A-Derma Biology, equilibrio natural de las pieles frágiles

A-Derma Biology es cosmética clean, eco-responsable y 100% verde, con ingredientes orgánicos certificados. Respetuosa con la piel y el planeta, es una gama de cuidados calmantes con propiedades muy nutritivas pensada para fortalecer las pieles secas, frágiles y reactivas.

El objetivo de esta nueva gama de cuidado de la piel es equilibrar el microbioma para que todo fluya adecuadamente. Las fórmulas de A-Derma Biology tienen certificación Bio y son capaces de aportar el confort y la calma que las pieles desnutridas, frágiles y secas necesitan.

Una piel frágil es una piel alterada, sensible o sensibilizada por la deshidratación y la agresión de los radicales libre de la contaminación, el estrés y el sol. Al no poder defenderse de manera natural, la piel frágil o sensible puede pasar de ser una piel normal o mixta a una piel reactiva, con rojeces o muy seca. Lo mejor es ofrecer el tratamiento que necesita cuanto antes: hidratación y mucha calma.

Seguir leyendo…

Osteoporosis, el mal de los huesos frágiles que casi nadie cree padecer

Cerca de tres millones de personas padecen en nuestro país osteoporosisdos millones y medio son mujeres. Las españolas mayores de 50 años se encuentran afectadas en un 35%, llegando a alcanzar cifras del 52% en las mujeres mayores de 70 años. A pesar de estos alarmantes datos, según asegura Carmen Sánchez, presidenta de Asociación Española contra la Osteoporosis AECOS, tan sólo el 18% está diagnosticado y, entre las féminas, sólo un 10% recibe tratamiento.

osteo-1

Seguir leyendo…

Uñas: cuidado y protección

Visual-unas

Las carencias nutricionales, los pequeños golpes reiterados, la radiación UV y el contacto frecuente con el agua son las causas habituales del deterioro y debilitamiento de las uñas. Agresiones físicas y químicas que aumentan potencialmente su fragilidad natural dando lugar a unas uñas estriadas, blandas y quebradizas que tienden por lo general a romperse.

Al igual que la piel, hay que hidratarlas de forma constante; como el cabello, hay que cortarlas y darles la forma que mejor se adapte a nuestro estilo, así como el color que mejor les vaya en cada momento. Pero las coloraciones capilares como las de uñas pierden su tonalidad inicial ante los rayos solares a los que se someten días tras día, sobre todo en verano.

Seguir leyendo…