Cancer

Vida tras el cáncer, no todo es rosa

¿Cómo es la vida tras el cáncer? ¿Qué cambia, además de tu propia existencia? ¿Puedes pedir un crédito o una hipoteca? ¿Vas a poder seguir trabajando? ¿Te pueden despedir?

Parece que cuando una persona supera un cáncer, la vida va a seguir más o menos igual, pero ya nada es lo mismo. Te enfrentas a las revisiones periódicas y esperas que el “tribunal” dictamine que sigues bien. Y poco a poco vas superando una a una estas reválidas que se han cruzado en tu camino, aunque sigues en la brecha de la vida: trabajas, sales, entras e intentas volver a tu vida anterior. Lo chungo es que esta sociedad no está preparada para vivir con supervivientes.

Seguir leyendo…

Guía para el cuidado de la piel de los pacientes oncológicos

Quien ha tenido cáncer o ha vivido de cerca la enfermedad sabe que dentro de todos los efectos negativos que acarrea, están los dermatológicos. Pueden parecer algo secundario cuando lo que importa es ganar la batalla al tumor y salvar la vida, pero los cuidados de la piel son fundamentales para que el paciente viva la convalecencia de la mejor manera posible y aumente su autoestima.

Hoy, dentro del marco del Congreso Internacional CosmoDerm, que reúne a más de 500 dermatólogos de todo el mundo, se ha presentado la “Guía de Cuidados de la piel para el paciente oncológico”, elaborada por la Asociación Española Contra el Cáncer () y la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV), en colaboración con otras asociaciones. Un manual muy sencillo, útil y didáctico para ayudar a mejorar la calidad de vida del paciente oncológico enseñándoles como cuidar su piel. Y entre los encargados de presentárnosla a los medios estaba la periodista Concha García Campoy, que como tod@s supongo que sabéis, ha superado una leucemia. Seguir leyendo…

Nueva campaña de la AECC: el sonido del cáncer te silba al oído. Por favor, escucha y deja tu mensaje

¿Tienes cáncer? Seguro que si lo tienes o has tenido alguna vez no es de esas cosas que se olvidan. Puede que tal vez te hayas olvidado ya de muchas cosas que tienes guardadas al fondo del armario o de un cajón. Pero el cáncer no se olvida. Además, aunque intentes olvidarlo, siempre hay alguién que te lo recuerda, porque te impacta a tí y también a todo tu entorno. Es como si alguien te hubiera marcado con La letra escarlata para siempre.

A mí de vez en cuando, ese silbido del cáncer me reclama para pedir ayuda, y yo ya que estoy se la doy. Hasta que esté porque tengo ese compromiso con todos los que hemos pasado por esa aventura terrible de un tratamiento que es un calvario y un salvavidas. Hemos pasado por eso y lo hemos superado, mejor o peor, con más ayuda o con menos, cada uno como hemos sabido.

Seguir leyendo…

Ausonia y la AECC por el cáncer de mama con pañuelo rosa

 

La firma me ha pedido sumarme a este proyecto a favor del cáncer de mama. Y claro, imposible negarme a entrar en este proyecto solidario que me toca tan de cerca. Yo misma me tuve que poner pañuelos cuando estuve tan calva como una bombilla. Me ponía pañuelos de colores. La primera intención cuando me regalaron el pañuelo fue regalarlo yo, pero finalmente el pañuelo volvió a mí. 

La primera vez que vi el anuncio, pensé que cuando la profesora sube al estrado para empezar a dar clase iba a decir la famosa cita “Cómo decíamos ayer”. Pero claro después de un cáncer de mama la vida se trastoca bastante.

¿Cómo no me voy a sumar a ponerme el pañuelo rosa o el lazo fucsia de la esperanza en las investigaciones médicas? Yo he tenido cáncer de mama y la medicina me ha salvado la vida. No puedo quitarme de momento ese pañuelo solidario porque efectivamente hay un antes y un después de esta enfermedad que mucha gente no se atreve ni a pronunciar. Son esos mismos cobardes los que nunca más te vuelven a mirar de igual a igual; para bien o para mal. Los mismos que se lavan las manos con la solidaridad fácil y limpia que dona algo de dinero a la investigación en la lucha contra el cáncer de mama. La buena e higiénica acción del día es sólo un paso, pero hay que continuar en el camino ayudando a sobrevivir a los afectados, que no apestados. 

Y quién lo ha sufrido sabe que después de un largo tratamiento de quimioterapia y radioterapia hay que sobrevivir con el miedo y la falsa solidaridad de los demás. Imaginaos si las embarazadas son maltratadas profesionalmente lo que ocurre con las mujeres que han padecido un cáncer de mama, las cifras hablan de una incorporación bajísima al .

Súmate a ponerte el pañuelo rosa, de verdad como si te hubiera tocado a tí.  Todavía queda mucho por investigar y tampoco se sabe porque los porcentajes suben cada vez más en los países desarrollados.

¿Qué piensas como espectador de la enfermedad o como sufrido paciente?

Después de superados los 5 años, la gente me sigue preguntando qué tal estás y yo les digo siempre que todo bien, aunque no olvidado. Pero sigo bien, incluso en muchos sentidos mejor que antes porque me cuido más y lo veo todo bajo otro ángulo.

Me encanta sumarme a esta campaña en favor de la investigación porque creo que queda mucho por saber aún sobre el cáncer de mama en particular y el cáncer en general.

Súmate con Ausonia por un minuto más de investigación, puedes hacerlo a través de Facebook,  Bloogers o dejando tu comentario aquí, ya que yo soy una de esas 20 blogueras que hemos participado por la cara pero con el corazón en esta campaña de ayuda y esperanza por la curación absoluta de esta enfermedad.