Bebé Comiendo

Alerta infantil sobre el azúcar

La Organización Mundial de la Salud alerta sobre el contenido en en los alimentos para niños.

¿Sabes la cantidad de azúcar oculto qué está comiendo tu hijo? Dos estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierten que muchos alimentos infantiles se comercializan como “adecuados” y no lo son porque contienen unos altos niveles de azúcar. Ha creado, además, un Modelo de Perfil de Nutrientes para niños de 6 a 36 meses para clasificar alimentos y bebidas procesados y ultraprocesados con niveles excesivos de nutrientes críticos como azúcares, sal, grasas totales, grasas saturadas y grasas trans con el fin de ayudar en el diseño e implementación de varias estrategias relacionadas con la prevención y el control de la obesidad y el sobrepeso.

Azucar

Pixabay

Según estos estudios, nuestros hijos están ingiriendo más azúcar de la que deberían y, un exceso de azúcar añadido provoca obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

La OMS advierte de que el máximo azúcar que podemos ingerir es del 10% de las calorías diarias, tanto en niños como en adultos. Para una de 2.000 calorías, estaríamos en unos 50 gramos de azúcar, el equivalente a unas 12 cucharillas de café. ¡Pero mi hijo no toma tanto azúcar!, dirás.

Efectivamente, no toma esa cantidad de azúcar sin más, pero sí que la ingiere en los alimentos procesados que la contienen. Y si los niños comen tanto azúcar es, evidentemente, porque se la damos los adultos.

Potitos Azucares

Todavía está en nuestro imaginario colectivo que el azúcar proporciona energía y que es imprescindible para nuestro cerebro. Nuestro cerebro lo que necesita es glucosa para su desarrollo y funcionamiento adecuado, aproximadamente 5,6 mg de glucosa por cada 100 g de tejido cerebral por minuto. Y esa glucosa que necesitamos nuestro organismo la va a producir a través de varios mecanismos.

Lo primero que hay que saber es que la glucosa es una biomolécula de origen orgánico proveniente de la familia de los carbohidratos, da igual el que sea: un carbohidrato se metaboliza en azúcares (glucosa, fructosa y fibra) que son absorbidos por el torrente sanguíneo. Por lo tanto, una dieta variada ya provee al organismo de la glucosa necesaria.

azúcar

Pixabay

Los niños mayores de 2 años deben entonces alimentarse con una dieta saludable que ha de incluir la cantidad necesaria de carbohidratos y lo importante es que la mayor parte de esos carbohidratos provengan de buenas fuentes y se limite el azúcar añadido y oculto.

Lo que sucede es que a los niños les gusta el sabor dulce y los adultos enseguida les damos un potito, que como veis contiene mucho azúcar, o unas salchichas que también lo contiene. No tenéis más que ir al supermercado y leer las etiquetas de los productos envasados: os llevaréis una sorpresa. El azúcar está enmascarado con diversos nombres como: jarabe de maíz de alta fructosa, jarabe de glucosa, concentrado de zumo de fruta, sacarosa, glucosa, dextrosa, jugo de caña, malta, melazas, lactosa, miel, etil maltol y maltodextrina.

No obstante, es más fácil permitir que los niños coman algo que les guste que empeñarnos en darles un plato de brécol o de cualquier otra verdura.

azúcar

Pixabay

“Se espera que los alimentos para lactantes y niños pequeños cumplan con los consejos establecidos en materia de nutrición y composición. No obstante, existe la preocupación de que muchos productos puedan tener todavía un contenido demasiado alto de azúcares”, cuenta João Breda, jefe de la oficina europea de la OMS para la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles.

Desgraciadamente no es siempre así y la industria alimentaria se mueve en el filo de la navaja, dentro de la legalidad (por supuesto), pero con falta de sentido común y, a veces, de ética. Y lo curioso del caso es que en ocasiones se escudan bajo el sello de algunas organizaciones de pediatría para convencernos de que lo que nos venden es saludable.

Por eso, hay que adecuar la alimentación de nuestros hijos a los consejos del pediatra y darles de comer sobre todo comida de verdad, y educarles en la idea de una buena nutrición.

 

 

 

 

Eulalia Sacristán: Soy periodista desde hace muchos años, quizás más de los que me gustaría. Desde siempre me ha gustado la ciencia y todo lo que se deriva de ella: la belleza, la nutrición, la salud, el bienestar, la psicología. Porque esto también es ciencia, al igual que la física o las matemáticas; con otro tinte, pero ciencia al fin y al cabo. Y también me gusta mirar las noticias desde un punto de vista cercano y contarlo para que lo entienda todo el mundo. De eso trata comunicar, ¿no?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 comentario

  1. angeles

    Creo que esa cantidad de azúcar enmascarada,tanto en productos para niños como para adultos, deberían estar prohibidos por ley.

Deja un comentarioHe probado tratamiento facial top