109

Vestidos de novia de primavera-verano 2019

Blanca y radiante va la novia dentro de uno de los muchos diseñados para la gran ocasión.

Mucho ha cambiado el panorama en los altares nupciales del mundo desde que nuestras abuelas se acercaron, temblorosas, a dar el ‘sí, quiero’ enfundadas en su vestido de novia.

Nuestras coetáneas en ‘edad de merecer’ demandan actualidad, moda, diseño, comodidad, referentes estéticos de altos vuelos, versatilidad, relación calidad-precio… La prueba y arreglo en el seno de cada casa de costura sigue siendo un ritual a compartir con la madre, la hermana o la emocionadísima mejor amiga, pero también es un hecho probado la búsqueda de vestidos de novia online. Queremos soluciones a medida de nuestras vidas líquidas. Todo es fluidez, sobre todo en lo que al vuelo de la falda se refiere –y al brindis por el eterno bienestar de los novios-.

Pero dejemos las metáforas sobre la posmodernidad y vayamos al turrón, es decir, a las para esta primavera-verano. Desde las pasarelas nos han llegado propuestas tan estimulantes, que dan ganas de casarse una y otra vez, a lo Liz Taylor. ¿Será ella la influencer definitiva en esto de la cosa nupcial?


1. Más allá del encaje de bolillos.
Sí, amiga, esta temporada veremos encaje a punta pala. Eso sí, siempre elegante y con inspiración cierta inspiración bucólica para una novia muy romántica.

2. Dórico, jónico, corintio.
¿Te acuerdas de tus clases de historia del arte? Prepárate a sentirte como una diosa con los vestidos de novia en formato túnica. Ni Hera fue tan apañadita a su enlace.

novias-2

3. Se te verá el plumero.
¿Quién ha dicho que las plumas estaban reservadas, yo qué sé, al can-can casquivano del Folie Bergère? Esta temporada, la pluma se presenta como el adorno definitivo para crear vestidos-cisne vaporosos y muy ensoñadores.

4. Vestidos de novia cortos para boda civil.
¿Por ejemplo? Un precioso traje-chaqueta con funciones de vestido de novia. O bien un vestido bordado de tirantes como de Bardot en Cannes.

5. Con faldas y a lo loco.
¿Y si en lugar de un vestido completo, te pones una falda vistosa? El formato body nude + falda nupcial puede ser una solución tan práctica como triunfal.

6. Como yo te amo, millennial mía.
Rompamos las reglas y apostemos por introducir complementos ‘juveniles’, como unas zapatillas de deporte en lugar de taconazos forrados de satén o pulseras llamativas, tiaras trepidantes… y lo que a la señorita se le ocurra. ¡Tra-trá!

7. En el campo.
La boda campestre ya forma parte de nuestro imaginario colectivo, y no pasa año sin que asistamos a varias. Las ‘rurales’ encontrarán inspiración en los vestidos vaporosos que marquen sin ceñir, con transparencias o troquelados y con el largo justo para caminar como una ninfa entre las espigas de trigo.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deja un comentarioPlan Detox contra la contaminación de Novo Clinic