Bergamota de Ángel Schlesser, colonia fresca

Reflejar el frescor de los Jardines del Alcázar de la Alhambra. Ése es el reto que Ángel Schlesser propuso a Alberto Morillas para elaborar Bergamota, la última Eau de Cologne de la firma del diseñador cántabro. Una fragancia ligera, natural y con un aroma refrescante y duradero creado conmemorar el frescor.

Y para ello, ¿qué mejor que una fórmula minimalista con ingredientes puros? Bergamota de Ángel Schlesser refleja la maestría creativa de un en plena forma.

Seguir leyendo…

Aqua Divina, la musa mediterránea de Bvlgari

No es por halagar a la marca, pero si me preguntaran que cuál es la fresca que más me ha gustado y sorprendido de los últimos años diría sin duda que el Eau de Thé Vert de Bvlgari.

La nueva Aqua Divina no me parece un hallazgo tan increíble, pero sí una joya del lujo rescatada del fondo del Mediterráneo y con el sello inconfundible de .

Seguir leyendo…

Alberto Morillas, el perfumista o nariz con más prestigio internacional

web-Morillas

Siempre aprendes algo hablando con él por su inmenso sentido del olfato. En cierto modo es como estar hablando con un Sabueso de Baviera o cualquier otro perro de caza. La mirada transparente de Alberto Morillas seguro que le aporta todos los datos visuales sobre su entorno, pero su le aporta todas las pistas que le faltaban. Me comenta que a veces le da cierto pudor subirse a un coche particular porque tiene la capacidad de oler y reconocer de inmediato todos los olores buenos y malos. De un soplo, su cerebro se convierte en una especie de aspiradora capaz de discernir todo lo que se ha cocido dentro del vehículo en los últimos días.

Le digo que me defina el aroma de algunas ciudades…“Sevilla tiene un olor especial, a cera y azahar. París, destila el aroma del agua y las calles recién regadas. Madrid respira el aire de la naturaleza de sus parques. Y Nueva York, huele a nubes de caramelo tostado” explica , probablemente el mejor nariz del mundo.

Y es que este señorito andaluz con acento francés de Suiza tiene muy buen olfato en general. No sólo para componer fragancias, también para saber cuales son las que más nos gustarán. Quizá sea por esa ilusión suya de enamorar al mundo entero con maravillosa experiencias olfativas. Su primer flechazo con un perfume lo tuvo de niño con el jabón Maderas de Oriente cuando todavía vivía en Sevilla. Después Alberto Morillas (Morón de la Frontera, 1950) y su nariz se trasladaron a Suiza, luego a Nueva York y ahora están de viaje casi continuamente. Su paraíso olfativo está en la India, el mejor mercado de esencias del mundo.

Seguir leyendo…