Marcando Hoyuelos de Venus

Los Hoyuelos de Venus están de moda, mira tu espalda y observa si están dentro de tu anatomía corporal. En caso contrario, la cirugía estética puede conseguirlos.

En inglés, Back Dimples u hoyuelos y en español, Hoyuelos de Venus, que reciben ese nombre por la diosa romana y son ahora de los más moderno y muy solicitadaos en cirugía estética desde que nos/les ha dado la manía de los selfies/autorretratos.

No todo el mundo puede presumir de esas pequeñas hendiduras encima de los glúteos, pero para la cirugía estética ya nos hay casi ningún problema y se puede recrear esos hoyuelos ahí donde nunca los hubo.

Hoyuelos de Venus

Es patrimonio de algunos hombres y mujeres con poca grasa en la rabadilla y se localizan a ambos lados de la columna. En realidad se llaman fosas lumbares aunque el apelativo de Hoyuelos de Venus le viene dado por la diosa romana, deidad del amor, la belleza y la fertilidad.

No todo el mundo puede presumir de sus hoyuelos lumbares, es un asunto genético y ahí no podemos decir nada aunque es casi siempre cierto que es un atributo de las personas esbeltas y es una referencia erótica para el 45% de los hombres.

Las fosas lumbares u Hoyuelos de Venus constituyen dos vértices horizontales que delimitan el Rombo de Michäelis, un espacio anatómico de referencia en el que los obstetras miden la pelvis de las gestantes y cuyo nombre deriva del obstetra que lo describió en el siglo XIX, el alemán Gustav Adolph Michäelis.

Hoyuelos de Venus

Y como la ciencia y la cirugía hacen posible muchas cosas ahí está para ponerte hoyuelos donde la genética no te hizo partícipe.

El doctor Chamosa, médico especialista en , Estética y Reparadora, consigue succionar un pequeño botón de grasa realizando una pequeña incisión al final del pliegue interglúteo. La cánula se desliza bajo la piel hasta alcanzar el punto de cada foseta a cada lado, justo encima de las articulaciones sacro-ilíacas. Una vez allí, gira la punta hacia arriba para realizar una pequeña erosión y rotarla hacia abajo de nuevo y succionar esa grasa. Esta micro-lipo, precisa y localizada, consigue el repliegue cutáneo por fijación puntual de la dermis a mayor profundidad sacando a la luz dos concavidades perfectamente naturales.

Esta pequeña cirugía se hace de manera ambulatoria, con anestesia local y luego sólo necesita una faja que presione cada foseta y que debe llevar el paciente durante un par de semanas. Los resultados son visibles de inmediato y a los tres meses ya son definitivos.

Hoyuelos de Venus

Dr. Chamosa, cirujano plástico.

También el doctor Chamosa está especializado en eliminar la grasa sobre el Rombo de Michäelis y es una intervención que puede asociarse o no con la de los Hoyuelos de Venus.

Lo que se hace es eliminar la grasa que sobra y recrea una suave concavidad sobre el triángulo del tanga, consiguiendo un levantamiento óptico del glúteo y una armonía del cuerpo. También se realiza con anestesia local y una sedación y en las dos semanas posteriores precisa una faja. Los resultados definitivos se aprecian en tres meses aunque también se aprecian de inmediato.

Los precios oscilan entre los 2 500 euros para la cirugía de los Hoyuelos de Venus a los 4 000, del Rombo de Michäelis.

Clínica Dr. Chamosa

Paseo de la Castellana, 113. 8º izquierda

28046 Madrid

Eulalia Sacristán: Soy periodista desde hace muchos años, quizás más de los que me gustaría. Desde siempre me ha gustado la ciencia y todo lo que se deriva de ella: la belleza, la nutrición, la salud, el bienestar, la psicología. Porque esto también es ciencia, al igual que la física o las matemáticas; con otro tinte, pero ciencia al fin y al cabo. Y también me gusta mirar las noticias desde un punto de vista cercano y contarlo para que lo entienda todo el mundo. De eso trata comunicar, ¿no?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios

  1. angeles

    No los tengo y tampoco los echo de menos.

    • Beatriz Peña

      Pues yo sí los tengo!!! En cualquier caso, no me operaría por eso.

Deja un comentarioSoluciones contra las rozaduras