tareas de la casa

¿Por qué los hombres no llevan al niño al pediatra y sí pasan la aspiradora?

Los hombres no van al pediatra con sus hijos, pero sí “ayudan” algo en casa…

La doctora Niño, pediatra tenía que ser con ese apellido, no da abasto con tanta otitis, virus gastrointestinales, bronquiolitis… Pegadas a su consulta hay otras tres para niños y, como estos días tan soleados se vuelven helados de noche, la sala está atiborrada de bebes con mocos, tos, niños con los ojos medio cerrados de la fiebre, mofletes de color frambuesa…

Voy contando y me salen unos veinte niños y unas 16 madres o abuelas frente a cuatro padres. Me comentan las chicas de recepción que la mayoría de ellas trabajan ocho horas al día, igual que los padres, pero que no aumenta con los años el público masculino. La desigualdad persiste a pesar de que al rato de espera con el niño llorando, dormido, rebozándose en el suelo, hay que añadir el de la consulta. Después, hay que ir a buscar el Pectox o el Clamoxyl a la farmacia.

¡¡ Total, no menos de dos horas muchas veces, que casi siempre nos tocan a las mamás…

tareas de la casa

Algunas encuestas reflejan que sólo un 20% de los hombres se han hecho mientras tanto la cena, tendido la colada o planchado camisas. Al llegar se han pegado a la tele y como mucho se han recalentado el pollo al ajillo o esperan a que se la haga su mujer. Luego, cuando la última encuesta del INE cuenta que las dedican una media de 4 horas diarias a la casa, y ellos de 2 con 35 minutos, se escucha la frase ya acuñada: ‘Es que yo también ayudo en casa“. “Es que yo también llevo a los niños al parque“, “No me das las gracias por haber cocinado“. Oiga, es que usted no es una ayuda, es que forma parte de la casa. Tiene que lavar platos porque los usa y pastorear a los niños de paseo porque es su padre, no por hacer un favor.

tareas de la casa

Si nosotras hemos entrado, por fin, en el mercado laboral, pues que entren ellos en el de las tareas domésticas, esfuerzo odioso y nada  gratificante. La ropa de bebé ya no es rosa o azul y, mientras los dos trabajen las mismas horas fuera de casa, pues el mismo tiempo tienen que echarle dentro. Aún tengo amigas de curro mañana y tarde, que, cuando su marido llega a casa grita: ¿Qué hay de  cena? Y noto me rebota en el disco duro. En todo caso sería: ¿Qué podíamos cenar hoy? o ¿Quién hace la cena?

Como dice mi amiga Carmen de la Serna, somos una generación estafada. Nos convencieron de que había que hacer una carrera y ser independientes económicamente. Pero lo que no dijeron ni en la letra pequeña es que , además, había que ocuparse de niños, casa, no engordes, vete pintadita al , cuida a tus padres mayores, ve a PilatesPues sí, entramos al trapo y ahí resistimos: menuda estafa.

Eva Reuss. "El lujo intangible. Siempre me sedujo, me impactó el lujo intangible. No los relojes suizos carísimos ni las estolas de zorro plateado ni los huevos Fabergé, sino el lujo que está, que flota o te rodea aunque no puedas tocarlo. El aroma del césped recién cortado, el timbre de voz de Neil Young o la fragancia de tu colonia favorita. Qué lujo". "Escribo desde que tenía cuatro años porque me gusta contar cosas, pero escribir de Belleza es contar pequeños relatos de estética, de un cosmos llenos de sueños, que tampoco pueden tocarse, de cómo estar más guapas, más luminosas, más jóvenes. Ah, el eterno femenino, que ya perseguían las etruscas o las momias egipcias. A veces la realidad es demasiado asfáltica, fea o acelerada. Qué gusto contrarrestarla con el aroma de una tostada o la voz, inaprensible y tintineante, de aquella Maria Callas..."

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 comentario

  1. angeles

    Que lista tu amiga Carmen, tiene toda la razón.

Deja un comentarioEncapsulamiento mamario: Michelle Bolsonaro ha pasado por el quirófano