Fagos Virus (1)

Fagos, los virus buenos que derrotan a las bacterias resistentes a los antibióticos

Los fagos son unos virus buenos cuyo trabajo en el organismo es combatir las bacterias infecciosas que son resistentes a los antibióticos.

Desde hace unos años la alarma ha saltado en la comunidad científica porque los antibióticos están dejando de hacer su cometido y ya no luchan contra las bacterias. Es un problema mundial porque estas bacterias resistentes a los antibióticos están matando a más de 700.000 personas en todo el mundo (33.000, en la Unión Europea), según los datos de CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). Se espera que en 2050 las súperbacterias podrían matar a 10 millones personas al año.

Contra estas bacterias hay unos virus, los fagos, que necesitan infectar una bacteria para multiplicarse en su interior. A diferencia de otros virus, como el Covid, los fagos son totalmente inocuos para humanos, animales, plantas y el medioambiente. Aunque estos microorganismos fueron descubiertos a principios del siglo XX por el microbiólogo Félix d’Herelle, y utilizados durante años, quedaron relegados a un segundo plano con la eclosión de los antibióticos.

Seguir leyendo…

Cuello Tecnologico

Prevenir el síndrome de cuello tecnológico es posible

Prevenir el síndrome del cuello tecnológico es una prioridad. Este moderno “problema” está causado por los dispositivos digitales como móviles, tabletas y ordenadores.

El tech neck o cuello tecnológico es uno de los males del siglo XXI. Este problema postural ocasiona dolores de cabeza, espasmos y hasta migrañas. En ocasiones tiene que ser ya el médico quien decida qué debemos hacer, pero está en nuestras manos prevenir el síndrome del cuello tecnológico con unos cuantos ejercicios que nos recomienda el fisioterapeuta Javier Lara.

Si eres de las cientos de miles de personas que trabaja ante un ordenador, usa un teléfono móvil y una tableta sabes de lo que estamos hablando. El cuello duele y está rígido. Lo que está sucediendo es que los músculos del cuello tienden a contraerse para mantener la cabeza derecha; cuanto más mires hacia abajo los músculos tendrán que trabajar más y así hasta que necesites ayuda porque ya no puedas ni moverte.  Seguir leyendo…

Menos alcohol, menos after party, menos resaca y más salud

La cantidad de alcohol segura para la salud se aproxima mucho a cero. De verdad que siento tener que decirte esto. Mide tus copas de vino y champagne y los vasos de cerveza, porque seguro que algún trago cae entre celebración y celebración. Siempre a tope cuando toca, Sancho, pero con prudencia.

La evidencia científica señala que el riesgo de sufrir fibrilación auricular, miocardiopatía, ictus y otras complicaciones de salud aumenta notablemente con el consumo de alcohol.

Lamento ser portadora de malas noticias, pero según se ha expuesto (con todo lujo de estudios) en el 42 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna, el alcohol es de lo peorcito posible para la salud cardiovascular. Los médicos internistas son taxativos en el ‘slogan’ que dirigen a la población: “cuanto menos alcohol, mejor”.

Te acordarás de la publicidad positiva que tuvo y tiene el consumo de vino tinto merced a los polifenoles, esa sustancia antioxidante de la uva que, en cantidades moderadas, como se añadía y añade, es capaz de engrasar el engranaje del corazón y dejarlo como el de un bailaor de flamenco. En el Congreso se ha dedicado especial esfuerzo a rebanar de un corte seco la cabeza de ese títere, alegando que los estudios al respecto son escasos y sesgados y recomendando con énfasis que lo saludable es no consumir ningún alcohol o bien reducir la ingesta a tomas esporádicas.

Entrando en la experiencia empírica, reconozco con tristeza que cada vez me sienta peor el alcohol. Lo sé porque lo noto y porque me lo dice mi reloj inteligente. Haz la prueba si tienes uno: cada noche que bebo una o dos copas de vino, mis pulsaciones aumentan y la calidad del sueño disminuye.

Seguir leyendo…

242250302 4785181198193911 9209302564497210749 N

Mis mejores regalos de belleza, por Teresa de la Cierva

La veteranía es un grado, y Teresa de la Cierva tiene su chaqueta de Capitana Beauty llena de galones.

Recuerdo artículos de ‘La Polvera’, el blog que Teresa de la Cierva tenía en la web de ABC (periódico que fue su casa durante 36 años), que me han hecho disfrutar del periodismo de belleza como quien baila un chotis: pivotando entre la diversión, la fascinación y el aprendizaje sin despegarme de la misma baldosa.

Ponerle chispa al más bien tedioso I+D cosmético (que Dios me perdone), informar sobre las complejidades de la cirugía estética con la facilidad con la que se casca un huevo o descubrir los inventos de belleza más insólitos son algunas de las cualidades que refleja en su personal escritura.

Teresa se ha curtido durante una pila de años en las trincheras beauty. Esto incluye hacer correr raudales de tinta sobre ‘pócimas’ y ungüentos prometedores, chuparse muchas horas de vuelo para ver una nueva barra de labios o ceder su propio rostro a una carrera de caracoles. Con toda naturalidad se ha trasladado al paradigma digital, donde ahora es, además, influencer (#instayaya, como lo denomina la también muy veterana Marta Barroso). En su cuenta de Instagram acumula una comunidad de casi 50.000 seguidores, ahí es , sedientos de su ración de belleza, humor y buen rollo, el  mismo que le echa a la ‘vida real’.

Encuentro normal que Teresa de la Cierva haya sido muy regalada, porque ella misma es un regalo. Y como compartir es de guapas, he aquí sus regalos top, ¡en directo en tu pantalla amiga! Seguir leyendo…

Moscas Ojo

¿Has visto moscas volantes en tus ojos?

¿Sabéis que son esas moscas volantes (también se denominan miodesopsias) que flotan en el campo de visión y que, de pronto, desaparecen? Sigue leyendo, que os vais a enterar de todo.

Un día están y otro desaparecen estas moscas volantes. Puedes ver manchas, hilos o pequeñas telarañas que aparecen de pronto en tu campo de visión cuando mueves los ojos, pero desaparecen si intentas mirarlos fijamente.

Por lo general, las moscas volantes aparecen con los años a medida que el humor vítreo se vuelve más gelatinoso. Las fibras del vítreo están formadas por colágeno, vitamina E y ácido hialurónico. Con los años, estas fibras tienden a aglutinarse y pueden provocar pequeñas sombras en la retina. De la misma manera que vienen se van y puedes estar meses si verlas. Y volver a aparecer sin saber por qué ni cómo. ¡Ellas son así!

Seguir leyendo…