Casa Houbigant, arte e historia de la perfumería ahora en España

La botella original de Fougère Royale de 1882

Fougère Royale, la botella original del perfume de 1882

Cuenta la historia que Maria Antonieta echó unas gotas de perfume de la casa francesa en la guillotina antes de morir. Ésta leyenda, sea cierta o no, da una idea de la gran historia que ésta maison del perfume tienen a su espalda. El comienzo hay que buscarlo en 1775, cuando el joven Jean-Francois Houbigant abre en París una pequeña tienda de perfumes y pronto se convierte en el perfumista de la nobleza de Versalles. Desde entonces, lleva más de cuatro siglos creando fragancias de lujo reconocidas por sus fórmulas complejas, con altas concentraciones de materias primas naturales y a diferencia de otras casas del perfume que completan con otro tipo de cosméticos su colección de productos, ellos sólo se dedican a elaborar aromas únicos, casi todos fragancias unisex, a un precio no desorbitado y nunca por debajo de la .

La familia Houbigant continuará al frente de la casa hasta que deciden deshacerse de ella. Pero Michele Perris, un italiano conocedor del mundo de la perfumería, que en los años 70 había conocido al último descendiente de la familia Houbigant y distribuía las marcas de la casa francesa, decide mantener viva una casa con tanta historia. Todo esto me lo contó Consuelo Perris, hija de Michele y actualmente al frente de la marca junto a su hermano Gian Luca, que es el nariz de la casa. Consuelo estuvo el martes en Madrid, en Isolée, para presentarnos estas exquisitas fragancias. Seguir leyendo…