¿Es trastorno afectivo estacional o es que vives al norte?

De aquí nadie se va sin cantar un blues.

El trastorno afectivo estacional (SAD, según sus siglas en inglés; también conocido por ahí como winter blues), es eso que notas cuando se alargan las noches, arrecia el frío y el sol se esfuerza por asomar entre negros nubarrones. Es muy común sentirse decaído, irritable y letárgico cuando el se manifiesta en toda su crudeza y, para algunas personas, la situación puede ser debilitante y grave.

Seguir leyendo…

Meditacion

Ho´Oponopono en The Ritz-Carlton, Abama

The Ritz-Carlton, Abama te propone una práctica de hawaiana en un entorno de ensueño.

Se llama Ho´Oponopono, nació en Hawai hace unos cuantos siglos y consiste en aprender a hacer las paces con el turbulento yo interior -y con los demás- a base de interiorizar y repetir ciertas expresiones clave, también conocidas como ‘mantras’. Es como ‘reprogramar’ el y modificar el patrón mental de pensamientos tóxicos sustituyéndolos por otros positivos. Pero ojo, no hablamos de la positividadde una taza vacía al estilo Mr Wonderful, sino de frases con un significado profundo.

Seguir leyendo…

Foto de fondo creado por jcomp - www.freepik.es

¿Sabes si estás estresada? Te proponemos hacer un test

Puedes tener estrés y no darte cuenta porque es inevitable sufrirlo aunque sea en pequeñas dosis.

¿Tics nerviosos, dolores de cabeza, náuseas, cambios de humor? Probablemente sea sólo estrés. ¿Sólo? Ya es bastante. Pero tenemos tan asumido que estamos estresados que no nos damos cuenta y podemos llegar a situaciones incómodas.

En un mundo donde reina la hiperactividad, las prisas, los intentos no siempre exitosos de poder conciliar la vida profesional con la laboral y la rutina es inevitable padecer ciertas dosis de estrés.

¿Sabes si tienes estrés? Sigue leyendo y haz el que te proponemos.

Seguir leyendo…

Joven Meditando

Mindfulness: aquí y ahora con un par de… minutos

Estar en el ‘aquí y ahora’ debe molar bastante.

No es una práctica nueva, pero en los últimos tiempos ha calado en todas las capas de la sociedad. Mindfulness es ese mental que ayuda a dejar fluir los pensamientos y mantener a raya la obsesión, a ‘gestionar’ el estrés y a enfocar las situaciones con una relajante objetividad desprejuiciada. Dando un pasito más allá, potencia la concentración y la productividad al ayudar a nuestras pobres mentes a concentrarse en lo que se está haciendo en ese preciso instante. Lo llaman ‘estar en el aquí y ahora’, es más aspiracional que tener un chalet en Torremolinos, y son muchísimas las personas influyentes y con poderío (escritores, creativos en general, directivos de grandes empresas, chicos listos de Palo Alto*…) que admiten practicar este tipo de en pro de sus asuntos. Y parece que les funciona.

*Aunque no haya puesto arrobas o x, todas estas ocupaciones comprenden a seres humanos de ambos géneros.

Reconozcámoslo: vivir a tope el momento presente es más difícil de lo que parece. Una suele estar repasando tareas venideras en lugar de disfrutar intensamente de, yo qué sé, comerse una mandarina o hacer un crucigrama. Y, sin embargo, las más minúsculas actividades sin importancia merecen su atención y esconden cierto potencial para una mente despierta. Y, aunque no sea así, entrenar la concentración en lugar de dispersarse ‘abriendo ventanas’ mentales es de una utilidad innegable.

Seguir leyendo…

Photo by Gemma Bou on Foter.com / CC BY-NC-ND

El cerebro también se entrena

Regenera y rejuvenece tu poniéndolo en buena forma.

Nuestro cerebro es un órgano muy complejo, con miles de millones de células nerviosas y un kilo y medio de peso aproximado, es capaz de gobernar el cuerpo y las emociones. Es la fuente de todos los sentimientos humanos, comportamientos, experiencias, así como el depósito de la memoria y la autoconciencia.

Se conoce muy poco su funcionamiento y es la gran incógnita de nuestro organismo, sin embargo, está activo siempre, desde el nacimiento a la muerte. De la misma manera que ponemos en forma el cuerpo es necesario entrenar el cerebro.

Seguir leyendo…

Consejos para hacer del otoño un verano invencible

“En lo más profundo del , finalmente aprendí que dentro de mí se encuentra un verano invencible” (Albert Camus).

En otoño e invierno, es cosa sabida, los días se acortan. Recibimos menos luz y, como humildes plantitas de exterior, las pobres siempre más expuestas a las inclemencias, nos tornamos algo más mustias, lacias y desganadas. El estar inmersas en la rutina pura y dura tampoco ayuda. Pero ojo, siempre podemos poner en marcha algunas estrategias anti-depresión estacional. Estas son las mías, con el deseo de que te sirva alguna.

Seguir leyendo…