8640 Micrograyling Portada

Micrograyling, lo último en diseño de cejas ultra naturales

El micrograyling persigue resolver problemas de despoblación de la ceja para conseguir el resultado más natural.

Desde las colinas de Hollywood con amor nos llega el micrograyling, una técnica de pigmentación de la ceja distinta a todas las conocidas.

Se presenta como la técnica que consigue un efecto más realista, prácticamente como de haber nacido con esa ceja. La clave del micrograyling es su capacidad de combinar sombras, colores y degradados para crear la ilusión de una ceja real, no dibujada.

Podremos tomar el sol en nuestras partes nobles (a la par que pudendas), podremos recurrir a los retoques médico-estéticos más peregrinos… pero no parece que vayamos a claudicar de nuevo ante una ceja fina y ultra depilada, insípida. Google no engaña: términos como ‘microblading’, ‘microshading’ o ‘microfeathering’ acumulan millones de búsquedas. Y, aunque todo parezca lo mismo (un poco como pasa con las mechas), existen diferencias sutiles entre cada técnica.

Te contamos ‘de qué va’ la que hoy nos ocupa.

micrograyling-2

Viene a ser la más completa, sencillamente porque combina prácticamente todas las anteriores. Para qué reinventar el agua caliente, si podemos mezclar la sombra con el trazo pelo a pelo. El micrograyling viene a mezclar lo mejor de todas las pigmentaciones semi-permanentes hasta ahora conocidas, creando un efecto ultra-natural, como si Mendel en persona te hubiera otorgado esa ceja a base de perfectas combinaciones genéticas.

En cabina, se trabaja la ceja aplicando un sombrado con un tono muy natural en las zonas donde hay menos pelo. Después, se realiza un microblading combinando varios pigmentos para darle dimensión al resultado y que parezca más ‘tridimensional’.

Así, el micrograyling consigue (previo estudio, ni qué decir tiene), la ceja que más y mejor enmarca el rostro, con el colorido y forma que encajan con tu propia paleta cromática y tus facciones.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios

  1. angeles

    Las cejas nunca he tenido que arreglarmelas pues siempre las he tenido bien.

  2. Pilar

    Hola ! Y podríais indicar algún centro en Madrid donde hagan este trabajo ? Muchas gracias

Deja un comentarioCaviar Riofrío, ecológico y uno de los mejores del mundo