Logomanía, bolsos de lujo y maquillajes de Givenchy a Chanel

Tras tres años de anuncios gratuitos de las casas de alta costura  a través de carísimos, parece que ahora prefieren mostrar un detalle mínimo de marca a suntuosos logos de firma. La mayoría de las mujeres ya han adquirido su bolso real o imitación con la simbología de Yves Saint Laurent, Carolina Herrera, o en la propia tienda o en el circuito top manta, Chinatown, Turquía, China o el mercadillo de su pueblo. ¿De verdad hay tanta diferencia entre la copia y el original?

Las imitaciones han llegado ha perfeccionarse tanto que seguro que ni los propios diseñadores las diferencian ya. Pero la logomanía no ha desaparecido de momento. Ahora, los sellos de alta costura dejan de ser un complemento de distinción en los bolsos para aparecer en las paletas de los maquilladores.

La tendencia cambia para los complementos. Sin término medio maxi bolsos para el día y mini bags para la noche en tonos metalizados como el bronce o el plateado pero sin marcas distintivas. Toques de luz que dan aspecto refinado a la mujer bronceada mediante un pincel que deja la huella de la firma. Porque al fin y al cabo, la moda y el maquillaje no van desencaminados ni separados. Se unen creando una tendencia para crear un icono corporativo.

Givenchy pone en escena su mítico logo en tres dimensiones en su colección de verano 2007. El color de las vacaciones se obtiene mediante destellos rosas y tonos albaricoques en la tez morena a través de sus polvos con las cuatro G. Logo Sunkissed Powder (45 euros) parece un cuadro comparable a las lentejuelas de belleza de Chanel, que por cierto, aunque no nos lo digan de forma explícita no son más que pequeños distintivos de la firma para un maquillaje bajo el sobrenombre de LUMIÉRE DÁRTIFIES (49,00 euros).  Ambos son una edición limitada, ¿por qué será? a lo mejor no quieren hacer el mismo papel que con los bolsos en las páginas de Internet llenas de imitaciones. Aunque a veces es inevitable, o sino mira lo que pasa con los perfumes. Menos mal, que de momento no conozco copias baratas de maquillajes. ¿Existen? ¿los habéis probado?

Chanel Rouge Allure, ¿el color del porno – glamour?

Viendo la polémica campaña de Le Rouge de (Bettina Rheims), una se pregunta si vamos a empezar a ver hombres con una barra de carmín en el bolsillo, como esos que llevan un mechero por si acaso se topan con una rubia fumadora buscando conversación y lo que surja… Yo al menos me lo pregunto, viendo a la exuberante Julie Ordon semidesnuda (por no decir desnuda del todo) rebozándose sobre unas sábanas de raso en plan Lolita y preguntándole al Humbert Humbert de turno “Qué parte de mi cuerpo te gusta más”. Y me surgen estas dudas porque hasta ahora siempre había considerado a la “Femme Chanel” como una mujer sofisticada, con alto poder adquisitivo y la seguridad en una misma que solo puede dar la madurez bien llevada. Sin embargo la marca nos presenta en esta campaña a una rubia lánguida, que apenas acaba de superar la adolescencia cuya mayor preocupación es saber cuál de las turgencias que la envuelven resulta más apetecible.

Seguir leyendo…

Nuevos Perfumes Vintage (Dior y Chanel)

Grandes perfumes de ayer y hoy. De ayer más que de hoy, realmente. La perfumería francesa abre su despensa para revisar lo mejor de su historia olfativa. Esta fiebre por mirar al pasado la tienen las firmas de perfume tanto como los diseñadores de moda. Buscan referencias mirando atrás. Al rescate de un pasado glorioso sobre el que se construye un prometedor futuro.

Llegan los perfumes . La perfumería actual está llena de ejemplos de reediciones de grandes clásicos que es algo así como cuando un cantante no tiene canciones y se dedica a vivir de los recopilatorios de grandes éxitos. Por eso, los escaparates están llenos de perfumes clásicos renovados para la primavera, el verano y por supuesto tmbién para el Día del Madre. En esta ocasión el lavado de cara del perfume de J´adore se pinta en una maravillosa campaña “maman je t´aime”, que ilustra el amor del hijo a la madre, mediante un magnífica ilustración de la pintora Marina Anaya.

Seguir leyendo…