Labios

Labios en invierno: operación cuidado y protección

En nuestros labios sufren mucho más. El frío y el viento hacen que se resequen. ¿Qué tal unas pautas para cuidarlos y que los sientas cómodos y estén bonitos?

La piel de los labios es muy fina y, por ello se aprecian los vasos sanguíneos. En los labios no hay melanina, por lo que están expuestos a los rayos del Sol. Tampoco poseen glándulas sebáceas ni sudoríparas, lo que hace que no estén protegidos por el manto hidrolipídico de la piel que cubre todo el cuerpo.

Claro, con todas estas características es muy fácil que se resequen, se agrieten e incluso aparezcan unas pielecillas que escuecen si se te ocurre arrancártelas.

Seguir leyendo…

Planes De Invierno Paseos Con Raquetas De Nieve

Planes de invierno: Paseos con raquetas de nieve

Los paseos con raquetas de son un bonito plan de ocio invernal. Si te gusta el ejercicio en la naturaleza y los paisajes nevados, toma nota.

No solo de esquiar vive el hombre (de las nieves). Con los fríos polares que hemos tenido, muchas de las cumbres del país están blancas. Y hay quien quiere disfrutarlas de otro modo que no sea calzarse los esquíes. Excursiones en familia, pareja o amigos para dar paseos con raquetas de nieve son, para ellos, una opción perfecta. Si quieres sentirte un poco Elsa en Frozen, esta es la tuya. Seguir leyendo…

Pero… ¿por qué diablos engordo más en invierno?

El binomio “mantita y Netflix” no es el único culpable de que te cueste abrocharte la ropa en .

El término ‘hibernar’ atañe a muchas especies del reino animal. En todas significa lo mismo: acopio de grasa.

Las razones son múltiples y de sobra conocidas. Los días son más cortos, el mundo exterior parece hostil y la vida se torna mucho más sedentaria. El cuerpo, con esa sabiduría suya, empieza a ‘pedir’ platos contundentes, ricos en calorías que nos ayuden a combatir el frío, aunque el ser humano ya no viva a la intemperie. Para colmo, allá por diciembre celebramos una (maravillosa) bacanal de gastar, comer y beber con los seres queridos. Lugares invernales comunes que nos conducen, casi invariablemente, a lidiar una batalla con la báscula.

Seguir leyendo…

Piel de invierno, cuidados específicos

En tu piel necesita protección contra el frío y extra de nutrición.

Frío, lluvia, , viento… Y, claro, cambios de temperatura en cuanto nos resguardamos en alguna cafetería para señoras bien.

El invierno trae consigo toda una serie de ‘inclemencias’, como se las conoce poco cariñosamente. Lo siento mucho, la vida es así, no la he inventado yo. Afortunadamente, contamos con un sinfín de soluciones cosméticas para mantener la piel a salvo de la deshidratación.

Cuídala ahora: lo agradecerás a (muy) corto plazo (nada más incómodo que una piel seca) y en el futuro (la pobre piel poco humectada ‘se venga’ agrietándose y formando arruga).

Seguir leyendo…

¿Es trastorno afectivo estacional o es que vives al norte?

De aquí nadie se va sin cantar un blues.

El trastorno afectivo estacional (SAD, según sus siglas en inglés; también conocido por ahí como winter blues), es eso que notas cuando se alargan las noches, arrecia el frío y el sol se esfuerza por asomar entre negros nubarrones. Es muy común sentirse decaído, irritable y letárgico cuando el se manifiesta en toda su crudeza y, para algunas personas, la situación puede ser debilitante y grave.

Seguir leyendo…

Peinados de otoño-invierno: sin un pelo de tontas

Determinadas, auténticas y con mucho carácter. Las propuestas capilares para este otoño- llegan pisando fuerte.

Esta temporada no hay momento para los de pánfila. Los estilistas más punteros parecen haberse puesto de acuerdo en dibujar siluetas aguerridas, de mujer conquistadora a la que nada excita más que un desafío.

Ya has experimentado en tus propias carnes que no es lo mismo peinarse con un par de coletitas que con una mata de rizos salvajes o un corte pixie–para ilustrar la digievolución personal a través del peinado, véase Grease y la metamorfosis del personaje de Olivia Newton John de insulsa posadolescente a mujer segura de sí misma-. Veamos qué nos depara el invierno en materia de actitud.

Seguir leyendo…