No Poo, cómo lavarse el pelo sin champú ni acondicionador

no-poo-sin-champu

No Poo, “sin ” es un movimiento que promueve la limpieza del cabello sin champú ni acondicionador. Los seguidores de esta corriente aseguran que el pelo queda brillante, está más fuerte y crece más rápido. Defienden la teoría de que los químicos de los productos capilares inhiben los sistemas naturales del cuerpo para mantener el pelo limpio y sano, obstruyen los folículos pilosos y debilitan el cabello.

El término juega con la traducción pura y dura del inglés “no shampoo” y con el término infantil “poo” que quiere decir “caca” -con perdón-. Así que para este movimiento champú = caca. Por eso queda relegado y en su lugar se utilizan productos naturales como el bicarbonato y vinagre de sidra, aceite de coco o de oliva como acondicionadores. Eso sí, hay que ponerle paciencia al asunto y un poco de reclusión casera porque en el periodo de adaptación capilar parece que los pelos no están para que los miren mucho. Seguir leyendo…

Champú sin sulfatos, o champú sin sal, un lavado suave y un paso más en el cuidado del cabello seco o dañado

Cuadro de Rafael Silveira de una mujer con cosas en la cabeza

Rafael Silveira

Seguramente has oído hablar del sin sal o sin sulfatos, si te has sometido a un tratamiento de queratina como yo, te habrán dicho que para que el tratamiento dure más, tienes que lavarte el pelo con un champú sin sal, y tú a lo mejor te has quedado a cuadros pensando en qué tiene que ver ese término gastronómico con tu cabeza. Están muy de moda en América, pero aquí en España, a pesar de que ya hay algunas marcas que han lanzado champús sin sulfatos, parece que las firmas no perciben que exista una necesidad y es misión imposible encontrarlos en los grandes supermercados entre las marcas de gran consumo.

Estos sulfatos son detergentes que se añaden a los champús, son los ingredientes responsables de que el champú arrastre la suciedad y haga espuma. Actúan como tensoactivos iónicos, es decir, atrapan la suciedad y se la llevan con el lavado. No son perjudiciales para la salud pero sí pueden resultar irritantes en personas con el cuero cabelludo sensible, se llevan más fácilmente la coloración del cabello y pueden secar aún más el pelo seco. Además de limpiar las impurezas del cabello, los sulfatos también se llevan los aceites naturales del pelo, además van quitándole la queratina. Los sulfatos también están presentes en los geles de baño y hasta en los jabones íntimos. Seguir leyendo…