¿Eres Emo? La tribu de los flequillos melancólicos

Cuando las ciudades se inundan de epidemias de depresión, barrios marginales, políticos corruptos y ráfagas de tormento, no es extraño encontrar tribus urbanas incapaces de ver más allá.

Estéticas apáticas

Surgidos de una corriente musical en la década de los 80, los emos (del inglés emotional) se esconden tras su largo negro de medio lado. Como negándose a ver así la multitud de cosas buenas que aún quedan en esta sociedad.
Su ropa oscura y el marcado eye-liner en los ojos pueden resultar siniestros, pero tan sólo muestran una actitud ante el mundo. La melancolía es la reina.
Las culturas punk, indie y rock se funden para reflejar inconformismo, rechazo hacia lo ajeno, lo popular.

Gustos sombríos

Ateniéndose a las diferentes concepciones ideológicas, musicales y estéticas de los emos nos queda bastante claro que los fines de este grupo son, como en la mayoría de casos, marcar la diferencia.
La mayoría escuchan grupos como My Chemical Romance, Billy Talent o Panic! At the disco. Recorren las calles enfundados en vaqueros pitillo y siempre calzan Vans cuadriculadas y Converse All Star.

El director de cine Tim Burton también es bien acogido entre los . Su obra más valorada es Pesadilla antes de Navidad. Jack, la calavera animada que protagoniza esta película ya se ha convertido en un icono para la comunidad.

Detrás de tanta sombra tan sólo cabe esperar que dentro de unos años este sentimiento pesimista que forma parte de muchos jóvenes dé paso a luminosas esperanzas.

Estética Mod nos subimos a la Vespa y regresamos al icono de Quadrophenia

 A finales de los años 50 los jóvenes de la periferia obrera londinense decidieron marcar diferencias desahogando su pasión narcisista. Conducían motos italianas, llevaban cortes de pelo francés, bebían café espresso y adoraban el cine de la Nueva Ola, viéndose a ellos mismos como europeos más que como residentes británicos.

Hoy en día la no sólo forma parte de coleccionistas y amantes del arte. Una creación que se ha reinventado con el tiempo y que sigue siendo el espíritu del movimiento Mod.

 Algunos llevan la filosofía Mod al pleno siglo de la información y nos deleitan con una sucesión de reediciones textiles de la época. La ropa Vespa es símbolo de juventud y una forma de pensar basada en la música de The Who, The Jam, Purple Hearts o The Chords.
Pantalones Levi´s con dobleces, camisetas de Fred Perry y sus inconfundibles parkas llenas de parches de su simbología, como la famosa diana de colores (signo de la aviación militar inglesa por cierto) es la estética mod masculina.

Para ellas el look Twiggy, por ser la primera modelo de la historia que marcó tendencia con su aspecto andrógino, pelo a lo garçon y polos de colores y americanas cortas. Los abrigos de cuero y las gabardinas son complementos para el invierno. Ah! y la mayoría no llevan tacones sino zapatos planos sin cordones, preferiblemente de punta redonda.

En la actualidad, muchos mods sustituyen a Fred Perry por  la marca registrada de Piaggio “Vespa” por ser asociada a los Skins. De hecho, algunos confunden a un cabeza rapada (que miedo me dan) con un Mod, porque se dice que el movimiento Skinheads tiene su origen en la escisión de los “Hard Mod” de esta tribu en los años 70.  Hoy en día no tienen nada que ver.

En bellezapura ya os hemos hablado de tendencias del pasado que vuelven. No hay duda de que el vintage caracteriza a la moda del nuevo siglo. Moda de avispa para todos y años 60 para rato.

¿Qué pasará dentro de veinte años? ¿Qué imitarán los futuros jóvenes de nosotros si no somos más que meras reediciones?