5 fragancias por y para el verano 2017

Frescas, florales, cítricas, enérgicas, exóticas, afrutadas. Así son las de verano, dispuestas a refrescar cuerpo y mente. Las altas temperaturas demandan notas suaves, esencias que huelan a limpio y aromas que solo con olerlos te trasladen a sitios idílicos como un jardín repleto de flores, a la orilla del mar o a un patio al anochecer. Algunas casas de perfumería las llaman infusiones, otras aguas o jugos. Soy la única a la que estás palabras le transmiten una sensación de placer y positivismo. Justo lo que buscamos en los aromas para esta época del año.

Seguir leyendo…

Bergamota de Ángel Schlesser, colonia fresca

Reflejar el frescor de los Jardines del Alcázar de la Alhambra. Ése es el reto que Ángel Schlesser propuso a Alberto Morillas para elaborar Bergamota, la última Eau de Cologne de la firma del diseñador cántabro. Una fragancia ligera, natural y con un aroma refrescante y duradero creado conmemorar el frescor.

Y para ello, ¿qué mejor que una fórmula minimalista con ingredientes puros? Bergamota de Ángel Schlesser refleja la maestría creativa de un en plena forma.

Seguir leyendo…

Ángel Schlesser e Idesa Parfums presentan sus dos últimas fragancias

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=juOtfbmcAgg[/youtube]

Las dos nuevas de Ángel Schlesser e Idesa Parfums se conjugan en dos materias en torno a los naranjos del Mediterráneo: Flor de Naranjo, para ella y Madera de Naranjo, para él; los aromas que despiertan los recuerdos de sus frecuentes escapadas a orillas del mar.

“Muchas veces me he visto sorprendido por un aroma que trae el aire y que me ha transportado de inmediato a otro lugar, y también a otro tiempo. Es increíble la potencia evocadora que tienen los olores”, dice Schlesser.

Un campo de naranjos enciende en las memorias olfativas del diseñador un recuerdo luminoso y claro. Un haz de luz que se cuela entre las ramas de los apretados naranjos y quema los terrones de tierra seca mientras calienta el rostro de un hombre que sueña con los ojos abiertos.

La libertad a contraluz. La vida sin horarios, el mundo desde lo alto de un acantilado, los naranjos en fila hasta la orilla del agua. Los primeros calores. El primera baño y la alegría, la toalla compartida, la caricia secante y cálida del sol. La energía en desahogo. Celebrar la luz del mediterráneo.

Seguir leyendo…