El desodorante de Salma Hayek

La verdad es que tengo ni la menor idea del que utiliza Salma Hayek, ni tengo intención de preguntárselo nunca jamás de los jamases. Menuda ordinariez. Además, una vez que contactas con Salma, no sería un poco tremendo preguntarle: ¿Qué desodorante usas Salma?

Su respuesta sería: ¿Por qué, huelo mal?

¡Oooooooh, cielos!. No, bueno, sólo era para saberlo y comunicarlo a los lectores por si les interesa, qué parece ser que va a ser que sí porque los estudios de no se equivocan. Y todo esto me está empezando a preocupar porque me veo trabajando en el Tomate dentro de poco, para decir donde se han infiltrado Botox las y con qué cirujano. Lo sé, el público quiere carnaza pero no pienso pasar por ahí.

Seguir leyendo…

La que no es guapa es porque no quiere

Muchas guapas, ricas y no están tan espectaculares con la cara lavada y sin maquillar. Lógico, también son criaturas de carne y hueso como el resto.

Absolutamente todas y todos tenemos un antes y un después. Lo que pasa que algunos tienen un equipo de , peluqueros y estilistas que consiguen dar con nuestra mejor . Aunque tampoco se trata de sacarse tanto partido que nos pasemos 20 pueblos y vayamos algo más que interpretadas.

Incluso intervenidas medicamente, hay que reconocer que las inyecciones de Botox y la estética también ayudan lo suyo. Y es que hay veces que un poco de por increíble que parezca no llega a resolver.


¿Cuál es tu lado bueno para la foto? No hay duda que todos tenemos un lado bueno y otro no tanto. Saber sacar nuestra propia belleza al exterior requiere lo primero un poco de inteligencia y ciertos conocimientos de cosmético. Todo ello aderezado con un poco de arte con los pinceles y el cepillo y el secador. Otro poco de técnica, inspiración, conocimientos de visagismo, saber comer, saber beber, descansar ocho horas y hacer ejercicio un mínimo de 2 horas a la semana.

La belleza la construimos todos cada día. Todos somos bellezones, lo dice Fátima desde su pasional cosmético donde los haya.

Gracias bellezón.

Vía: bellezones