Resaca, soluciones del día después

No falla. Es beber un poco más de la cuenta y ¡zas! resacón en Las Vegas -y en tu provincia- al día siguiente. Apeémonos de este carrusel de emociones con buenas .

La conoces tanto como a tu prima hermana, pero aun así te vamos a explicar sus más crudas manifestaciones. La resaca es ese estado físico y mental que te sobreviene ‘el día después’ y que se acompaña de molestias ingratas como dolor de cabeza, deshidratación, náuseas, malestar general, depresión del estado anímico… y la firme y ya proverbial promesa de no volver a beber nunca jamás.

Antes de que la incumplas, que lo harás a menos que te fecunden un óvulo o entres en coma o en un monasterio budista, sé más ‘cuqui’ y no cargues las tintas de tu sobre tu flaqueza de voluntad, sino sobre tu falta de estrategias anti decadencia. Beber en exceso no es nada recomendable y lo sabes bien por el ejemplo de, ehm, tus amistades, pero a veces hasta un par de cervezas pueden producir un cortocircuito en el sistema. Y no digamos una fiesta de guardar como las que se nos avecinan, tan espirituales y espirituosas ellas y tan de darle al frasco carrasco.

Al turrón

Beber agua durante toda la noche suele ayudar. Y mucho. Esencialmente es como aguar las copas, el impacto metabólico sobre el hígado se reduce de manera notable y al día siguiente podrás pedir un zumo de naranja a tu pareja con una subordinada en lugar de con sonidos guturales. Bebe water, my friend, empina ese vasito de H2O por insípido que resulte…

También cenar –‘forrar’, que dicen en Asturias-. Especialmente si se trata de alimentos ricos en nutrientes, vitaminas y aminoácidos como las frutas, verduras, proteínas o hidratos de carbono integrales, así como las legumbres. ¿Un chiquitruco probado empíricamente en todo villorrio de este, nuestro bello país? (y del extranjero) Darle a la grasaza como si no hubiera un mañana. Ese bocata lomo que te enchufas a las 5 am puede salvar tu vida. Y no digamos el resto de ensaladilla rusa que te ha dejado tu madre, ¡esa santa!

Ojito con las mezclas. Déjaselas al Profesor Bacterio. Elige un único líquido y persevera en esa decisión. Sabemos que entraña dificultades ir dando tumbos de bar en bar siendo de ideas fijas por aquello de las provisiones de cada cual. Pero te aseguro que, si te mantienes fiel a un único caldo, tu cuerpo te premiará con una chispa de jovialidad y bonhomía al día siguiente. Vale la pena intentarlo.

resaca-3

Empujón natural

Si nos falla todo, siempre podemos recurrir a lo que nos ofrece la farmacia. Como vas a beber igual, ¿qué te parece incluir una botellita de la fórmula anti-resaca Getaday? Esta pócima, elaborada con mucho acierto científico con extractos vegetales, hierbas ayurvedas, vitaminas y aminoácidos, combate la toxina que se produce en el hígado cuando el pobre hace por metabolizar el . Lo que hace es acelerar la eliminación del tóxico y que te sientas mejor cuando te levantes. Quizá no como si te hubieras quedado emparejando calcetines en casa, pero sí mejor.

De venta en farmacias a un precio de 16 euros la caja con 3 botellas.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios

  1. angeles

    Me gusta tomarme una copita pero no hasta el límite de tener resaca al día siguiente.

    • Beatriz Peña

      Igual que yo. Hay que saber parar de beber antes de llegar al punto de resaca y el autocontrol en una fiesta no resulta fácil de dominar.

Deja un comentarioCuando el rubio se sube a la cabeza