Mujeres en un mundo feliz

El en la época de la filosofía del positivismo impuesto.

De unos años a esta parte, parece que la filosofía del falso positivismo se ha adueñado de nuestras vidas. Las , además de tener que compaginar estudios, trabajo, crianza de hijos, tareas domésticas y un Instagram impecable, parece que tenemos que parecer un anuncio de Prozac andante. Y no lo digo yo, lo dice el merchandising del falso positivismo. Desde las agendas cuquis que anuncian que hoy va a ser un día muy muy feliz…hasta las camisetas que te invitan a perseguir tus sueños (y ojo, siempre en inglés, que la mujer moderna es políglota desde la cuna), parece que los sentimientos negativos se han quedado desfasados.

El problema de este falso positivismo es que va de la mano con una filosofía tremendamente peligrosa. Parece que si algo no te sale bien, es porque no tienes la actitud adecuada. Y oiga, cuando en la vida pasan cosas malas, de esas que parecen salidas de un culebrón venezolano, no hay pegatinas de unicornio que lo remedien. Pensar en el arcoíris, que yo sepa, no hace menos doloroso un divorcio, no hace olvidar la pérdida de un ser querido, ni ayuda a gestionar el estrés crónico causado por la inestabilidad laboral que sufrimos especialmente las mujeres.  Al contrario, llorar y enfadarse, frustrarse, y desahogarse con las amigas son emociones sanas que responden a la necesidad puntual del organismo de liberarse de una situación estresante.

A pesar de lo que la cultura de la felicidad nos quiere hacer creer, las emociones negativas tienen una función de carácter adaptativo en la naturaleza, y son fundamentales para lograr un equilibrio mental. Hay que aprender a vivirlas y a entenderlas, no a negarlas. Susana Méndez Gago, autora de La bondad de los malos sentimientos, apunta a que la crisis ha destapado un sentimiento de angustia vital en una sociedad capitalista en la que todo nos empuja hacia el éxito. Desde los libros de autoayuda a las tazas que tanto se han puesto de moda, se ha creado una subcultura del falso positivismo con mensajes pasivo-agresivos que acaban creando un sentimiento de culpa brutal cuando eres una que no llega a todo.

Seguir leyendo…

Igualdad Hombres Mujeres

Educar en igualdad, feminismo desde la cuna

Colores eminentemente femeninos o masculinos, juguetes perfectamente diferenciados, …, desde que nacen, enviamos a nuestros hijos constantes mensajes que hablan de diferencias entre hombres y .

Bienvenid@s a nuestro post feminista del mes. Un día 8 más celebramos que el 8 de marzo las mujeres –acompañadas de muchos hombres- nos echamos a la calle en masa para gritar que estamos hartas de manadas, patriarcado y desigualdad.

Un día para la reinvindicación que fue histórico y con el que cogimos impulso y fuerza para seguir peleando por cambiar las cosas. Porque aún queda mucho por conquistar. Seguir leyendo…

Mercedes Wullich Voz Galicia Por Magdalena Siedlecki (1)

Entrevista a Mercedes Wullich: “La posición de la mujer está atrasada”

Mercedes Wullich, experta en liderazgo femenino, trabaja para dar visibilidad a las .

Mercedes Wullich es experta en liderazgo y creadora de Las Top 100 Mujeres Líderes en España, un ránking impulsado por Mujeres & Cia cuyo fin es proporcionar mayor visibilidad a las mujeres que destacan por el valor y logros de sus trayectorias en todas las áreas de actividad. Para conmemorar un mes más el día 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, que este año fue el día del Paro Internacional de Mujeres o Huelga Internacional Feminista del 8-M, nosotras, en Belleza Pura, contribuimos con nuestro grano de arena dedicando un post especial el día 8 de cada mes. Como dice mi colega (y sin embargo, amiga) Towanda: bienvenid@ a nuestro post feminista del mes.

Seguir leyendo…

8 de mayo: nosotras somos la manada

Cuando el 8 de marzo mayea: bienvenid@ a nuestro post feminista del mes.

Querid@ lector o lectora, dos puntos. Como sabes, el seno de Belleza Pura es un auténtico y muy literal seno femenino nutritivo y pleno: todas las redactoras somos . Y qué mujeres, añado, pero ése es otro tema. Los días 8, fecha en la que conjuramos la celebración del 8 de marzo, no hablamos de mamoplastias, ni de productos, ni siquiera ‘de nuestras cosas’, sino que nos regalamos este espacio para pulir la tecla en los asuntos que nos preocupan y consideramos parte de la conciencia común.

Dicho este preámbulo, lo cierto es que tenía intención de hablar de otras cosas en mi turno de mayo. Me había planteado un post festivo, de celebración de todo lo que se ha conseguido, de poder, de fuerza… Un enfoque triunfal. Pero es difícil sortear el último caso tristemente ‘de moda’ en nuestro país: la sentencia de La Manada. Un veredicto que ha puesto el acento sobre una herida que no se cierra, y que ha centrado las miradas y el debate en el mismo núcleo del código penal, siempre sujeto a interpretaciones. Que, por cierto, se pueden y probablemente se deban recurrir, si es que a ‘la denunciante’ le queda fuerza. En cualquier caso, ¿cómo administrar justicia en un caso de tantísima complejidad?

Seguir leyendo…

manifestaciones de mujeres

Mujeres y feminismo, qué opinas

que manifiestan su opinión contra el machismo, aunque no sea 8 de Marzo.

Mujeres que viven, que sobreviven, que se desviven en cualquier pasión: por su prole, por su cónyuge, por el trabajo dentro, por el trabajo fuera o por el sencillo hecho de ser y saber que muchos piensan que eres una persona inferior.
Porque nuestra historia reciente, pasada y muy antigua nos tenía a todas sin voz ni voto y atadas a una serie de deberes marcados por la dominación del macho.

El más fuerte doblega al débil y nosotras según dicen somos el sexo débil. Basta mirar los tiempos y distancias a la carrera y saltando vallas… Vaya que vaya y ¿porqué no, unas olimpiadas dónde se compita en otras lides, como la capacidad de dar, repartir amor, montar bocadillos y comidas con tres cositas en la nevera?
Baaaaah! ¿Quién quiere competir? y… ¿Quién quiene ganar? Creo que se trata de compartir.

Seguir leyendo…

¿Pelos no bellos? El vello corporal femenino reclama su espacio

La , como la osa. Pues no faltaba más.

Nos lo han dicho desde pequeñas. El vello corporal femenino, en Zonas No Adecuadas -esto actualmente viene a ser cejas y pestañas-, genera espanto, inquina, vituperio, vejación e ¡incluso asco!

Axilas, ingles, labios vaginales, monte de Venus, ano, brazos, piernas, deditos de manos y pies, espalda llegado el caso… Si tienes un segundo cromosoma X, notarás cierta presión social que te empuja con empeño hacia toda clase de artilugios depilatorios, so pena de que se cierna sobre ti la mismísima ira de tu género, del otro y de quien pase por allí, si no te avienes gustosamente a ese sutil sistema de control.

vello-corporal-femenino-2

Desde hace años, el feminismo, esa cosa que está tan de moda últimamente y que llena plazas, avenidas y bares, ha anotado en su agenda política la reivindicación del corporal femenino como derecho y decisión propios de cada una de nosotras. Derecho que viene disfrutando el hombre desde que se alzó sobre sus dos extremidades y pegó un sonoro alarido reproductivo (no, no ha sido hace 2 días).

¿Qué tendrá una abundante y espesa mata de vello en, pongamos, el muslamen derecho, que en una dama hace vomitar a una cabra y en un hombre deja completamente indiferente?

Seguir leyendo…