Asi Llevaras Las Unas En 2018 Palabra De Manicurista

Manicura Waterless Spa de Deborah Lippmann

De la productora de lacas para Scarlett Johansson, Lady Gaga o Kim Kardashian, llega a Madrid el primer espacio en España de Deborah Lippmann, la firma más reconocida en Estados Unidos.

Hace 25 años, Deborah Lippmann no pensaba en libres de químicos, en pantoneras vanguardistas o en arquitecturas de limado, sino en ser cantante de jazz. Decidida a cumplir su sueño, se planta en Nueva York con lo puesto y, por aquello de que hay que comer a diario, empieza a hacer manipedis en un salón de la Gran Manzana. Y se ve que descubre algo que modifica su rumbo –cantar, sigue cantando-, y de paso el de millones de mujeres adictas a esmaltarse las uñas. Hoy, la firma Deborah Lippmann se vende a lo largo y ancho del planeta, diseña para celebrities como Taylor Swift, Gwyneth Paltrow o Lena Dunham (además de las ya citadas) y acaba de poner su banderita en nuestro pequeño y pintoresco país, dispuesta a llenar de color las y pies de las españolas allá donde tengan a bien recalar.

Méritos no le faltan: los esmaltes Deborah Lippmann no sólo despliegan una gama amplísima y divina, sino que también son 7 Free e incluyen ingredientes que fortalecen, hidratan y cuidan las uñas, impidiendo que se agrieten o rompan.

He estado en el primer espacio propio de la firma en España, probando su manicura Waterless Spa. Los tratamientos se llevan a cabo con productos naturales y veganos de la casa, así que la inmersión en la firma del otro lado del charco es total. Y muy recomendable, por cierto. Pasen y lean.

 

deborah-lippmann-1

Pongamos que ya llevas las manos esmaltadas. Una vez te han retirado la con el removedor hidratante con lavanda y aloe (marca Deborah Lippmann), te liman las uñas con una lima ecológica hecha con papel reciclado de uso personal e intransferible (te la darán cuando termines, y te encantará porque no fragmenta las uñas).

El retirado de cutículas –si es necesario-, se realiza con un producto con agentes exfoliantes que elimina la piel seca. Además, contiene aceite de cera de lana virgen y deja las cutículas hidratadas y flexibles.

El scrub es el siguiente paso. El de Deborah Lippmann es una gozada porque combina el proceso enzimático, a base de ácidos de frutas y plantas, con grano de ceniza volcánica biodegradable. Una vez tengas las manos como para acariciar querubines, te aplicarán una elaborada con manteca de karité, aceite de aguacate y aceite de jojoba –ultra hidratantes-, extracto de mora –blanqueante- y extracto de uva –de propiedades antioxidantes-.

deborah-lippmann-3

Existen 5 tipos distintos de bases y 3 top coats, así que probablemente tengas que ser marciana para no encontrar producto acorde a tus necesidades. Entre medias, un despliegue cromático di-vi-no con un único problema: no sabrás cuál ponerte.

Me ha durado perfecta una semana en términos de brillo y color. Sólo le ha afectado el crecimiento. ¡Bravo, Deborah!

Precio: 37 euros / 45 minutos, 1 hora –en función del estado de las uñas-.

 

Spa Deborah Lippmann España.

Salón Oliveras

Almirante, 28.

28004 – Madrid.

Tel: 91 737 38 00.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 comentarios

  1. agelesn

    Las manicuras están de mas para mi, siempre me las arreglo yo y sólo me pongo laca transparente.

  2. M Angeles Guerra Rodriguez

    Gracias por la información
    Besitos

  3. Pingback: Manicura Waterless Spa de Deborah Lippmann – Maria  Buitrago Villalobos

Deja un comentarioAceite de mirra por los pelos