Comer sano en Navidad es posible

cena

Se acerca la y además de buenos deseos estas son fechas en las que también se come y se bebe mucho, tanto que una persona puede engordar una media de 3-4 kilos en tan solo dos semanas. Una cifra que da miedo, pero pensadlo bien: aperitivos, primeros y segundos platos copiosos, turrones, polvorones, tartas… y todo ello regado con unas cuantas copas de champagne. En fin, que parece un milagro no engordar. Por eso, y para que vayas haciéndote a la idea vamos a pensar en positivo y en clave sana, para que estas fiestas no cojas kilos de más.
Seguir leyendo…

Entrevista y encuentros con Daria Werbowy

DARIA WERBOWY

Fecha de nacimiento: 19 Noviembre del 1982.

Filias – Me apasiona el deporte de la vela, el snowboard y por supuesto, cualquier tipo de arte.
Fobias – Tengo vértigo y miedo a las serpientes.
Hábitos – Morderme las uñas, pero sólo la cutícula. Soy muy supersticiosa.
Supersticiones – A los gatos negros. No me siento nunca en la esquina de una mesa porque si no nunca te casarás. No pasar por encima de una persona tumbada. Si el semáforo está en ámbar y va a pasar a rojo rasca el techo del .
¿Cree en la suerte o más en el ? – Todavía lo estoy pensando. Creo que he sido muy afortunada, pero al mismo tiempo me doy cuenta que he trabajado duro por conseguirlo. La buena suerte existe.
Un truco de Mi abuela me enseñó un truco de belleza que consistía en lavarse la cara con un algodón remojado en zumo de limón. Después te aclaras con fría un par de veces. Lo hago una vez cada dos semanas, también se le puede poner azúcar al limón y masajear la cara para exfoliar la .

Un buen plan para una cita – Depende de la persona. Aunque lo ideal, sería sentarse con una persona y hablar con ella. No importa el lugar, pero tener la oportunidad simplemente de poder charlar con alguien.

Dicen de  ella que añade un estilo reinterpretativo a todo lo que hace. Lo más importante y lo más complicado para una modelo es fundirse en la imagen de cada campaña y salir a la pasarela, creyéndose hasta los huesos cada colección, y después venderla entre los asistentes. Claro está que primero hacen falta medidas, y Daria Werbowy, también las tiene: 86-61-86, y muy bien distribuidas a lo largo de sus 181 centímetros de altura. Hay que tener un buen cuerpo, una buena cara, mejor piel y una melena estupenda.

Sin olvidar,  una cabeza en su sitio y bien despejada, para soportar el agitado ritmo de vida que se le impone a cada nueva top del momento: viajes, fiestas, cenas y un largo y a veces, complicado etcétera.

Ojos transparentes, piernas interminables, poca cadera y una elegancia felina que cautiva en las más cotizadas sesiones de estudio tanto como en el feroz directo de la pasarela.

La chica es guapa y tiene cuerpazo, o mejor dicho, cuerpecito grácil y larguirucho. Es casi etérea. Lo más grande son sus ojos, enmarcados por una cara triangular de dulce minino o pantera peligrosa, según exijan las colecciones de temporada o la campaña de bolsos, relojes, coches o cosméticos que solicite su imagen.

Ella se transforma cual camaleón, y le encanta jugar a la transformación, y a interpretar. “Me encantaría dedicarme al cine, me apasiona el arte de interpretar”.

Seguir leyendo…