Mujer

¿Lo tenemos más difícil las mujeres?

Aunque avanzamos, las tenemos siempre que demostrar cada día lo que valemos.

Nada tiene que ver lo que podíamos hacer las mujeres hace 4 décadas con lo que hacemos ahora y sin pedir permiso a nadie; eso no lo discutimos. Pero tenemos siempre que demostrar nuestra valía más allá de lo que justifica cualquier varón, sea el que sea.

Sin ir más lejos, ahora que tenemos que volver a votar (y van…, que estamos hasta la coronilla), en el debate de la Academia de Televisión de hace unos días entre los candidatos a Presidente del Gobierno había 5 hombres. Ninguna . ¿No hay mujeres en la política igual de válidas? O más, porque a estos ya les tenemos muy calados. Sigamos.

Seguir leyendo…

Pezones no, adelgazar sí. ¿Cómo se come eso, Instagram?

La popular telaraña social censura los pezones femeninos mientras que alaba los escotes con canalillo y los productos adelgazantes.

A Instagram no le gustan los pezones, por mucho que nos empeñemos. Al parecer, ofenden su delicada sensibilidad y deben eliminar la publicación para evitar este impacto a otros usuarios. Pero, eso sí: sólo si puntean las mamas femeninas y no forman parte de una campaña publicitaria. Si son mamas de interés comercial o de hombre, no son pezones. 

Instagram nos protege de nosotras mismas. Nos cuida y nos sueña jóvenes, guapas, delgadas y recatadas. O, en cualquier caso, influyentes embajadoras de marcas. Por ello, elimina los pezones, pero consiente que como Khloe Kardashian, Cardi B. o Iggy Azzalea promocionen batidos placebo con los que perder mucho peso en tiempo récord (‘porque no siempre puedo cuidarme como debería’), fajas que te comprimen los higadillos (‘porque no siempre da tiempo a ir al gimnasio’) o cualquier otro invento que transmita a las que sus cuerpos no son válidos. Inventos que, lejos de hacerte sentir poderosa y segura, te van haciendo la vida menos divertida, más incómoda, más opresiva. Menos libre.

Seguir leyendo…

Generacion Z Billie

Generación Z, feminismo y un nuevo concepto de belleza

Ha cambiado las reglas del juego, la Generación Z, crecida ya en la era de Instagram, es la primera en creer, verdaderamente, en la belleza real.

Es la generación que nació entre 1996 y 2006 y que creció en plena era de Instagram, pero también en un mundo de diversidad de género, de , celulitis y hasta pelo en la axilas, y de iconos adolescentes cuyo aspecto físico ya no es lo importante. ¿Cuál será la generación que conquiste la verdadera igualdad? Seguir leyendo…

Mujeres, hombres y viceversa

vs. hombres, frente a frente y de verdad, tanto monta, monta tanto… Salgamos de dudas, por favor.

El título de este programa podría contener una declaración de principios para la igualdad entre sexos, pero no. Mujeres, hombres y viceversa es un juego de seducción entre hombres, mujeres y viceversa con los que no me siento identificada ni ahora ni nunca. Yo también he tenido 30 años, y precisamente no he convertido en un juego de búsqueda y captura mi relación con el sexo masculino.

https://www.youtube.com/watch?v=hYvRTq2zWIM

Sí, soy una romántica total, y sencillamente la forma que tienen de ligar algunas hembras del género humano me resulta tan extraña como el juego de seducción de algunos insectos rastreros. No sólo las considero de otra especie, me parecen casi de otro planeta. Y mira que yo viví los 80, el punk, el grunge… Pero no puedo con estas chicas multioperadas con esa actitud tan “libre y descarada” que entiende el como un calentón con sus armas de al descubierto y sus neuronas expuestas a satisfacer a cualquier pintamonas obnubilado por su escote de silicona… ¿Serán las hormonas, el efecto de tanto video de Princesa Disney o vamos para atrás, concretamente a la era de las pin up?

¿En qué batalla nos estamos enredando las mujeres ahora?

Seguir leyendo…

Tasa rosa: ser mujer te sale caro

Ser sale caro. Literalmente. Se llama la ‘tasa rosa’ y es un hecho estudiado por diversos expertos.

Si tienes un segundo cromosoma X, disponte a pagar por ello. Y no hablamos del más que probable pánico que puedas sentir al volver sola a casa, sino de la diferencia contante y sonante del precio aplicado a las versiones femeninas (rosas, muy rosas) de diversos productos de higiene, de ropa, ¡o de juguetes!

tasa-rosa-1

¿Un ejemplo? Sin salir del Súper de confianza tenemos varios. El más paradigmático lo ofrecen las cuchillas de afeitar básicas, a 0,70 euros por unidad para las femeninas frente a 0,49 para las destinadas a los hombres. Diferencia extendida a los champús y cremas (siempre comparando referencias similares y con la misma sofisticación o simpleza de ingredientes), desodorantes, etc. Las peluquerías apuestan fuerte por la segregación de género cobrando casi el doble a una mujer que a un hombre debido a la ‘incuestionable’ diferencia en el largo de la melena, por lo que si una mujer tiene pelo corto, pagará más que un hombre a lo “Hair” de Milos Forman.

Unos cuantos céntimos extra que, a la larga, pueden devenir en que pagues cerca de 1.400 dólares más al año que los hombres por productos similares, según el cálculo estipulado por la Universidad de California.

tasa-rosa-2

En Europa, la asociación francesa Georgette Sand ha creado todo un movimiento social a través de las redes sociales animando a los consumidores a subir fotos de ejemplos encontrados en los supermercados con la etiqueta #womantax o #pinktax, además de realizar sus propios estudios comparativos entre miles de referencias. La cosa suena, es real, e incluso ha llegado al Parlamento Francés por la fuerza de la polémica.

¿Discriminación hija del patriarcado o estrategia de marketing? Según los expertos, más bien lo segundo, pero con evidentes imbricaciones en el primer concepto. Hay que estar ciego para no querer ver el abuso del estereotipo de género.

Seguir leyendo…

42 1 1920x1280

Fútbol femenino, un deporte que arrasa

48.121 personas se han congregado para ver en San Mamés un partido de femenino.

Que la Catedral del Fútbol, el estadio de San Mamés, en Bilbao, haya albergado el 30 de enero pasado a 48.121 personas para aplaudir al Athletic Club de Bilbao y al Atlético de Madrid, partido que daba el pase a la semifinal de la Copa de la Reina es un hecho histórico que no había tenido precedentes en el fútbol femenino europeo. Según el diario Marca, el estadio “no ha logrado congregar a tanta gente en ningún partido de esta temporada. El mejor dato de este curso fue 46.884 espectadores para el derbi contra la Real Sociedad”.

Ole por estas damas del .

Seguir leyendo…