Ejercicios de Kegel a toda máquina

Los ejercicios de Kegel se realizan de forma consciente y consisten, en esencia, en apretar los músculos de la pelvis para mejorar su fuerza y elasticidad. Un ‘entrenador personal’ en forma de gadget te ayuda a practicar sin despeinarte.

En 1942, el ginecólogo Arnold Kegel publicó estudios concluyentes sobre la relación entre los músculos del suelo pélvico femenino y cuestiones como la incontinencia urinaria, el prolapso vaginal o la mejora de las relaciones sexuales.

Hoy, los ejercicios de Kegel forman parte de las estrategias de cuidado personal de muchísimas mujeres en todo el mundo, así como de las recomendaciones de los fisios como herramienta para acelerar y mejorar la recuperación tras un parto. Junto con los abdominales hipopresivos, forman el combo perfecto para poner en forma el suelo pélvico, y cuentan con la ventaja de ser un y beneficioso a cualquier edad.

Seguir leyendo…

Saltar a la comba: el ejercicio que quema el doble que correr

Está demostrado. 15 minutos de saltar a la comba a una intensidad razonable queman el doble de kilocalorías que correr (también llamado ‘running’) o montar en bicicleta durante una hora a una velocidad de 15 km/h.

Corto e intenso. Con un material que es la mínima expresión. Saltar a la comba es el epítome del del presente: consigue una eficacia probada en muy poco tiempo (un recurso del que vamos muy cortos) y con una simple cuerda que cuesta poquísimo dinero -en torno a 6 euros en Amazon).

Podría ser tu perfecta solución veraniega para disipar los excesos, ¿ te parece?

Seguir leyendo…

Salero

Brazos de boxeadora sin efecto salero

Quien dice de brazos de boxeadora sin efecto salero, dice de bailarina, de regatista o de lo que te plazca. La cuestión es que no tiemblen como un flan al realizar un gesto tan sencillo como saludar.

La flacidez de los brazos, también conocida popularmente como ‘brazos de salero’, es uno de los ‘males’ estéticos más temidos. Como ya hemos comentado varias veces, el cuerpo humano es un sistema entrópico que tiende al caos en cuanto abandonas hábitos como la dieta saludable y el ejercicio. Y, entonces, es cuando vienen las lamentaciones.

No es para pegarse un tiro, claro está. El auténtico calvario es el encrespamiento (guiño, guiño). Pero, ojo, si te molesta que tus brazos parezcan alas de murciélago cuando das palmas o saludas, quizá sea el momento de tomar cartas en el asunto.

Seguir leyendo…

Pexels Li Sun 2475878

Endurece tus músculos para prevenir el envejecimiento

Tener músculos está de moda. Se lleva la musculación estética y saludable, lo más eficaz para prevenir el , además de modelar tu .

Bienvenidos seáis, músculos. No hace falta que te dediques a hacer halterofilia, que te erijas en la nueva Lidia Valentín de tu barrio ni que te dejes influenciar por el nuevo mundo ; se trata de que avances en tu y tengas mayor calidad de vida. ¡Un inventazo esto de los musculitos!

Seguir leyendo…

Take A Break Clock 82544942 ML 123RF

Sitting Breaks, adiós al sedentarismo de oficina

Bajo este anglicismo se esconde un sencillísimo sistema para evitar el sedentarismo nuestro de cada día.

Hacerse unos sitting breaks no tiene que ver con hacerse un breaking bad, afortunadamente. Se trata de algo mucho más fácil y literal: introducir un intenso durante un minuto cada media hora sentados. Sin despeinarse y sin sudar.

Esta estrategia, que debe provenir de Palo Alto como poco, consigue evitar el sedentarismo radical que nos acecha a todos y cada uno de nosotros, por mucho que vayamos al gym, andemos en lugar de usar coche o subamos las escaleras ‘a pata’.

¿Por qué 30 minutos? Porque hay estudios concluyentes que demuestran que, a partir de ese límite, el entra en modo reposo y se empieza a acumular esa bonita y acolchada grasa subcutánea que tanto apego nos coge.

Seguir leyendo…

Caminar

Caminar y adelgazar es posible

Sí, pero no sólo vale andar. Para caminar y adelgazar a la vez hace falta constancia y modificar algunos hábitos.

Hoy vengo a daros una buena noticia: estos meses que habéis estado caminando a partir de las 8 de la tarde habéis estado haciendo mucho por vuestra y, si lo habéis hecho bien, quizá os hayáis quitado algún kilillo.

A falta de gimnasios, nos hemos lanzado a la calle a caminar algunos y a correr otros. Además de que necesitábamos salir a la calle para airearnos de un confinamiento tan duro, hemos buscado perder esos kilos que hemos ganado durante esos casi dos meses de estar en casa si salir nada más que a comprar o a ir a la . Hemos estado buscando caminar para adelgazar. ¿Es posible?

Seguir leyendo…