245186 P3H2GD 47

¿Es el desayuno la comida más importante del día?

El es la primera comida del día, pero ¿es la más importante? ¿Qué debemos desayunar?

La Fundación Española de acaba de publicar un estudio sobre el desayuno en España en donde se afirma que es la comida más importante del día y que “el desayuno habitual consiste en una bebida caliente (ya sea café o leche con chocolate) acompañada de galletas, cereales de desayuno, pan y/o fruta”. Desde hace un tiempo, los nuevos nutricionistas, un grupo de profesionales jóvenes que encara la forma en la que nos alimentamos de una manera diferente a como lo hemos hecho durante toda la vida, está poniendo patas arriba este concepto y para ellos el desayuno ya no es la principal ingesta del día, es una más.

Seguir leyendo…

Azúcar, un dulce muy amargo

Últimamente, las autoridades sanitarias están dando la voz de alarma con algunos alimentos. De un tiempo a esta parte, la bestia negra es el azúcar, un polvillo que nos endulza la vida pero que si seguimos consumiéndolo sin parar va a convertirse en amargo. En marzo de este año, la OMS (Organización Mundial de la Salud) nos advertía de que el no debe de aportar a nuestra dieta más del 10% de calorías diarias. Por ejemplo, para una dieta de unas 2.000 calorías, estaríamos en unos 50 gramos de azúcar, unas 12 cucharaditas. Eso no me lo tomo yo cada día, estarás pensado. ¿No? Sigue leyendo…

Seguir leyendo…

Adicción al azúcar, ese dulce polvo blanco

adiccion azucar

Como una droga: así actúa el azúcar en nuestro organismo. El consumo del dulce polvo blanco desencadena un aluvión de dopamina (una de las hormonas de la felicidad) en el cerebro, lo que apuntala el placer de comer alimentos azucarados y puede desembocar en una pauta adictiva clavada a la de las drogas que prohíbe la FDA (Food & Drug Administration, el organismo que dictamina estos asuntos en EE.UU.).

Atracón, retiro, ansiedad y vuelta a empezar con el ciclo, bien aderezado ‘con un poco de ’, como cantó una bienintencionada Mary Poppins sin saber que estaba creando monstruitos. Se estima que el estadounidense medio consume unas 22 cucharaditas de azúcar al día: un monto camuflado en los alimentos preparados que supone 350 kilocalorías extra. ¡Al día! Prácticamente el doble de las 12 cucharaditas que recomienda la OMS. Empalogoso es poco.

Más próximo a nuestra realidad española está el británico medio, quien puede consumir la friolera de 34 ‘poquitos’ de azúcar, refinadísima ella, pero abocada a formar parte del adipocito más resistente. ¿Un preventivo? Ir a la compra sin hambre y llevarse las gafas de leer para elegir alimentos sin azúcar añadido. Como en otras adicciones ya manifiestas, abandonar ‘el vicio’ cuesta sudor, sangre y lágrimas.

Seguir leyendo…

Los 10 alimentos con más azúcar añadido

Cuando hablamos de azúcar y de sus nefastos efectos en la dieta, los pasteles, galletas y caramelos son los primeros ‘culpables’ a los que señalar con dedo acusador.
Pero los auténticos saboteadores de la alimentación saludable, son los añadidos furtivos en alimentos poco sospechosos a priori. Un día entero a base de camuflada puede resultar problemático, sobre todo en diabétic@s. Descubre qué alimentos contienen sibilinas dosis de y huye de ese adictivo polvo blanco.

Seguir leyendo…

La Navidad y tus dientes: consejos para protegerlos de los excesos

coca cola christmas

La Navidad es otra de esas tantas cuestiones bipolares, se ama o se odia. El debate –el debate aburre, no hay mucho más- se reabre cada año y cada año asistimos a la lírica de defensores y detractores raja que te raja sobre: el consumismo desmedido,  la familia, a favor o en contra, lo maravilloso de reunirnos en fechas tan señaladas, la conveniencia de celebrar o no los Reyes, o si gusta mucho o poco la decoración de la ciudad. Un blablablá eterno.

Yo creo que a estas alturas de vida, cada uno tiene ya muy claro cómo enfocar el trance navideño. ¿Cómo te lo montas ?

Yo intento disfrutarlo a tope, ¡que es una fiesta! Hay que celebrarlo todo, incluso el Año Nuevo Chino o Acción de Gracias, por qué no. Alegría. Y más este año, que me da a mí que vamos a tener unas navidades más bien low cost que derrochonas.

Uno de los miedos más extendidos es el del consabido engorde. Esas mesas bien vestidas y repletas de comida opulenta, en nuestro primer mundo significan lorcita y entusiasta puesta a punto en el gym en enero –para dejarlo en febrero, otra de esas maravillas tópicas a las que nos entregamos-

Tenemos muy en cuenta nuestro michelín y leemos de pe a pa los clásicos consejos nutricionales de temporada, pero, ¿a que no tenemos en cuenta los dientecitos que nos permiten despedazar el pavo? Pues no, son los olvidados de la fiesta, y sin embargo son los primeros en sufrir la sobredosis de azúcares simplones y de alcohol.

Este año innovamos un poco con los temas de temporada. Apunta estos consejos preventivos para que tus dientes sobrevivan, un año más, a la dulce Navidad.

Seguir leyendo…

La paradoja australiana: menos refrescos con azúcar, pero más obesidad; con todos los riesgos que provoca para la salud

En nuestras Antípodas, en Australia, se ha demostrado que a menor ingesta de bebidas azucaradas, en lugar de disminuir la como sería lógico, sucede todo lo contrario. Pero no es que en Australia todo vaya al revés, esta paradoja también se ha demostrado válida en otros lugares del planeta que se han sometido al mismo estudio como Estados Unidos y Reino Unido, donde el consumo per cápita de sacarosa refinada disminuyó el 10% y 20% respectivamente, entre 1980 y 2003. En Australia, el descenso de fue el más grande con un porcentaje del 23%, sin embargo la obesidad se triplicó.

Alan W. Barclay y Jennie Brand-Miller, autores de un nuevo estudio señalan que el presente análisis indica la existencia de una Paradoja Australiana, que demuestra una relación inversamente proporcional entre el consumo de azúcar y el aumento de la obesidad.

Del mismo modo que la paradoja francesa demostró que el consumo de vino tinto disminuía el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Ahora la paradoja australiana avalada por estudios científicos y nutricionales desarrollados por la Universidad de Sidney, concluye que a pesar del bajo consumo de bebidas azucaradas, sigue aumentando la obesidad entre su población, que incluso se ha triplicado.

Seguir leyendo…