Tus dientes y los de tu hijo, consejos para una bonita sonrisa

En esta etapa en la que estás unido a la persona más especial  cuanto más te cuides más calidad de vida tendrá tu futuro hijo. Por eso, qué mejor que cuidar tu dentadura y la de tu hijo a la vez. ¿Sabías que durante los tres primeros meses de lactancia comienza a salirle el primer diente y todo lo que hayas hecho durante el embarazo se reflejará en él? Es alucinante que hasta para los dientes las madres seamos tan importantes.

Si estás embarazada debes de cuidar tu dentadura como nunca antes. No sólo mejorarás tu salud dental sino que además ayudarás a prevenir las caries futuras de tu hijo. Madre e hijo luciréis una sonrisa de anuncio.

Seguir leyendo…

Duérmete ya (Parte IV)

Para incitar al sueño dicen los expertos que es bueno poner en practica un ritual pesado, repetitivo y lo más tonto posible para hacernos caer en el aburrimiento más absoluto. El hombre es un animal de costumbres. Hay que respetar horarios de comidas y un tiempo para dormir. Lo más importante es seguir un ritual preliminar camino de la cama. Lo bueno de este método es que puedes elegir muchas opciones: vaso de leche, cepillado de dientes, desmaquillado total o parcial, sexo, estrangular al hijo del vecino que no para de llorar y de paso también a la vecina. Luego está el mito de los rulos y la redecilla.

¿Existe algún ser humano en el mundo capaz de dormir con rulos en la cabeza? No conozco a nadie que se los ponga. Cepillarse el pelo creo que sí debería estar incluido en cualquier ritual nocturno. Es un placer, yo lo recomiendo. El sexo también. Y desde luego si puedes construir un circuito como éste para que corra la bola y ver cómo se desliza hasta el final pues mejor que mejor.

Historias para dormir (Parte III)

Mantener una rutina a la hora de irse a la cama es fundamental. Acostarnos todas las noches a la misma hora y poner el despertador para que suene a la misma hora por la mañana.

¿Cuál es tu ritual o manía nocturna antes de caer rendido y coger un sueño tan profundo como un oso polar?

Una prima mía tenía que tocar un trozo de tela y chuparse el dedo para poder quedarse dormida. Menos mal que se le quitó porque si se le hubiese perdido ese trozo de tela a lo mejor no hubiera encontrado otro igual…

Entre las últimas recomendaciones figura también nunca irse a la cama enfadado o después de una gran cena. O sea que si discutes con alguien debes resolverlo antes de acostarte.