¿Quién dijo miedo a la astenia primaveral?

… ay, ¡qué fatiguita!

¿Tienes la energía justa para pasar el día? ¿Te cuesta dormir, comer o mantener la motivación en cualquier parcela de tu vida? ¿Te entra ansiedad o dolor de cabeza sin saber por qué? Si has respondido afirmativamente a todas estas preguntas, quizá tengas astenia primaveral, un estado pasajero –afortunadamente- que se produce con los cambios de estación, de horario y de presión atmosférica.

Los expertos calculan que afecta aproximadamente a la mitad de la población. Dentro de este nutrido grupo, las mujeres tienden a ser más vulnerables. Como en los duelos, nos queda pasarlo y aplicar ciertos ‘paliativos’. Veamos unos cuantos.

Seguir leyendo…

Consejos para combatir la astenia primaveral

La astenia primaveral comparte síntomas con la depresión.

Afortunadamente, se trata de un estadio pasajero que se puede combatir desde varios frentes.

Ya lo dijo la sabiduría popular, que para estos asertos suele ser muy atinada. Una versión extendida del clásico y muy repetido refrán podría explicar que los alocados cambios estacionales propios de la primavera nos trastornan, conduciéndonos a cierto decaimiento físico y anímico compartido por un 85% de la población que puede durar dos o tres semanas.

Los síntomas son incómodos y se parecen mucho a los de una depresión. Duermes peor, te encuentras abatid@, sin ganas de nada, tu libido cae en picado, estás irascible… Un poema en alejandrinos, vamos, que puede llegar a confundirse con algo más grave que con una simple reacción ‘primitiva’ a los elementos climáticos. Qué le vamos a hacer: hay muchas cosas que no controlamos. Sin embargo, podemos aplicar algunas estrategias de cuidado personal que apoyen nuestro bienestar y nos hagan más leve eso de salir de la hibernación.

¿Por ejemplo?

Seguir leyendo…

Astenia primaveral, consejos para combatirla

cansancio

“Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar”, escribió un taciturno Gustavo Adolfo Bécquer en su popular oda a la astenia. ¿Cómo, que no era al proverbial cansancio primaveral? Pues como si lo fuera. Como si hubiera descrito nubarrones negros que sólo descargan sin misericordia encima de una. La astenia tiene mucho de eso, de bache en que parece que el ánimo se deprime para no querer salir hasta que el tiempo se estabilice, las gramíneas vuelvan a su ser y las hormonas, en fin, entiendan que estos vaivenes atávicos han de combinar con nuestras modernísimas vidas de ajetreo. En internet.

Total, que no queda otra que pasarlo poniendo lo mejor de nuestra parte. Lo que viene a suponer añadir una batería de vitaminas, minerales, micronutrientes, el ejercicio justo y necesario y el mucho más necesario descanso.

Un protocolo de emergencia, nunca mejor dicho, para emerger del agujero negro hecha una super nova.

Seguir leyendo…

¿Estás cansada? Pon un poco de triptófano a tu dieta de primavera

astenia

Llamamos primavera a ese breve tránsito que se extiende entre el frío polar y el calor más asfixiante, combinado, a veces en el mismo día, elocuentes muestras de ambas facetas estacionales. Un carrusel de sensaciones adversas que puede resultar agotador.

Ser la pelota en un partido de tenis tiene eso, que en cualquier momento te puedes llevar un revés que te deje fuera de juego. Cuando esto sucede, el decaimiento y la fatiga entran en escena. La astenia primaveral ha venido y sabemos muy bien cómo ha sido.

Animalitos como somos, algunos más que otros, no nos mantenemos ajenos a los cambios de horario, horas de sol o vaivenes climáticos. Todos estos factores pueden devenir en un estado de ánimo pocho y un de perros mojados.

Entre los elementos que modulan estos cambios se encuentra un origen claro: el descenso de los niveles de triptófano. ¿Cómo, criptonita? No, pero casi. El triptófano es precursor de la serotonina, el neurotransmisor implicado en el equilibrio bioquímico del cerebro y responsable de regular el estado de ánimo.

Seguir leyendo…

Antes y después de trabajar

beforeworkafterwork_uula

de trabajar el cuerpo pasa por un proceso de agotamiento físico y mental que te deja autenticamente despeluchado y al borde del ataque nervioso.

Hay trabajos que pueden causar estragos, pero lo que realmente causa más estragos es no tener . O sea, que encima no puedes ni debes quejarte. Tomátelo con Seltz, con Relaxul o simplemente con un poco de sentido del . Aunque la viñeta sea completamente cierta en muchas ocasiones hay que intentar mirar el lado positivo y vencer el estrés o la como te sea posible.

Take it easy! Relativiza, relativiza…

¿Cómo estás tú antes y después de trabajar? Cuéntame… Anda todo el mundo medio agobiado.

Astenia primaveral ¿cómo superar el cansancio y la fatiga?

800px-Sleepy_men

1 de cada 10 personas sufrirá , siendo las mujeres entre 35 y 60 años las más propensas a padecerla. un síndrome que se describe con falta de vitalidad generalizada.

Según la vocal de alimentación del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, Pilar León “una alimentación inadecuada puede potenciar esta patología y potenciar la fatiga ya existente”. Para ello recomienda el consumo de y declara que “es importante reforzar el sistema inmunológico con productos que nos ayuden a mejorarlo y conseguir así que el organismo esté mejor preparado para afrontar el cansancio y la fatiga”.

¿Tienes astenia  primaveral o neurastenia generalizada?

Seguir leyendo…