Gazpacho

Comer sano, por poco dinero

Bayas de acai o de goji, alga Klamath, té matcha, raíz de maca, baobab, jengibre, col kale, semillas de chía ¿Están estos productos en tu cesta de la compra? Son los nuevos súper alimentos que nos están enloqueciendo porque se les supone unos valores nutricionales superiores a lo que comemos habitualmente. Pongamos cada cosa en su lugar y aprendamos a comer sano por menos dinero.

Seguir leyendo…

Ana María Lajusticia, clase magistral sobre nutrición

Hay muy pocas fotos de Ana María Lajusticia, he tenido que coger una no muy reciente

Ana María Lajustica es una autoridad en dietética y nutrición. Química de formación, su recomendación general es seguir una dieta variada pero con un aporte extra de magnesio y colágeno. Escucharla es asistir a una verdadera clase magistral de lo que supone una auténtica alimentación equilibrada. Ella es su mejor carta de presentación, cerca de los 90 años, mantiene una cabeza, una salud y una piel envidiables.

En mi casa nunca ha faltado el magnesio. En la cocina, en el “rinconcito” de las cosas importantes, junto a la lista de la compra, mi madre siempre tenía y sigue teniendo, su bote de magnesio. La culpable de su convencimiento absoluto de las virtudes de este mineral no es otra que Ana María Lajusticia.

Seguro que para much@s de vosotr@s es una vieja conocida, pero después de ver una entrevista suya reciente en TVE, (en el enlace podéis ver el fantástico aspecto que tiene con 88 años, lamentablemente, he tenido que coger una foto suya antigua porque no hay suyas recientes) creo que merece dedicarle un post -y se quedará corto- a esta sabia mujer. Más nos valdría dejar de hacer caso a gurús de la dietética como el señor Dukan y tener más en cuenta la sabiduría femenina patria. Seguir leyendo…

Uñas: cuidado y protección

Visual-unas

Las carencias nutricionales, los pequeños golpes reiterados, la radiación UV y el contacto frecuente con el agua son las causas habituales del deterioro y debilitamiento de las uñas. Agresiones físicas y químicas que aumentan potencialmente su fragilidad natural dando lugar a unas uñas estriadas, blandas y quebradizas que tienden por lo general a romperse.

Al igual que la piel, hay que hidratarlas de forma constante; como el cabello, hay que cortarlas y darles la forma que mejor se adapte a nuestro estilo, así como el color que mejor les vaya en cada momento. Pero las coloraciones capilares como las de uñas pierden su tonalidad inicial ante los rayos solares a los que se someten días tras día, sobre todo en verano.

Seguir leyendo…