Comida Niño

Obligar a comer a los niños podría causar problemas alimentarios

No es ninguna broma, pero obligar a comer a tu hijo si no tiene hambre o no le apetece es una de las causas de que en la adolescencia pueda padecer un problema de alimentación.

“Este niño no me come nada”. ¿Has oído o has dicho alguna vez esta frase? Tras ella existe la insatisfacción de los padres que creen que los más pequeños tienen que comer lo que ellos dicen porque opinan que es lo mejor. Y si obligas a comer a tu hijo puedes estar dando pie a un problema de alimentación a largo plazo.

Obligar a comer a tu hijo no es una buena idea. Cada niño es diferente al de al lado, a su hermano, a su amigo o a su primo. Hay niños que se comen un caballo y otros son pajaritos. Yo, que fui pajarito durante décadas, sé la mala idea que es que te comparen con lo bien que comen tus primos (por ejemplo). La alimentación no es una ciencia exacta y cada persona necesita una cantidad y no es la misma para todos. La mayoría de los niños come, aunque no sea la cantidad que los padres desearían. Lo normal es que los niños pasen por etapas: los bebés comen cada tres horas porque es la etapa de crecimiento más importante de su vida. En ese año llegan a crecer 25 centímetros y habrán triplicado su peso.

Después del año de vida, el niño come menos

obligar a comer

Imagen: Avitalchn. Pixabay

Durante esta etapa es cuando los padres empiezan a ponerse nerviosos y obligan a comer al niño. ¡Error! Un niño come lo que necesita y forzarlo es perjudicial. La psicóloga Pilar Conde, directora de las Clínicas Origen, afirma que obligar a comer a un niño “puede ser uno de los orígenes de la bulimia, la anorexia o el sobrepeso. Aunque no es un factor determinante, debe ser considerado porque en la infancia es cuando comienzan a forjarse los primeros hábitos de alimentación”.

No es bueno ni que le obligues a comer ni que rebañe el plato

Niño Comiendo2

Imagen: Rodnae. Pexels

Los padres tienen que saber que no es bueno que el niño deje el plato vacío si no quiere más; lo mejor es que deje de comer cuando ya no tenga más hambre.

Tampoco debes ser permisivo con lo que come. Evita que coma chuches, bollos, helados, pizzas, hamburguesas… comida ultraprocesada, en definitiva. “Es necesario inculcar una alimentación saludable tanto en productos como en número de veces, y ahí sí que el pequeño podrá relacionarse con su cuerpo de manera adecuada con las sensaciones de su organismo”, afirma Conde.

Cuando llega un trastorno en la alimentación, el especialista busca cuál es la raíz que hay que abordar y la clave es encontrar el origen de ese problema y cómo lo está manteniendo el niño o joven. En España se calcula que entre la población adolescente existe una prevalencia en trastornos alimentarios de entre el 4,1% y 4,5%.

¿Cómo actuar ante una situación así?

No es fácil pero se puede. Si se ve a un adolescente que ha perdido peso de forma significativa, está decaído o nervioso, ha dejado de comer aquello que le gustaba o se comporta de manera rara durante la comida o después de la comida, puedes sospechar que algo está pasando.

Lo más adecuado es asesorarse con un experto antes de plantearle al joven las sospechas. Puede resultar contraproducente abordarlo solo con él. Lo que nos propone la psicóloga es primero la asesoría médica y después, conjuntamente, si es posible, exponer el problema con un equipo de nutricionistas y psicólogos.

No es un camino fácil. Es un proceso complicado y largo porque no solo se trata de cambiar modificar los hábitos de alimentación que están perjudicando su salud sino que detrás hay un problema emocional que hay que tratar.

Por eso, los psicólogos explican que es muy importante que en el desarrollo y aprendizaje del niño se incluya esta capacidad introspectiva para poder conocer qué hay detrás de nuestras conductas.

Puntos Negros

Puntos negros, acaba con ellos

¡Horror, tengo puntos negros! No os preocupéis. Tenemos la solución; mejor, tenemos varias soluciones y todas funcionan.

Acercáis vuestra cara al espejo y de pronto los veis. Son pequeños, a veces ni se aprecian pero os habéis dado cuenta de que están ahí esos puntos negros feísimos que os invaden la nariz, a veces el contorno de los labios e incluso la barbilla.

Os proponemos varias soluciones que os vendrán de maravilla de la mano de 4 marcas de cosmética estupendas: Neutrógena, Sephora, Tealogy y Benefit.

Seguir leyendo…

Ken Whytock Via Foter

No al acoso escolar, bullying en inglés

El acoso escolar o bullying tiene efectos en la salud física y psicológica del niño. Para ayudar a quienes tenemos la labor de educar y cuidar a los más pequeños de la casa, la cadena deportiva Sprinter, lanza la Escuela Sprinter, una plataforma de talleres gratuitos para padres que han comenzado este mes de septiembre coincidiendo con la vuelta al cole y que se prolongarán a lo largo del año. En esta ocasión, los talleres estarán liderados por la organización EduRespeta y se centrarán en “La educación en el respeto como herramienta para prevenir y tratar el bullying.

Seguir leyendo…

Bullying, un problema de todos

Jesús Vázquez acaba de estrenar Proyecto Bullying, un programa dedicado al acoso escolar, ‘El Langui’ ha compuesto un rap para concienciar a todos y desde hace unos meses ya tenemos un teléfono contra el acoso escolar, pero lo cierto es que esta lacra social lejos de desaparecer, aumenta.

19.000 estudiantes que sufren bullying intentan suicidarse cada año.

Seguir leyendo…

That Moment, ese momento fan con One Direction

one-direction-that-moment-perfume

Fenómeno fan hecho aroma con One Direction, ese grupo adolescente que arrasa entre adolescentes (perdón: teenagers) de medio mundo.  Su primer perfume Our Moment salió ganador en los últimos FiFi Awards ¡Qué momentazo! De “nuestro momento” a  That Moment, de lo que no cabe duda es que es su momento. Por eso, otra nueva fragancia que trae a España, en exclusiva Perfumerías Douglas.

One Direction ya lleva unos años moviendo a su paso hordas de niñas entregadas. Qué delgada es la línea que separa el rollo romántico del fenómeno fan, de la casi locura. Días de espera haciendo cola en el lugar del concierto para coger sitio en primera fila; desmayos, lloros y gritos cuando creen intuir el brazo o un pelo de alguno de ellos a lo lejos; esas jóvenes con la cara pintada cantando desgañitadas sus temas. ¿Y esos padres sufridores que tienen que llevar y traer a sus criaturitas? Seguir leyendo…

“De niñas a malotas”, una guía para padres de adolescentes por Ángel Peralbo

de ninas a malotas

El temita éste de vivir nunca es especialmente sencillo, aunque hay momentos en los que todo se hace un poco más cuesta arriba. “De niñas a malotas. Hijas adolescentes: cuando no se cuidan, no se quieren, no se protegen, no se gustan, no confían en sí mismas…” trata sobre la transición de tierna infante protegida a señorita en ciernes que se cuestiona de principio a fin.

La adolescencia suele ser la edad de la turbulencia. Esa edad en que ‘algo’ eclosiona de golpe,  el cuerpo evoluciona mucho más deprisa que la mente y cada día supone un vaivén de sacudidas hormonales, emocionales y existenciales. Por qué yo, por qué a mí. Tranquila, que ya llegarán los tiempos de sufrir por el IVA o el desmantelamiento del estado del bienestar, una cosa mucho más llevadera. ¡Dónde va a parar!

Seguir leyendo…