Barba, 4 gestos cosméticos para cuidarla

La barba es al rostro masculino lo que el maquillaje al femenino: matiza, sublima, embellece e imprime rollete a su portador. Cada día asisto al acicalamiento barbil de Towando y observo varias cosas en esa relación secreta e íntima. A saber:

1) La es de ambiciones originales, tiene vocación de funambulista. Se mantiene en un delicado equilibrio entre estar demasiado arreglada o demasiado desastrada. Cualquiera de las dos situaciones es nefasta para la estética masculina.

2) El uso de serums es esencial para evitar que quede fosca. El estado ideal del vello facial es nutrido sin exceso de grasa, un algo agradable a la vista (y al tacto).

3) Detrás de una gran barba siempre hay una gran piel. Y, aunque ésta permanezca oculta, hay que cuidarla exactamente igual que la del resto del rostro para que no salgan descamaciones ni se irrite.

¡Ay, un hombre y su barba! Un niño y su camión de juguete nuevo, una simpática ardillita reticulada con su avellana… Las relaciones de pasión hay que mimarlas y protegerlas, así que mésate esos pelos locos y ficha la selección de productos que te proponemos para conseguir una barba de toma pan y moja.

Seguir leyendo…

Bearbero, barba poblada sin complejos

Algunos estudiosos de la –que los hay, y escriben tratados– sostienen que tal aditamento es contundente muestra de virilidad y poder desde los tiempos del primer hombre, el señor don Adán. El hombre de los dosmiles no tiene nada que ver con el primitivo en muchos aspectos, ehem, qué duda cabe. Pero aun así hay cosas que se mantienen imperturbables, eternamente ligadas a la historia del cuidado personal del hombre. Aun teniendo en cuenta las salvedades culturales e históricas, en torno a la barba se cierne el consenso: es símbolo de una masculinidad mayúscula y sin concesiones y, a la postre, de estatus. Si tienes una, cuídala, colega, es una importante extensión de ti mismo. Te sugerimos un sitio fetén, Bearbero, donde sabrán qué rollo dar al fruto de tu rostro.

Seguir leyendo…

The Gentleman Floris, afeitado en tres pasos

¿Cuánto hace que no ves un Gentleman? ¿Desde esta misma mañana en el desayuno, desde que los dinosaurios se extinguieron? Lo tengas cerca o en algún brumoso espectro del imaginario cultural, lo cierto es que hubo un tiempo para el caballero. Y la firma The Gentleman Floris sabe mucho de aquestos.

Todo empezó hace unos cuantos siglos en el Picadilly londinense, generosamente salpicado de sastrerías, zapaterías, bodegas de cigarros, barberías, y todo aquello con lo que un gentilhombre gusta de aderezar su aspecto. Las fragancias nunca fueron una veleidad, sino un accesorio más para construir el personaje. Es ahí donde The Gentleman Floris ha mostrado su excelencia durante estos años. Hoy, añade a sus caldos perfumados una línea de tratamiento facial en tres pasos.

Seguir leyendo…

5 tips para cuidar la barba

beard5

Cuando volvieron a la palestra, podía parecer una moda pasajera, pero el tiempo está demostrando que si las barbas regresaron desde los años 70 era para quedarse una buena temporada. Los barbudos llenan las calles: ese vello facial, máso menos perfilado, más o menos frondoso, forma parte del estilo de muchos hombres y es más que una opción de moda. Pero, ¿cómo se cuida una ? Os traemos los cinco pasos básicos para una barba espléndida.

Seguir leyendo…