desigual-sonar

Desigual, otro artista en Sónar 2019

celebra la creatividad y la libertad de la mano del mítico festival de música electrónica.

Cada año, y ya van 26, el festival de Sónar en Barcelona se convierte en la batidora de un movimiento en el que confluyen tecnología, música, arte, tendencias, moda y hedonismo. Una tormenta perfecta de la que Desigual ha querido ser partícipe este año a través de varias iniciativas.

  • desigual-1

En su faceta ‘más moda’, serán los patrocinadores oficiales del streetwear del festival con toda una serie de propuestas festivaleras. Para potenciar la vis creativa de la mocedad, contarán con un espacio asociado a Sónar+D dedicado a la experimentación personal como artista. El propio cartel contará con una embajadora ‘desigual’: la cantante Aleesha, una de las nuevas voces a seguir en el R&B nacional.

  • Desigual-riñonera-1

La riñonera diseñada por la casa catalana, ese accesorio antaño quinqui que no sabíamos que quedaba divino sobre cualquier prenda de Haute Couture, remata las acciones de Desigual en esta 26ª edición de Sónar. Se ha diseñado en varios colores -y en blanco y negro, por aquello de la versatilidad cromática-, dispone de dispositivo antirrobo y de bolsillos secretos para guardar caramelos, y cuenta con un tamaño suficiente como para transportar un portátil de 13’’. Fetén, ¿no?

Aún con estos mimbres, sin duda la iniciativa más potente es la que se llevará a cabo en Desigual inBeta | Sónar de día, el stand en el que la firma ha programado diversas actividades interactivas curadas por la artista Claudia Sahuquillo, el estudio Onionlab y la experiencia Suco Sessions curated by Branko.

¿Las claves esenciales? La casa no ha querido desvelar la sorpresa, pero se puede resumir en dos conceptos: revelación de la energía creativa personal y conexión a través del movimiento. Una muy buena manera de aprovechar la magia de Sónar Día.

El festival Sónar se celebra este año los días 18, 19 y 20 de julio. Como siempre, en Barcelona.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deja un comentarioEl miedo es de valientes