Tres Planes Para Celebrar Un San Valentín Gastro

Tres planes para celebrar un San Valentín gastro

¿En tu relación no sois de flores, perfumes ni joyas y se os conquista por el estómago? Quizá es momento de que os planteéis celebrar un San Valentín en clave gastro. Te traemos algunas de las mejores ideas de planes foodie para disfrutar el día del amor (sin ser cursi).

Muchas parejas comen o cenan fuera en el Día de los Enamorados. Nuestra propuesta pasa porque convirtáis esos momentos frente a la mesa en el verdadero regalo. Y así podréis disfrutar de un San Valentín gastro con estas ideas que enamorarán a cualquiera.

Un entorno idílico que no olvidaréis. Experiencias gourmet de primera línea. Platos elaborados por restaurantes con Estrellas Michelín. Con ingredientes deliciosos y evocadores. La buena comida es un auténtico regalo y un placer para los sentidos. ¿Qué mejor día para disfrutarla con tu pareja? Toma nota de nuestras tres propuestas. Seguir leyendo…

Comida Niño

Obligar a comer a los niños podría causar problemas alimentarios

No es ninguna broma, pero obligar a comer a tu hijo si no tiene hambre o no le apetece es una de las causas de que en la adolescencia pueda padecer un problema de alimentación.

“Este niño no me come nada”. ¿Has oído o has dicho alguna vez esta frase? Tras ella existe la insatisfacción de los padres que creen que los más pequeños tienen que comer lo que ellos dicen porque opinan que es lo mejor. Y si obligas a comer a tu hijo puedes estar dando pie a un problema de alimentación a largo plazo.

Obligar a comer a tu hijo no es una buena idea. Cada niño es diferente al de al lado, a su hermano, a su amigo o a su primo. Hay niños que se comen un caballo y otros son pajaritos. Yo, que fui pajarito durante décadas, sé la mala idea que es que te comparen con lo bien que comen tus primos (por ejemplo). La alimentación no es una ciencia exacta y cada persona necesita una cantidad y no es la misma para todos. La mayoría de los niños come, aunque no sea la cantidad que los padres desearían. Lo normal es que los niños pasen por etapas: los bebés comen cada tres horas porque es la etapa de crecimiento más importante de su vida. En ese año llegan a crecer 25 centímetros y habrán triplicado su peso.

Después del año de vida, el niño come menos

obligar a comer

Imagen: Avitalchn. Pixabay

Durante esta etapa es cuando los padres empiezan a ponerse nerviosos y obligan a comer al niño. ¡Error! Un niño come lo que necesita y forzarlo es perjudicial. La psicóloga Pilar Conde, directora de las Clínicas Origen, afirma que obligar a comer a un niño “puede ser uno de los orígenes de la bulimia, la anorexia o el sobrepeso. Aunque no es un factor determinante, debe ser considerado porque en la infancia es cuando comienzan a forjarse los primeros hábitos de alimentación”.

No es bueno ni que le obligues a comer ni que rebañe el plato

Niño Comiendo2

Imagen: Rodnae. Pexels

Los padres tienen que saber que no es bueno que el niño deje el plato vacío si no quiere más; lo mejor es que deje de comer cuando ya no tenga más hambre.

Tampoco debes ser permisivo con lo que come. Evita que coma chuches, bollos, helados, pizzas, hamburguesas… comida ultraprocesada, en definitiva. “Es necesario inculcar una alimentación saludable tanto en productos como en número de veces, y ahí sí que el pequeño podrá relacionarse con su cuerpo de manera adecuada con las sensaciones de su organismo”, afirma Conde.

Cuando llega un trastorno en la alimentación, el especialista busca cuál es la raíz que hay que abordar y la clave es encontrar el origen de ese problema y cómo lo está manteniendo el niño o joven. En España se calcula que entre la población adolescente existe una prevalencia en trastornos alimentarios de entre el 4,1% y 4,5%.

¿Cómo actuar ante una situación así?

No es fácil pero se puede. Si se ve a un adolescente que ha perdido peso de forma significativa, está decaído o nervioso, ha dejado de comer aquello que le gustaba o se comporta de manera rara durante la comida o después de la comida, puedes sospechar que algo está pasando.

Lo más adecuado es asesorarse con un experto antes de plantearle al joven las sospechas. Puede resultar contraproducente abordarlo solo con él. Lo que nos propone la psicóloga es primero la asesoría médica y después, conjuntamente, si es posible, exponer el problema con un equipo de nutricionistas y psicólogos.

No es un camino fácil. Es un proceso complicado y largo porque no solo se trata de cambiar modificar los hábitos de alimentación que están perjudicando su salud sino que detrás hay un problema emocional que hay que tratar.

Por eso, los psicólogos explican que es muy importante que en el desarrollo y aprendizaje del niño se incluya esta capacidad introspectiva para poder conocer qué hay detrás de nuestras conductas.

Ajinomoto

Glutamato sódico, el umami añadido a la comida china

El glutamato sódico es un potenciador del sabor que se añade a la comida china y a otros alimentos y que, está presente de forma natural en alimentos como las carnes, las espinacas, los champiñones o el tomate.

Este ingrediente alimentario tiene sabor propio: el umami. Lo describió en 1908 el investigador japonés Kikunae Ikeda de la Universidad Imperial de Tokio que descubrió la sal de sodio del ácido glutámico después de que se evaporara una gran cantidad de caldo de kombu y quedaran unos cristales de color pardo. Esta sal añade a los alimentos ese sabor particular, umami, que significa “sabroso” en japonés.

Sin embargo, el glutamato se encuentra entre los muchos aditivos químicos que hay en algunos alimentos procesados bajo el nombre de glutamato monosódico o E-621 porque mejora  y potencia el sabor. Hay glutamato en galletas, salsas, congelados, encurtidos, patés, quesos, pizzas, encurtidos, y hasta en la leche materna. Y también tiene su leyenda negra, atacado en múltiples ocasiones como responsable del síndrome del restaurante chino, sólo entraña cierto peligro si se consume en exceso.

Seguir leyendo…

Legumes Broccoli Fruit And Salmon Placed On Black Cement Floor

El reto de comer proteínas cada día

Están al alcance de nuestra mano en todos los mercados y supermercados. Os proponemos el reto de comer proteínas cada día porque son el alimento básico que participa en todos los procesos que se producen en nuestro organismo.

Las proteínas son los ladrillos del organismo: todo lo que hay en él, células que forman nuestros huesos, músculos, órganos, piel… Todo está formado por proteínas que se van perdiendo cada día y que día a día, comida a comida, tenemos que reponer.

Por eso, te proponemos el reto de comer proteínas cada día, en cada una de las comidas, para que tengas energía, concentración y dejes la sensación constante de tener hambre. Las proteínas están en la mayoría de los alimentos naturales que tienes en el mercado. Prueba a comer bien y sano. Vas a notar mejoría casi al instante.

Seguir leyendo…

Calorias Negativas

¿Existen las calorías negativas?

Las calorías negativas son un truco, muy bien pensado, que pueden ayudarte a no pasarte con las comidas. El problemas es que no hay muchos alimentos con muy pocas calorías y estos no contienen todos los nutrientes que necesitas para vivir.

El apio, el pepino, la zanahoria, las berenjenas, el tomate, las espinacas, cerezas, arándanos… Todas estas verduras y frutas tienen tan pocas calorías que con la energía que se precisa para digerirlas nos darían un saldo negativo en nuestra dieta, y las tomaríamos como calorías negativas.

Pero te dejes embaucar por cantos de sirena porque “esos alimentos son exactamente eso, alimentos, y no una dieta”, explica Javier Lara, especialista en nutrición.

Seguir leyendo…

Gazpacho2

Gazpacho, fresco y muy nutritivo

Hidrata, refresca, no engorda y es rico en vitaminas y minerales. ¿Qué más quieres? ¡Come gazpacho!

La sopa entre las sopas de verano. No hay casa en la que el gazpacho no sea uno de los fijos de la semana. El gazpacho es uno de los platos más reconocidos de la gastronomía española a nivel mundial, además de ser uno de los principales abanderados de una de las dietas más sanas del mundo, la mediterránea. Esta conocida “sopa fría” forma parte de la tradición gastronómica española, sobre todo de Andalucía, y se consume especialmente en verano por su carácter fresco, hidratante y saludable.

De sopa de campesinos ha pasado a ser plato de alcurnia y ya no sólo se hace el gazpacho con los ingredientes habituales, ahora hay gazpachos de cerezas, de espárragos y de lo que se te antoje.

Seguir leyendo…