Boiron edita una guía sobre homeopatía para mamás y bebés

 FOTO MAMA Y BEBE

Una mujer embarazada necesita cuidarse de una manera especial. Además de el seguimiento médico y las atenciones durante toda la gestación, hay que hacer frente a ciertos malestares: nauseas, dolor de cabeza y cansancio intenso, pesadez en las piernas, náuseas, flatulencias, cistitis, dolores lumbares… Y cómo durante esta etapa, no es recomendable el consumo de fármacos, debido a sus efectos nocivos y tóxicos, para evitar riesgos, y sentirnos mejor, antes, durante y después del nacimiento del bebé, los especialistas recomiendan la .
Por eso, desde Belleza Pura damos la bienvenida a la guía “La homeopatía cuida de ti y de tu bebé”, de Laboratorios Boiron, un manual que informa a las futuras mamás de cómo los medicamentos homeopáticos pueden ayudarlas.
Como explica el ginecólogo Juan Carlos Ferrer Raventós “La utilización de la homeopatía tiene como función lograr un , más confortable y procurar un parto más fácil”. Los medicamentos homeopáticos cuentan con una reconocida tolerancia y no tienen contraindicaciones, el doctor Ignacio Ruiz de la Hermosa Bou resalta que “no producen efectos secundarios, ya que actúan de estímulo para que sea el propio organismo de la madre quien se enfrente a la enfermedad y se cure”. Por otro lado, como confirma el especialista Víctor Casaprima, “la naturaleza atóxica de los medicamentos homeopáticos supone una excelente herramienta en el cuidado de la salud física y mental de los bebés”.
Y para confirmar que la homeopatía es la mejor aliada para tratar las alteraciones del embarazo, el parto y el postparto, la matrona Emilia Redondo Hortaleza, recomienda administrar productos homeopáticos durante la preparación al parto para reducir la rigidez del cuello uterino, facilitar su dilatación, aliviar los dolores de las contracciones y evitar la aprensión. “Los partos tratados con homeopatía son en general más rápidos, por lo que se viven con menor sensación de miedo y refuerza el vínculo afectivo madre – hijo”.

  Seguir leyendo…

9 meses de gestación en 30 segundos

https://www.youtube.com/watch?v=fJHz3rfPulA

El milagro de la vida dentro de una barriga femenina (así están las cosas por el momento) que poco a poco va creciendo. El secreto está en el interior, pero finalmente acaba saliendo a la luz. Eso sí, después de 9 meses que se hacen eternos. Son los meses que se viven día a día con especial intensidad. Son 9 meses en estado de buena esperanza. Un estado mágico en el que te cambia la mentalidad y hasta el carácter. Lleno de altibajos hormonales, caprichos, antojos, sobreprotección, asco a cien mil olores que no sabías ni qué existían a tu alrededor, cambios climáticos intracorporeos:  mucho frío y un tremendo calor, sofocante calor. Una temporada alejadas del vientre plano y los vestidos entallados, pero no por eso menos bellas y sexys. Hay que aprender a lucir una barriga llena de vida y valentía. Vas a ser mamá. Te convertirás en madre.

Hoy casi todas las embarazadas enseñan la suya con orgullo. Y no me extraña porque traer a un niño al mundo es una heroicidad.

Cuéntame cómo fueron para ti esos 9 meses de gestación. ¿Y tú, también estás esperando un bebé? ¿Cómo lo llevas?

Nueve meses de cuidado, préparate…

No se trata de cambiar de vida por completo, sólo de adaptarse a los cambios físicos y psíquicos lógicos del periodo de gestación. El proceso de gestación no es una enfermedad. La maternidad es un proceso de creación y recreación que invita a descubrir una nueva vida, un nuevo cuerpo y una mentalidad diferente. Todo transcurre muy despacio.

Son 9 meses de gestación, donde da tiempo a casi todo. Alimentarse bien, trabajar, leer, divertirse, dormir, descansar, caminar despacio, meditar, pensar y ser lo más feliz posible. Antes de que podamos empezar a mimar a nuestro bebé, tenemos que aprender a mimarnos a nosotras mismas, y también dejar que nos mimen un poco más de lo normal.

Ante todo, mucha calma… La decisión de tener un hijo es una experiencia única que cambiará tu vida. En la mayoría de los casos para mejor. Bromas aparte, es casi un imperativo intentar disfrutar del , la lactancia y la primera fase de crecimiento del bebé. Durante este maravilloso proceso, todos los cuidados deben enfocarse por la vía del placer, con mucho sentido del humor y profundizando en el equilibrio interior.

Nada de torturas, es hora de dar la bienvenida a las terapias del bienestar: yoga, relajación, aromaterapia y mucha meditación transcendental.

Bienvenida a un mundo de suavidad. Durante el embarazo, la piel y el cabello están rebosantes de esplendor. Nuestras hormonas se encargan de  embellecernos. Con el guapo subido y una buena mata de pelo, debemos pensar en el futuro y ser un poco precavidas. Nada mejor que planear un programa de cuidados basados en la suavidad y la nutrición tanto interior como exterior. Así no nos pillarán por sorpresa la anemia, la caída capilar post-parto, las temidas estrías o la flacidez.

¿Tienes algún plan de cuidado pre-concebido? ¿Qué es lo que más te preocupa ahora?

Nueve meses de cuidado, préparate…

No se trata de cambiar de vida por completo, sólo de adaptarse a los cambios físicos y psíquicos lógicos del periodo de gestación. El proceso de gestación no es una enfermedad. La maternidad es un proceso de creación y recreación que invita a descubrir una nueva vida, un nuevo cuerpo y una mentalidad diferente. Todo transcurre muy despacio.

Son 9 meses de gestación, donde da tiempo a casi todo. Alimentarse bien, trabajar, leer, divertirse, dormir, descansar, caminar despacio, meditar, pensar y ser lo más feliz posible. Antes de que podamos empezar a mimar a nuestro bebé, tenemos que aprender a mimarnos a nosotras mismas, y también dejar que nos mimen un poco más de lo normal.

Ante todo, mucha calma… La decisión de tener un hijo es una experiencia única que cambiará tu vida. En la mayoría de los casos para mejor. Bromas aparte, es casi un imperativo intentar disfrutar del , la lactancia y la primera fase de crecimiento del bebé. Durante este maravilloso proceso, todos los cuidados deben enfocarse por la vía del placer, con mucho sentido del humor y profundizando en el equilibrio interior.

Nada de torturas, es hora de dar la bienvenida a las terapias del bienestar: yoga, relajación, aromaterapia y mucha meditación transcendental.

Bienvenida a un mundo de suavidad. Durante el embarazo, la piel y el cabello están rebosantes de esplendor. Nuestras hormonas se encargan de  embellecernos. Con el guapo subido y una buena mata de pelo, debemos pensar en el futuro y ser un poco precavidas. Nada mejor que planear un programa de cuidados basados en la suavidad y la nutrición tanto interior como exterior. Así no nos pillarán por sorpresa la anemia, la caída capilar post-parto, las temidas estrías o la flacidez.

¿Tienes algún plan de cuidado pre-concebido? ¿Qué es lo que más te preocupa ahora?