Rellenos estéticos para la nariz y las patas de gallo

Rellenos estéticos para la y las patas de gallo o para el mentón y los pómulos. Cada día está más fácil picar con los retoques estéticos porque ya no hace falta ni pasar por el quirófano, basta con un pinchazo aquí y otro allá.

Ahora, si quieres y te lo puedes permitir puedes corregir tu nariz y mejorar cualquier rasgo o  imperfección facial (patas de gallo, rictus, pómulos, etc.) que te moleste. La solución puede estar en estas clínicas estéticas porque no son todo casos negativos.

Yo a la veo estupenda y bien operada. Aunque ella se hizo una rinoplastia como dios manda y no un relleno estético.

Esta novedosa técnica de implantes faciales con diferentes rellenos está en la calle y en la portada de revistas como ¡Qué me dices! , incluso en las pantallas del cine y en innumerables portadas de los periódicos. Y sí lo digo por Elsa Pataky, Carla Bruni y un largo etcétera. Pero no es sólo ella todo el mundo pasa por el quirófano con anestesia local o total. Y los famosos de los que más. Adrien Brody me encanta con su nariz y todo, igual que Manolete.

Los rellenos pueden ser una alternativa seria e indolora frente a la rinoplastia, ahorrándole al paciente el tener que someterse a una operación y las molestias propias de un postoperatorio.

¿Te gusta tu nariz? ¿Te la has operado ya? . Cuéntame…

Al rrico rrelleno… Los hay de dos tipos: hialurónicos de duración limitada porque se reabsorben y permanentes. Ambos pueden solucionar numerosas imperfecciones faciales, “aunque las intervenciones más demandadas por parte de las pacientes suele ser para corregir narices aguileñas, defectos en el tabique nasal o en la punta, las aletas, el dorso…” aclara el Doctor Pedrero.

Las correcciones de nariz con rellenos son reabsorbidas por el cuerpo y se convierten en parte del tejido celular, pero no sustituyen en todos los casos a una rinoplastia.

La mayor parte de las depresiones cutáneas pueden corregirse con rellenos permanentes o hiularónicos, excepto las patas de gallo, que no admiten los permanentes pero sí los reabsorbibles. Estos últimos constituyen una solución ideal para los pacientes que quieren ver el resultado antes de someterse a un relleno de tipo permanente.