mujer comiendo

¿Masticar bien previene el Alzheimer?

Masticar cada alimento unas 25 veces puede ayudar a prevenir .

El hábito de masticar es bastante sencillo o así lo creemos. Sin embargo, no todas las personas lo hacen bien y, según las nuevas investigaciones, masticar adecuadamente podría ayudarnos a prevenir el Alzheimer, entre otras enfermedades. Porque también se está estudiando la importancia de una buena masticación para prevenir cánceres y enfermedades digestivas.

Seguir leyendo…

Uñas sin hongos, ni estrías ni grietas

Las maquilladas están de moda y el subidón de colores que se nos ofrecen para pintarlas y realzarlas con miles de dibujos, piedras incrustadas es espectacular. Sin embargo, antes de esta sesión de manicura a la última hay que tener las uñas sanas y cuidadas, no sólo las de las manos sino también las de los pies, que se va acercando el tiempo de sacarlos a pasear y quitarnos medias y calcetines y hay que empezar a cuidarlos. A eso vamos.

Seguir leyendo…

Ictus, si eres mujer tienes más riesgo

El es la primera causa de muerte en la mujer española y la segunda a nivel mundial. Los accidentes cerebrovasculares se cobran cada año más del doble de vidas que el cáncer de mama y hasta 14 veces más que por accidentes de tráfico. Y según los expertos, como cada vez vivimos más años, lejos de romper la tendencia, la incidencia del infarto cerebral será mayor. En España hay 350.000 mujeres discapacitadas después de haber sufrido un ictus. Seguir leyendo…

Deporte contra sedentarismo

problemas del sedentarismo

Si te horroriza el running o cualquier otro pero te encanta el tumboning, si la mayor distancia que recorres en el día es la que va de tu cama a la cocina, si se te ponen los pelos como escorpiones cuando se estropean las escaleras mecánicas… no cabe duda: padeces de Exceso de , la enfermedad del hombre-acomodado-con-prácticamente-todo-resuelto-por-las-máquinas. Y no las del gimnasio, precisamente.

¿El problema? Pueden ser unos cuantos. Relacionados, sobre todo, con diversas dolencias físicas que hallan en el reposo su campo de expansión. La relación entre inactividad y la mortalidad cardiovascular es directa. También aumenta el riesgo de sufrir arterioesclerosis, hipertensión y respiratorias. La obesidad es otra de las invitadas a sumarse a la ecuación. Todo un compendio de catástrofes fácilmente evitables… No hay más que ponerse en marcha y mover el cucú.

Seguir leyendo…