Ascensión de perfumes con ámbar gris

ambar_gris

Las fragancias con ámbar gris siguen en ascenso. Casi todas las novedades de perfumes femeninos que han subido por mis fosas nasales no abundan tanto en las flores y se declinen con ámbar, maderas y almizcles o pachoulí. No son para todos los olfatos. A muchas mujeres salirse de los florales les cuesta, pero las fragancias femeninas se hacen intensas y algo masculinas.

El  toque ambarino más o menos protagonista está en muchas novedades tanto en fragancias femeninas como masculinas. El último perfume de mujer que sigue la tendencia es Ambre Obscur de , donde el ámbar es protagonista absoluto. Una nota animal apreciada desde siempre en el mundo de la perfumería. Cuesta lo mismo que el oro, casi 30 euros por gramo.

“El ámbar gris es escaso y caro, por eso es reemplazado por sustitutos sintéticos o algunos elementos vegetales de carácter ambarino, como el ládano (jara), la mirra o las semillas de abelmosco” explica Raquel Puentes desde Puig.

Nada que ver con la resina mineral del mismo nombre, el ámbar gris es una de las sustancias más exclusivas que pueden usarse para hacer perfumes. Es Caca de cachalote, para ser exactos. Cachalotes y  ballenas segregan en sus intestinos una sustancia para protegerse de los objetos duros que no pueden digerir, como los picos de los calamares.  Luego la expulsan, y llega flotando a las playas, en forma de bolas grisáceas que arrastran las mareas. Si tienes la suerte de encontrar una de estas bolas, por medio kilo puedes conseguir hasta 15.000 euros. Cuanto más años de maduración entre las olas y el sol, mejor huele.

espuma-de-mar

Querrá decir esto que la sociedad busca notas animales para desatar la bestia que lleva dentro, puro instinto animal a flote, como el cachalote. Pues no, creo que el aromático ámbar nos lleva con el olfato a la orilla del mar, y ahora elegimos el aroma de ese horizonte de paz que proporciona la saludable brisa marina y el destello de la espuma de las olas. Pura poesía fragante.

El ámbar gris traduce los matices húmedos de la brisa y el misterioso aroma de la espuma del mar.

Seguir leyendo…