Coloretes de primavera, el rubor de Guerlain e YSL

Aunque parezca mentira / me pongo colorada / cuando pienso en la próxima temporada. Guerlain e YSL se encargan de subirnos el rubor al rostro cuando de coloretes hablamos. No es para menos: la primera cumple 30 años con su mítico producto Météorites (celebración en la que no falta una edición limitada de + iluminador en polvo compacto) y la segunda nos propone un packaging muy versátil ideado para labios y rostro. Soluciones cómodas y multiusos, en el panorama de maquillaje de la próxima primavera.

Seguir leyendo…

Les Meteorites de Guerlain, 30 años de luz y color

Les Météorites de celebran 30 años de historia, un aniversario a polvo limpio desde sus sagradas esferas de de colores. Fueron los primeros de maquillaje en color, y en mágicas bolitas de dulces tonos pastel, una novedad de la famosa década de los 80. Su año de lanzamiento fue 1987 en plena movida de sombras aquí y allá, un maquillaje innovador y muy chic, que exalta el lujo de la famosa casa de perfumes con sede en París; la ciudad de la luz.

guerlain make up balons

Guerlain Poudre aux Ballons, los antecesores de los Meteorites

Los Meteoritos aterrizaron en nuestro tocador para sellar con polvos de colores las bases de maquillaje a la piel, y ofrecer así el famoso resultado “piel de melocotón” o el clásico  “lienzo en blanco” que ofrece un chorro de luminosidad sobre rostro, cuello y escote.

Seguir leyendo…

Angelina Jolie, musa del perfume Mon Guerlain

será la musa del Mon de la gran casa del lujo francés. La actriz fue imagen y embajadora de Shiseido en 2007 y sólo en Asia. Desde entonces no había vuelto a colaborar con ninguna marca de belleza.

Al parecer, hasta el mes de marzo no podremos oler la nueva fragancia. Pero será femenina y jugando con los contrastes en blanco y negro, como anticipa la imagen del perfil en claroscuro cedida por la firma.

Seguir leyendo…

Perfumes apestosos, cual es el tuyo

Perfumes apestosos son los que tocan las narices a los demás tanto como a ti mismo. No se trata de un simple no me gusta, es un me apesta. Lógico, un puede levantar las más ardientes pasiones, destrozando la nariz de cualquiera y  provocar un rechazo visceral. Las cuestiones aromáticas pueden resultar un tanto complicadas cuando las compartimos con otros olfatos. Lo que a mí me gusta a otro le puede llegar a resultar vomitivo. A mí me ocurre con ciertos estilismos/outfits de Instagram.

shalimar-guerlain

A lo mejor te chifla rociar tu cuello con las más turbadoras e hipnóticas de las perfumerías, pero a tu pareja simplemente le recuerdan a su madre y no puede soportarlo. Tal vez no sea sólo él, a lo mejor son todos los ellos y ellas, los que se espantan tras tu fragante rastro. Y es que convivir con el aroma de un perfume que no nos gusta puede llegar a ser absolutamente insoportable.

Cuando adoras una fragancia, crees que a todo el mundo le gusta. nada más alejado de la realidad descubre un buen día al subir a un ascensor con una señora oliendo como una perfumería americana de los 50, es decir un floral voluptuoso. Sólo por el aroma ya te imaginas un perfume casi color coñac y bien cargadito! “Señora, xD, ¿a quién quiere seducir a las 7 de la mañana con este pestazo…?

Sí, a mí también me ha pasado, siendo yo la propia emisora de efluvios aromáticos nefastos para otros.¿Quién me lo iba a decir, yo siendo portadora de perfumes apestosos para terceros sujetos pasivos, sin pinza en la nariz?

Seguir leyendo…