Fiebre del Sabado Zen

 

Los fines de semana, los días de fiesta, los puentes son para descansar y relajar el cuerpo, la mente y todo lo demás. La Fiebre del Sábado Zen se diluye entre cascadas refrescantes, chorros de agua a presión, bañeras de hidromasaje, cuerpos cubiertos de lodo, envolvimientos con algas marinas y todo tipo de caricias, aromas. Ummmm…

El mundo acuático puede resultar la mar de sensual. Pero también es fuente inagotable de salud y belleza. Sumerjámonos de golpe en las propiedades acuáticas. Gracias al termalife coaching puedes solucionar una crisis con tu pareja, rehabilitar un bloqueo y una contractura muscular. La hidroterapia nos ayuda a relajarnos mental y fisicamente. Da igual un spa urbano o un balneario de pueblo. El termalismo combina estética, psicología, medicina y terapias alternativas. Y al mismo tiempo es un gustazo para el cuerpo. ¿Alguien da más? ¿Todavía no sabes que regalar a tu madre? Aunque no la conozca te aseguro que le vendrá bien relajarse un poquito y que la mimen también a ella.

Incluso en la ducha de casa puedes exfoliarte de la cabeza a los pies. Utiliza un gel exfoliante de ducha o un guante de crin. Finaliza con chorros alternos de agua fría y caliente. Al salir un baño de aire por casa con la ventana abierta y las persianas bajadas, esto último es opcional. El final feliz es un masaje corporal en pareja con aceite de lavanda, nerolí o un sencillo body milk. Terapia y placer en pareja o sin ella.

Clases de autoprotección solar y de la otra

Sí, se puede hacer una operación de algebra masticando chicle, incluso escuchando el último disco de Kiko Veneno (estupendo, por cierto). Sólo se necesita entrenamiento y un poco de concentración mental. Sí, claro que se pueden leer revistas femeninas (algunas más que otras por supuesto). No soy partidaria de prohibir nada, ni siquiera el tabaco.

Puede que quizá te divorcies a los 40 o incluso antes. Tal vez no te cases con nadie. Pero siempre debes ponerte protector solar, intentar disfrutar al máximo de tu cuerpo (también con protección, el sexo seguro es importante), seguir cumpliendo años, preferiblemente con buena calidad de vida.

Tampoco creo que los políticos de antes fueran más honestos que los de ahora. Al menos no en este país. No creo que sea obligatorio vivir en Nueva York. A mí me gusta más Madrid, Florencia, Sevilla, Londres, Kyoto, Tokyo, México D.F. y a pesar de todo, París.

Me apasiona el entrenamiento físico, el yoga mental, la meditación, pero me cuesta eso del entrenamiento mental bajo supervisión de alguien que no sea psicólogo o psiquiatra profesional. No creo en doctrinas. Aún no he practicado el coaching psíquico. Tal vez sea un buen apoyo para conseguir la paz interior o rescatar almas perdidas. ¿Alguien lo ha probado o puede explicar en qué consiste?

Duérmete ya (Parte IV)

Para incitar al sueño dicen los expertos que es bueno poner en practica un ritual pesado, repetitivo y lo más tonto posible para hacernos caer en el aburrimiento más absoluto. El hombre es un animal de costumbres. Hay que respetar horarios de comidas y un tiempo para dormir. Lo más importante es seguir un ritual preliminar camino de la cama. Lo bueno de este método es que puedes elegir muchas opciones: vaso de leche, cepillado de dientes, desmaquillado total o parcial, sexo, estrangular al hijo del vecino que no para de llorar y de paso también a la vecina. Luego está el mito de los rulos y la redecilla.

¿Existe algún ser humano en el mundo capaz de dormir con rulos en la cabeza? No conozco a nadie que se los ponga. Cepillarse el pelo creo que sí debería estar incluido en cualquier ritual nocturno. Es un placer, yo lo recomiendo. El sexo también. Y desde luego si puedes construir un circuito como éste para que corra la bola y ver cómo se desliza hasta el final pues mejor que mejor.

Historias para dormir (Parte III)

Mantener una rutina a la hora de irse a la cama es fundamental. Acostarnos todas las noches a la misma hora y poner el despertador para que suene a la misma hora por la mañana.

¿Cuál es tu ritual o manía nocturna antes de caer rendido y coger un sueño tan profundo como un oso polar?

Una prima mía tenía que tocar un trozo de tela y chuparse el dedo para poder quedarse dormida. Menos mal que se le quitó porque si se le hubiese perdido ese trozo de tela a lo mejor no hubiera encontrado otro igual…

Entre las últimas recomendaciones figura también nunca irse a la cama enfadado o después de una gran cena. O sea que si discutes con alguien debes resolverlo antes de acostarte.

Soluciones para combatir el insomnio (Parte II)

Tres de cada diez españoles padecemos algún grado de . Según las estadísticas, el insomnio crónico lo sufre ya un 10% de la población. Se habla de insomnio cuando la eficiencia del sueño de una persona es inferior al 85%. Esta dificultad puede manifestarse de diversas maneras, bien como una seria dificultad para conciliar el sueño (superior a los 30 minutos), bien con despertares prematuros o con muchas interrupciones a lo largo de la noche.

Seguir leyendo…

No puedo dormir (Parte I)

No puedo dormir. Nooo puedo dooormirrr, que diría Coque Malla de Los Ronaldos, que por cierto vuelven. Me parece muy bien porque todo vuelve, las modas vuelven y se reciclan eternamente. “Y vuelven, y vuelven” que dice el sabio timbre del móvil de mi hija.

Y al parecer no soy la única del planeta que le cuesta conciliar el sueño. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 40% de la población mundial sufre algún tipo de problema a la hora de dormir. Algo bastante elástico por otra parte, porque dentro de ese 40%, puede haber un 35% con terrores nocturnos por ejemplo. Pero supongo que no sea ese el caso de la mayoría. Porque según las cifras que se manejan entre síntomas y consecuencias de no dormir bien por son, y atención al dato: mal humor, ansiedad, falta de concentración y sensación de tener arenilla en los ojos y/o un irresistible deseo de echar una cabezada en cualquier sitio.

Seguir leyendo…