Sindrome De La Cabaña

Síndrome de la cabaña: ¿por qué tengo miedo a salir de casa?

¿Tienes el síndrome de la cabaña? Se ha puesto de moda este nuevo síntoma ante una situación diferente, la de poder salir una hora después de haber estado confinado casi 50 días.

El que no tenga miedo que levante la mano. Y el que no haya hablado con alguien de su entorno que también lo tenga que lo diga. ¿Tenemos el síndrome de la cabaña?

Está en boca de todos, ahora que después de 48 días hemos podido, al fin, salir a la calle simplemente a pasear, a notar el airecito primaveral en tu cara ahora embozada con una mascarilla para impedir el contagio.

Seguir leyendo…

Estrés

5 técnicas para controlar el estrés

Nadie está a salvo del estrés, pero sí podemos ayudarnos con unas pautas para mantenerlo controlado.

El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional y aparece como una reacción del organismo a una demanda. Cuando es excesivo, puede dañar nuestra . Por eso, os vamos a dar en este post unas técnicas para aprender a controlar el estrés. Son unos trucos sencillos que pueden evitar que tu estrés vaya a mayores.

Seguir leyendo…

Onicofagia 2

Onicofagia, el feo gesto de morderse o comerse las uñas

La onicofagia o hábito de morderse las afecta al 70% de la población en algún momento de su vida.

La onicofagia es un hábito compulsivo que se manifiesta en que la persona que lo sufre se come las uñas. Suele aparecer entre los 3 y los 5 años y en el 50% de los casos prevalece durante la edad adulta. Suele estar vinculada al nerviosismo, al estrés y es un problema bastante difícil de corregir aunque no es imposible.

Seguir leyendo…

El estrés descontrolado se asocia con trastornos sexuales, sobre todo en el caso de los hombres

spiderman

El teléfono sonando desde primera hora, las reuniones que se alargan, las preocupaciones o la falta de sueño pueden devenir con facilidad en una apatía sexual de lo menos saludable –que encima empeore una vida de calidad dudosilla

Algunos porque no tienen , otros porque tienen demasiado, ambos lados de la balanza unidos por un factor común: la ansiedad.

El perfil medio del esforzado trabajador con trastornos de índole sexual es un hombre entre 35 y 55 años, con un puesto de responsabilidad medio-alto y con hijos.

Seguir leyendo…

Mindfullness, meditar y relajarse para controlar el estrés emocional, laboral y vital

Mindfullness. ¿Qué es eso? Intentaré explicarlo sin liarte demasiado. El término mindfulness lo utilizó por primera vez la psicóloga E. Langer que escribió un libro titulado “Mindfulness” en 1989. En realidad es un invento anterior que procede del pensamiento budista que se conoce vulgarmente como ”. Actualmente se considera una terapia de apoyo a tratamientos psiquiátricos y psicológicos.
La terapia del Mindfulness (MF) consiste en mantener la atención centrada en lo que sucede en el presente, con respeto, aceptación, ternura y sin juzgar. ¡Ay! cuanto nos gusta juzgar. Clasificamos todo como bueno y malo de una manera un tanto infantil.
Para practicar mindfullness no necesitas adoptar una postura al estilo budista. Cuando aprendes a meditar puedes practicar en cualquier postura, en cualquier parte y en cualquier momento.
Con el Mindfulness calmamos la mente que se encuentra habitualmente dispersa y en zozobra por preocupaciones, ansiedades y prisas. Y sólo cuando la mente está calmada (a través de la concentración) es cuando podemos ver cómo son las cosas en realidad y es precisamente esta visión clara la que nos va a permitir comprender y transformar el sufrimiento sin salida.

Seguir leyendo…

Aprende a controlar el estrés y la ansiedad con el método Nascia

Mary Jane Ansell

¿Se te ocurre una época del año más estresante que las Navidades?, a mí no. Tienes que comprar regalos, romperte la cabeza para dar en el clavo y acertar, para gastar lo menos posible porque tu bolsillo vive en crisis desde hace tiempo, o para sobrevivir a los centros comerciales. Tienes que aprovechar también para quedar con todo el mundo, cenas, comidas…; por no hablar de las reuniones familiares, en las que la mayoría no hacemos más que currar como negros cocinando, preparando…, para luego, en una hora, comer como si el mundo se acabara en ese instante.

Siempre he pensado que unas Navidades lejos, en la otra punta del planeta deberían ser obligatorias por lo menos una vez cada 5 años, ¡salir volando y escapar! La Organización Mundial de la Salud clasifica el estrés como ‘epidemia mundial’ y en España, según datos de Instituto Nacional de Estadística el estrés afecta o ha afectado al 84% de los españoles, y el estrés laboral afecta a más de 60% de los trabajadores.

Por eso, en plena locura navideña me pareció muy interesante ir a conocer un nuevo método para tratar el estrés y la que ha aterrizado no hace mucho en España directo de Estados Unidos: el método Nascia. Allí fui dispuesta a encontrar un poco de tranquilidad en medio de la vorágine y allí me recibió Pablo Muñoz Gacto, quien dirige y coordina Nascia. Él fue el que me habló detenidamente de este método antes de probarlo y verlo con mis propios ojos.

'El grito', Eduard Munch

Para empezar, el centro Nascia no es una clínica al uso, es un espacio diáfano, funcionan con cita previa, no hay sala de espera, y el trato es muy personal. Nascia es un sistema que permite recuperar el control frente al estrés y la ansiedad, te proporciona las técnicas necesarias para poder reconducirlo uno mismo. Por el momento se está aplicando principalmente en el ámbito de la empresa, pero está indicado para todos aquellos que sufran estrés o ansiedad -va muy bien para tratar los problemas de la menopausia y pre-menstruales-, y a partir de enero empezará a aplicarse en niños con problemas de concentración.

Uno de los puntos fuertes de este método es la objetividad, se miden únicamente variables fisiológicas, parámetros de actividad fisiológica como la tensión muscular, respiración (número de respiraciones y amplitud respiratoria), temperatura periférica, pulso y conductancia de la piel (la sudoración). Se utilizan procesos absolutamente inocuos y no invasivos, simplemente te ponen unos medidores en los dedos, en la cabeza y una cinta alrededor de la cintura –como podéis ver en la foto conmigo como conejillo de indias-. Seguir leyendo…