Kits caseros de blanqueamiento dental: ¿funcionan?

Se pueden encontrar en farmacias e internet, además de en clínicas dentales. ¿Adivinas qué kits caseros de blanqueamiento dental son seguros y cuáles hay que observar con mucho espíritu crítico?

Una sonrisa nívea, impoluta, virginal, con el blanco puro que tuvimos en la infancia, antes de que el café, el vino y otras sustancias peores hicieran mella en nuestro esmalte, es uno de los rasgos de belleza más cotizados del segundo milenio. Los kits caseros de blanqueamiento dental se presentan como una solución asequible para alcanzarlo.

La cosa en sí favorece, pero si hemos de culpar a alguien de la última (y alocada) popularización del blanco nuclear de la ‘piñata’ pasados los 12 años, podríamos dirigir nuestra mirada a las influencers que han dado cancha en sus telarañas sociales a los kits caseros de blanqueamiento dental.

La idea no puede ser más simple (y seductora): ir blanqueando los dientes poco a poco gracias al uso de férulas y productos químicos ad hoc. El mercado ofrece una amplia variedad de kits caseros de blanqueamiento dental, y se pueden encontrar en clínicas dentales, prescritas por un odontólogo (esto es un médico que sabe mucho de salud bucodental) o en internet, prescritas por… vaya, nadie. La vecina simpática (y tan sonriente) del 5º, en el mejor de los casos, o la influyente que esté de turno cuando nos invade la angustia estética.

¿Es peróxido de carbamida todo lo que reluce?

Seguir leyendo…

Ana Morgade, contra el sangrado de encías

Las encías sanas no sangran, dicen los expertos, y advierten de la normalización de la gingivitis como una inflamación común entre la población española. ¿Será la alimentación o la falta de limpieza dental?

La actriz Ana Morgade protagoniza la campaña Vivir Sangrando con Parongencyl, aunque hay más marcas de farmacia que se dedican al cuidado de la gingivitis o encías sangrantes como Parodontax, Lacer, Bexident, Vitis… Esta campaña publicitaria tiene como objetivo concienciar a la población sobre el sangrado de encías y sus consecuencias en la salud.

El 90% de los españoles padece un problema de encías. ¿90%? Sí, es una barbaridad; y lo peor es que la mayoría de los pacientes desconocen el impacto en su salud. La gingivitis, que así se llama la enfermedad que se caracteriza por el sangrado de encías, es un mal que sufren 6 de cada 10 adultos. Este es el primer paso, si no se ataja la gingivitis, para una periodontitis, de mayores consecuencias. Este sangrado de encías está causado por la acumulación de los depósitos de placa bacteriana sobre los dientes y cerca de las encías.

Seguir leyendo…

Imedic Integr Dentosofia

Dentosofía, una aproximación humanística a la odontología

Dentosofía significa ‘sabiduría de los dientes’, y consiste en realizar una ‘lectura’ holística de la boca del paciente para restaurar su equilibrio

Ojo: no es una terapia ‘alternativa’, aunque es cierto que todo lo ‘holístico’ desprende un aire ‘new age’ que mucha gente puede asociar a ese marco. La dentosofía se encuadra en la odontología pura y dura. La diferencia son los matices emocionales y vitales propios, única y exclusivamente, de cada paciente, que tiene en cuenta a la hora de personalizar su tratamiento.

Y sí: la reeducación funcional de la boca que sólo una ortodoncia consigue es uno de los objetivos de la dentosofía. En muchos casos, en menos tiempo que con una ortodoncia convencional (y no tan convencional, como las muy populares ortodoncias a base de férulas invisibles) y por menos dinero.

Seguir leyendo…

Morder Manzana

Lista de la compra para una buena salud dental

¿Sabes qué alimentos son amigos de tu salud dental y cuáles no? Te animamos a que vayas a comprar sabiendo qué te conviene.

La salud entra por la boca y la enfermedad, también. Por eso, no está de más saber qué alimentos nos convienen para ayudar a nuestro organismo a estar y sentirse bien, además de las rutinas habituales de limpiarnos bien los dientes, visitar, al menos una vez al año, al odontólogo y no hacer el bestia con nuestros piños, que son los únicos que tenemos y cambiarlos cuesta un dineral.

Seguir leyendo…