucirlas de dos formas. “El ébano me encanta, aunque sea un material pobre de él me gusta es el contraste”.

María Del Pino Y Colgante

María del PIno Megías con su colgante Asteroide. Foto: María del Pino Megías.

María del Pino Megías, aunque lleva muchos años diseñando alta joyería, estudió matemáticas y luego gemología, una ciencia que le trazó su camino en la vida, el de las joyas. Trabaja piedras preciosas junto con el oro matizado de manera muy elegante. En su última colección “Little Universe” nos presenta su primera colección de piezas de joyería en oro inspirada en las maravillas del Universo, realidad inconmensurable por su grandeza pero que tanto nos influye a diario, a menudo de forma muy poco consciente.

  • SORTIJA CAMINO DE ESTRELLAS
    Sortija camino de estrellas

Esta joyera, cuyas piezas acaban de ser recomendadas en las páginas de Vogue Inglaterra en diciembre del pasado año y en la prestigiosa revista de estilo inglesa Tatler, es una apasionada de la geometría. A la hora de reintepretar una joya, se inspira en el cliente y se recicla a su medida; no vale cualquier cosa, tiene que estar adaptada para que quien lo lleve se sienta cómodo.

  • SORTIJA CAMINO DE ESTRELLAS
    Sortija camino de estrellas

En estos dos montajes fotográficos vemos el antes y el después de dos joyas recicladas por María del Pino: una sortija de brillantes de las de siempre cobra nueva vida con este original diseño y una perla con un montaje pasado de moda se convierte en un colgante glamouroso.

Los precios de ambas diseñadoras dependen del material y del trabajo ya que está hecho a medida. Tanto Beatriz como María del Pino pueden dar un precio orientativo para cada pieza que queráis cambiar.

¿A que os vais ahora mismo a la cajita de las joyas de la abuela a ver qué encontráis y buscarle una reencarnación?

Eulalia Sacristán: Soy periodista desde hace muchos años, quizás más de los que me gustaría. Desde siempre me ha gustado la ciencia y todo lo que se deriva de ella: la belleza, la nutrición, la salud, el bienestar, la psicología. Porque esto también es ciencia, al igual que la física o las matemáticas; con otro tinte, pero ciencia al fin y al cabo. Y también me gusta mirar las noticias desde un punto de vista cercano y contarlo para que lo entienda todo el mundo. De eso trata comunicar, ¿no?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios

  1. Selva

    Wao! Me encanta este articulok, me gusta mucho como se enfocan en recuperar piezas que tal vez no están es sus mejores condiciones, pero el valor sentimental que tienen es mucho mayor, y son capaces de darle un segunda oportunidad. A tal punto de que muchas de las joyas recuperadas y “recicladas” lucen como nuevas después de par de trucos. Además que muchas de estas piezas tan antiguas, tienen técnicas de orfebrería muy difíciles actualmente de conseguir.

  2. angeles

    Por lo que veo hacen diseños muy bonitos y originales.

Deja un comentarioLlongueras, premio de honor de los International Hairdressing Awards