Días de desintoxicación y rosas en Finca Cortesín: 2ª parte.

Pintura de Andrew Wyeth

Pintura de Andrew Wyeth

Cuando te congelan y te devuelven a la en cuestión de segundos, entiendes qué quiso definir Maslow con aquello de la “experiencia cumbre”.

Sintiendo cada cm de mi , decidí que ‘había llegado’ ese momento que nunca se fue, de relajarme en el spa.
Hay miles de spas en el mundo. Hay un spa en cada esquina. A la que te descuidas, han abierto un spa, al lado de un Starbucks.

¿Qué tiene éste de especial, aparte de la cabina de nieve? El espacio y la , sencilla, cálida, africana; tiene un punto exótico que estimula la imaginación. Apetece divagar tumbada en la tumbona. Yo sé que a Isak Dinesen le hubiera encantado y que enseguida lo hubiera llenado de elefantes y de amarilla.

Eso, y que no es el clásico spa de chorritos de agua, sino que el sistema de tratamiento funciona gracias al contraste /, lo que resulta mucho más efectivo al afectar al organismo a un nivel más profundo que la simple presión en la epidermis. ¡Una maravilla!

Seguir leyendo…