ginecomastia. dr. moreno

Ginecomastia o ¿por qué les crecen las mamas a los hombres?

La ginecomastia puede afectar entre el 10 y el 15% de la población masculina.

¿Sabes lo que es la ginecomastia? Seguro que lo has adivinado viendo la foto que acompaña este texto. Efectivamente, se trata de que la mama del varón tiene una forma similar a la mama de la mujer. Técnicamente es el desarrollo de la glándula mamaria en el hombre, aunque lo que más impacta es la forma femenina de un pecho en el hombre y que éste lleva muy mal esa imagen corporal y más si es un adolescente. ¿Es un problema complicado? ¿Tiene solución?

Seguir leyendo…

Shutterstock 419225104

Varices fuera con el Sistema de Microespuma Avanzado

Dolor, pesadez en las piernas… tienes varices. ¡Horror. Si nunca las habías tenido! Suele ocurrir que con la edad aparezcan porque las son venas que sufren un proceso de degeneración por el cual su pared va perdiendo calidad y haciéndose más fina. Esto lleva a su dilatación progresiva y, por consiguiente, a la imposibilidad por parte de la vena de realizar su trabajo de retorno venoso. Este proceso es irreversible. Las varices están asociadas a una insuficiencia circulatoria con un claro origen genético, pero el estilo de vida actual también repercute mucho en su aparición.

Seguir leyendo…

Umbilicoplastia, el ombligo a la carta

ombligo-alverga-tipos-bacterias_iecima20121112_0051_7

Para corregir diversos defectos estéticos como la forma, el tamaño, la altura e incluso la localización, surge la umbilicoplastia o la que te permite elegir ombligo a la carta.

¿Te miras mucho el ombligo? ¿Qué relación mantienes con él, de afectuoso aprecio o de soslayado reproche? ¿Detectas sus ansias de protagonismo, como de muñeco que salta de la caja o por el contrario se esconde entre tu abdomen como un niño pillado en falta? A ver, ese ombligo solipsista (¡pleonasmooooo!), salga del rincón.

El ombligo es el epicentro de nuestro cuerpo, la capital de la anatomía y una de las zonas más mutantes. Los organismos vivos tienen eso, que cambian con el paso del tiempo, los embarazos o las experiencias.

También es la huella física del cordón que un día nos unió a nuestras mamases. Hay quien no se desprende de este hilo invisible; los reconocerás porque nunca alcanzarás la maestría en los canelones como ELLA, ni sabrás combatir adecuadamente un resfriado común.

Mummy issues aparte, la siempre tiene soluciones para problemas grandes, pequeños, inventados o ‘reales’ (lo sé, lo sé, dejemos también a Lacan fuera de esto).

¿Y cuál es la forma ideal?, te preguntarás dibujando ensoñadoras formas con un dedo en el aire. ¿Cómo será el codiciado Ombligo del Mundo?…

Seguir leyendo…

Corrección de los surcos del sujetador con injertos de grasa

surco

Cada problema tiene su solución. Si no, no es un problema.

Un sujetador con un tirante demasiado estrecho para una mama demasiado grande, puede ocasionar, con los años, un surco en el trapecio ciertamente antiestético. Se debe a que se ha producido una atrofia de los tejidos, concretamente de la grasa subcutánea. El resultado es una oquedad visible y palpable, que presentan algunas mujeres que no han disfrutado de sujetadores bien diseñados para el tamaño de sus pechos.

Para corregir esta atrofia y devolver el aspecto que se tenía, el doctor Víctor García, Presidente de la Sociedad Española de Medicina y Cosmética y Director de Centre Mèdic Europa en Barcelona, realiza un trasplante con tejido adiposo autólogo –de la propia paciente-, normalmente del abdomen o de las cartucheras.

Seguir leyendo…

Llega a España la malla lingual como alternativa al balón gástrico

La obesidad es una de las pandemias de la población –de la que tiene mantequilla en la tostada, se entiende, y no pan seco y chamuscado-.

El paliativo pasa por el que conocemos todos cuando queremos adelgazar: comer saludablemente e ingerir menos calorías de las que se gastan –se recomienda crear un déficit de unas 500 kcal a la semana- y hacer ejercicio. Si esto no funciona, tenemos un problema y podemos recurrir a la medicina.

La pone a nuestra disposición una técnica bastante drástica: el by-pass gástrico (que rima y todo)

Esto consiste muy básicamente en “grapar” el estómago, de nuevo tamaño artificialmente reducido y por tanto incapaz de contener demasiados alimentos. Tan incapaz y pequeño que, de hecho, si te pasas lo normal es que te descubras vomitando –esto lo he visto un montón de veces junto a un amigo que llevaba balón gástrico

Recientemente ha llegado una técnica que consigue lo mismo eliminando los peores  inconvenientes del balón gástrico: la malla lingual.

Seguir leyendo…