La tonificante ducha fría, un tratamiento de shock contra la crisis

TOPIX SUPER BOWL 

Está comprobado que una ducha de agua bien fría es un método sano, barato y también bastante primitivo para mantenerse sano y en buena forma. Así es,  el frío conserva y tonifica nuestros tejidos casi tanto como el ejercicio físico. Pero a mí, me cuesta y sólo algunos días me atrevo a hacer un poco de , es decir, después de mi ducha de agua calentita  y aceites de aromaterapia, acabar con chorros de agua fría en plan de contraste calor-frío. Es un buen plan para empezar el día y empaparse de todos los beneficios del agua en un spa a domicilio y que todos nos podemos permitir con un simple plato de ducha y un grifo de agua fría y caliente.

Una ducha de agua bien fría por la mañana hace que se contraigan las venas y facilita la circulación de la sangre. Y eso hace de golpe y porrazo que tengamos una piel más suave y luminosa, por el simple hecho de que llegará sangre con más oxígeno a cada uno de los poros de nuestra piel.

Seguir leyendo…