De la lista negra a la blanca, siete alimentos “prohibidos” saludables para ti

blacklist_image

De la recomendación papal a la demonización y de nuevo a la lista blanca, con renovados galones dealimento esencial’. Ésa es la carrera moral de unos cuantos alimentos saludables que despreció la medicina para volver a sacarlos del ostracismo. Todo esto nos importará poco de aquí a escasos años, cuando logremos colonizar otro planeta y sobrevivamos de nuestras píldoras de aminoácidos, vitaminas y minerales. Entre tanto, tenemos que confiar una mijita en el consenso médico, otra en el instinto, y otra en el sentido común –esa entelequia-.

¿Desterraste de tu vida –oh, cómo te arrepientes- las palomitas y el chocolate y ahora te estás redimiendo zampándolos a dos carrillos? La clave, sea el comestible muy sano o menos, es siempre la moderación. Aunque una se sienta más tranqui si el choco y otros tantos alimentos apetecibles se integran en la honrosa categoría de lo benéfico. Para quedarse hasta que cambie el viento. ¡Si lo hace!

Seguir leyendo…

Dulce Navidad, con cosmética golosa, también en el precio

cosmetica-dulce-navidad

La Navidad es sinónimo de sobredosis de azúcar, pero no sólo puedes endulzarte por el estómago, también puedes hacerlo a través de tu piel con cosmética muy muy golosa. Chocolate, fresa, violeta, miel o glaseados como ingredientes estrella en la mesa y en tu neceser.

¿Por qué se habla de ‘dulce Navidad‘, porque son fechas especiales o por la cantidad de cosas azucaradas que puede llegar a echar uno al cuerpo? Qué queréis que os diga, de perdidos al río y a riesgo de acabar con las venas garrapiñadas ¡date el gustazo de comer todas las cosas dulces que te pida el cuerpo! Siempre que tu salud lo permita, claro. Seguir leyendo…

Perfumes con historia: Shalimar de Guerlain y Aromatics Elixir de Clinique

La historia del perfume es casi tan antigua como la historia de la humanidad, desde tiempos remotos el hecho de perfumarse forma parte del acto de embellecerse. Las civilizaciones más antiguas ya utilizaban el perfume obtenido por medio del humo del incienso, la mirra, resinas y maderas con olores agradables, para ofrecerlas a sus dioses. Existen escritos de las civilizaciones de Mesopotamia en los que se han encontrado muchas recetas para la elaboración de ungüentos y perfumes. En el antiguo Egipto, se desarrolló una de las industrias cosméticas y perfumistas más importantes de la antigüedad. Griegos, fenicios, romanos…

En el Renacimiento, Venecia y Florencia fueron las capitales de los perfumes, se recuperaron las fórmulas de las antiguas composiciones. Pero los orígenes de nuestra perfumería hay que buscarlo en Francia, donde se instalaron pequeños laboratorios de perfumistas que elaboraban y vendía preparados aromáticos para su clientela, perfumes a medida, por supuesto gente noble y adinerada aunque poco a poco su consumo se va extendiendo. Unos perfumes que, por cierto, tapaban o disimulaban –no sabemos si con éxito- la falta de higiene reinante en la época.

En los felices años 20 del siglo XX, la perfumería pasa de la fabricación artesanal a la era industrial. Los perfumes adquieren marca propia y se presentan en un frasco-joya. Después llegaron perfumes que han marcado un hito histórico, como Chanel Nº 5, Arpège obra de la casa Lanvin, Miss Dior… Muchos de ellos han sobrevivido al paso de los años y han acompañado a muchas mujeres y hombres durante toda su vida y otros se renuevan, revisan su aroma, su vestido… Entre las novedades de perfumes históricos que renuenvan su imagen están: Shalimar de Guerlain y Aromatics Elixir de Clinique. Seguir leyendo…

¡Viva el chocolate! Delaviuda presenta sus nuevos bombones en Mi Calle de Nueva York

virutas-de-chocolate

Nunca olvidaré la cara que puso mi hijo, entonces de dos años, cuando le di a probar su primer bombón. Se le abrieron los ojazos, en los que vi fuegos artificiales, se le iluminó la piel, se le rellenaron –aún más- los moflis, las comisuras de sus labios rebosaron néctar y ambrosía… Su aún inexperimentado cerebro debía estar mandando desaforadas ondas de placer a todo su cuerpo, algo como “Dios mío, esto no es puré de zanahoria, patata y pollo”. Pocas cosas hay más satisfactorias que llenarse la boca de chocolate y expandirlo hasta el último rincón, dejar que se derrita en la lengua, saborear los distintos matices del sabor y aprehender la deliciosa grasa del cacao –y sus múltiples propiedades, que ya sabéis, una oncita de chocolate negro tiene probados beneficios y las autoridades sanitarias nos animan a tomarla…-

He conocido gente a la que no le gusta el chocolate. Son raros, llevan vidas sospechosas, pero existen. Están entre nosotros. Podría ser cualquiera de tus amigos. Podrías ser, incluso, tú. Te compadezco si es el caso y ruego por la salvación de tu alma impía. ¡Aaaah!

“Con cariño y un poco de chocolate”, como decía el novio bienpensante del anuncio de tampones aquel que tanta rabia nos daba en pleno furor menstrual, se llega a todas partes, y además de muy buen humor.

Como el buen rollo que se respiraba ayer en Mi Calle de Nueva York con motivo de la presentación de la nueva colección de bombones de Delaviuda, señera marca de dulces navideños que cada año pone el broche a nuestras fiestas o a  nuestros momentos de disfrute en cualquier época del año.

Imagen de los nuevos bombones Choc & Fruit, mezcla de fruta y chocolate. Cortesía de Delaviuda.

Bombones Choc & Fruit, mezcla de fruta y chocolate. Cortesía de Delaviuda.

Seguir leyendo…

Chocolate con beneficios y sin prejuicios

chocolate2

No comas chocolate que te salen granos, se te pican los dientes, engordas… son los típicos tópicos que nuestras queridas madres y la sociedad, en general, nos han inculcado durante años. Sylvie Chartron, responsable de nutrición y salud para Mars Europa, ha puesto fin a estos falsos mitos en las jornadas sobre ‘Las nuevas tendencias en nutrición. Chocolate y alimentación’, celebradas el pasado miércoles 22 de octubre y organizadas por ANIS (Asociación Nacional de Informadores de la Salud).

Seguir leyendo…

Cosmética erótica

la_maleta_25004

El verano como la primavera son las estaciones donde más sensualidad y sexualidad desbordamos. Nuestra ropa se acorta mostrando más de lo que esconde, sin contar cuando vamos a la playa donde ya no hay nada que esconder. Y es que el sexo está en el aire más que de costumbre y nuestras hormonas se encuentran en un estado de delirio y frenesí más o menos incontrolable.

Nos dan ganas de probarlo todo, estamos fuera de sí y el calor tampoco nos ayuda a tomar el control de la situación. Esta noche tengo una cita, quiero estar perfecta y dejar una huella imborrable en ese extraño y desconocido amor de verano.

cosmética erótica playa

Abro mi maleta roja, de la cual nunca me separo, y comienza el ritual para volverlo loco con tan sólo mirarlo. Compruebo que no falta nada, que todo lo que necesito está dentro.

Seguir leyendo…