alternativas-retinol-1

¿Alternativas al retinol? Sí, existen. ¡Y funcionan!

El retinol tiene alternativas, y son muy potables. Descubre todas las alternativas que puedes encontrar en cosmética antiedad si el retinol te irrita la piel.

Dios en persona te otorgó muchos dones, pero, en su infinita y misteriosa sabiduría, quiso que el retinol te descamara la piel. ¡Tranquila, tranquilo o tranquile! El mercado ofrece alternativas más que razonables al activo rey de la cadena trófica antiedad.

Es un básico de las fórmulas antienvejecimiento por su eficacia a la hora de abordar las líneas de expresión y el acné. Esencialmente, el retinol y sus derivados propician la renovación celular generando un efecto peeling  y antiarrugas visible.

La cosa es tan eficaz y fuertecita, que se recomienda irretinizando la piel durante algunas noches mientras se va aumentando la concentración del activo. De día hay que añadir, sí o sí, un filtro solar alto. Aun con todas las precauciones, no todas las pieles lo terminan de tolerar por su propia naturaleza. Si es tu caso, no sucumbas a la desazón: hay (mucha) luz al final del túnel.

alternativas-retinol-2

Planta babchi

Bakuchiol: extraído de la planta babchi, se incluye en fórmulas veganas que presumen de ser, además, menos irritantes sin desmerecer un ápice la eficacia del retinol al que ‘secunda’. En el podio de las alternativas al retinol, del bakuchiol nos gusta su poder antioxidante y su empeño en reforzar las fibras de colágeno. El resultado es una piel más firme y tersa sin descamación. ¡Ah! Y también se puede usar de día.

alternativas-retinol-3

Bidens Pilosa

Revinage: otra alternativa de origen vegetal con un comportamiento similar al de los retinoides, pero sin los consabidos defectos secundarios (sí, he escrito defectos). Se obtiene por biotecnología de distintas plantas, entre ellas la Bidens Pilosa, y a su batería de propiedades antienvejecimiento suma un interesante plus: tratar con esmero las manchas de la piel.

alternativas-retinol-4

Vitamina B3

Niacinamida: premio a quien lo deletree con éxito tras haberse bebido un par de copas. O sin ellas. Si te resulta más fácil también la puedes llamar vitamina B3, al fin y al cabo, es lo mismo. Esta vitamina está envuelta en distintas reacciones enzimáticas de la piel, y sus beneficios comprenden la reducción del acné, la mejora de la función barrera y de las arrugas y el tratamiento de las manchas. Si tu piel es muy sensible y reactiva ni lo dudes, la niacinamida, vitamina B3 para las amigas, es tu aliada.

opciones-5

Péptidos: son secuencias de aminoácidos de cadena corta que desempeñan un rol protagonista en la mejora de la elasticidad y la luminosidad de la piel. Al estar formados por distintos aminoácidos, se trata de un ingrediente activo con funciones específicas según la formulación que resulta altamente biocompatible. Podemos afirmar tranquilamente que los péptidos aumentan y reponen los aminoácidos que conforman el tejido, trabajando para promover la producción de colágeno y elastina. ¿Para aprovechar al máximo los beneficios? Busca una fórmula cosmética que combine este ingrediente activo con antioxidantes, células madre vegetales, ácido hialurónico

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 comentarios

  1. angeles

    Me gustaría probarlas todas para saber la que mejor me va y que sea más eficaz.

  2. M Angeles Guerra Rodriguez

    Lo tendré en cuenta
    Besitos

Deja un comentarioLa menstruación no es tabú: digámoslo en voz alta